Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Qué riesgo hay de contagio en las comidas y reuniones navideñas
iStock by Getty Images

Diez personas es el número máximo que finalmente se permite en las reuniones navideñas. Sin embargo, no sobrepasar esa cifra no es en absoluto garantía para evitar contagios.

De hecho es en estas reuniones familiares, en las que seguramente coincidirán personas de más de un núcleo de convivencia, cuando hay que respetar a rajatabla las medidas anti-contagio: llevar la mascarilla el máximo tiempo posible, ventilar...

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) han desarrollado un modelo matemático que permite evaluar el riesgo de contagio en una comida o cena navideña de 10 personas en un salón de 20 metros cuadrados si uno de los asistentes está infectado.

La herramienta simula el riesgo de contagio por aerosoles en cuatro situaciones distintas (llevando o no mascarilla, con las ventanas abiertas o cerradas...). El resultado es el tiempo máximo que las personas pueden permanecer reunidas sin contagiarse.

Cuatro situaciones distintas

Recordemos que la simulación desarrollada por el MIT solo tiene en cuenta la transmisión por aerosoles, que son partículas minúsculas que exhala una persona infectada y que quedan suspendidas en el aire como si del humo del tabaco se tratara.

  • Cuanto más tiempo se pasa en un espacio cerrado y sin ventilación, más se condensan los aerosoles y mayor es el riesgo de contagio.

Además, guardar la distancia de seguridad de dos metros no es suficiente para frenar el contagio. Sería útil en el caso de las gotículas que expulsa un infectado al hablar o al toser ya que pesan más y caen al suelo, pero los aerosoles pesan tan poco que quedan flotando en el aire.

Situación 1

Imaginemos un grupo de 10 personas en un salón de 20 metros:

  • Todos llevan mascarilla.
  • Hablan en un tono normal.
  • El salón está constantemente ventilado.

En este escenario, las personas podrían estar seguras durante 71 minutos. A partir de ese tiempo el riesgo de contagio empieza a aumentar.

Situación 2

El mismo grupo de 10 personas en un salón de 20 metros:

  • Con la estancia bien ventilada.
  • Siguen hablando en tono normal.
  • Pero se quitan la mascarilla.

Así, la seguridad baja a 14 minutos.

La mascarilla no protege al 100% ni eternamente, pero sí es el escudo anti-contagio más efectivo. De ahí que el tiempo en que el grupo está protegido baje drásticamente si se quitan la mascarilla.

Situación 3

Esa reunión de 10 personas en un espacio de 20 metros.

  • Sin la mascarilla.
  • Hablando igualmente en tono normal. Recordemos que cuanto más alto se habla más aerosoles se expulsan.
  • Pero con las ventanas cerradas.

En tan solo 12 minutos podría producirse el contagio.

Situación 4

Aquí el grupo de 10 personas reunidas en 20 metros se relajan totalmente:

  • No llevan mascarilla.
  • Las ventanas están cerradas.
  • Y hablan alto.

En tan solo 9 minutos podría producirse un contagio.

El contagio por aerosoles

La gran facilidad que tiene el coronavirus para propagarse tiene un nombre: los aerosoles. En un principio se pensó que las responsables del contagio eran únicamente las gotículas que expulsaba una persona contagiada al hablar, toser o estornudar. De ahí la necesidad de mantener una distancia de seguridad de dos metros.

Pero ahora ya hay evidencia científica de que el virus también se transmite por aerosoles, de hecho estos son los causantes de la mayoría de los casos de Covid-19.

Por eso se propaga tan fácilmente en espacios cerrados mal ventilados –el virus queda flotando en el aire– y se han producido casos de una sola persona que ha contagiado a muchos otros que estaban en una misma estancia.

Reuniones navideñas seguras

La simulación del MIT ayuda a hacerse una idea de lo importante que es en las celebraciones navideñas:

  • Usar la mascarilla en espacios cerrados. La idea es sentarse a la mesa con ella puesta, retirarla solo para comer y volverla a poner enseguida. Las sobremesas sin mascarilla pueden ser muy peligrosas.
  • Mantener las ventanas abiertas para ventilar. De esta forma se evita la condensación de los aerosoles en el interior.
  • No hablar alto y mucho menos gritar. Cuanto más alto se habla, más cantidad de gotículas y aerosoles se expulsan.

Recuerda también que cuanto más pequeño sea el grupo, mejor. La cifra de 10 personas es el máximo autorizado pero las autoridades, pero si podemos ser 4 o 6 en la comida de Navidad y del mismo núcleo de convivencia aún mejor.

Y ya sería ideal poderlo celebrar al aire libre.