Por Pablo Cubí, periodista

¿Cambiará nuestra percepción de las vacunas después de la pandemia?
iStock by Getty Images

Las vacunas de la covid son el mayor éxito en investigación en los últimos años, dado el buen resultado general conseguido frente a la pandemia. Es un éxito que, además, abre la vía a toda una forma diferente de afrontar algunas enfermedades, gracias al desarrollo de las vacunas de ARN mensajero.

¿Qué van a suponer las vacunas a partir de ahora en la salud mundial? ¿Cambiará la percepción gracias a la covid?

Las vacunas lo cambian todo

Si no lo conseguimos con esta pandemia no lo conseguiremos nunca”, asegura el doctor Pedro Alonso, director del programa de malaria de la Organización Mundial de la Salud.

Pensemos dónde estábamos hace unos meses encerrados en casa y con centenares de muertos cada día.

  • Lo que nos saca de esto son las medidas de salud pública y las vacunas.

"La vacunación es el mayor avance en ciencia biomédica"

La pandemia consigue poner en el centro el mayor avance de la ciencia biomédica, que tiene ya doscientos años, y que es la vacunación”, añade.

Desgraciadamente no todo es tan fácil y siempre vas a tener gente que no querrá atender a razones científicas”, apostilla la doctora Regina Rabinovich, profesora de la Universidad de Harvard y experta en salud global.

Ambos han participado en un debate de la Fundación La Caixa.

La comparación entre covid y malaria

Antes que nada, vamos a poner en perspectiva la covid como enfermedad.

  • Los cálculos son de que, casi un año y medio de pandemia, nos acercamos a los 150 millones de casos de covid y superados ya los 3 millones de muertes.
  • La malaria cada año provoca 220 millones de casos y medio millón de niños mueren”, apunta el doctor Alonso.

Y esto es lo que ha supuesto la investigación en covid:

  • Las estimaciones son de que, ya solo en los primeros diez meses de pandemia, se han podido invertir más de 33.000 millones de euros para desarrollar vacunas contra el coronavirus.
  • En los treinta años que lleva la investigación contra la malaria se han invertido en total menos de 830 millones de euros.

La comparación con la tuberculosis

También la tuberculosis es muy importante a nivel mundial y el impacto es más grande”, añade la doctora Rabinovich.

  • Hay diez millones de casos y millón y medio de muertes anuales por tuberculosis.

Y aún están trabajando con la misma vacuna que se hizo hace años”, apostilla.

No hay que hablar solo de vacunas, sino del interés por investigar sobre ellas.

Cuando el problema afecta a la mitad rica se invierte lo que haga falta. Y está bien”, razona el doctor Alonso.

Pero nos olvidamos de que la otra mitad del planeta vive desde hace cinco mil años con enfermedades infecciosas, como la malaria o la tuberculosis, que para ellos son el equivalente a la covid y que lo sufren todos los años.”

¿El negacionismo es cosa de ricos?

Viendo las diferencias es lógico pensar que los países pobres estén deseando vacunarse. Mientras, en los países ricos surgen grupos de personas contrarias a la vacunación.

Se ha visto con los brotes que aparecen ahora en Occidente de sarampión, una enfermedad solo recordada por los mayores de 50 años.

Cuando no vemos una enfermedad no somos conscientes de su peligro

¿El negacionismo solo se lo pueden permitir los ricos?

  • Está más documentado el rechazo en países más desarrollados”, dice el doctor Alonso.

Básicamente este rechazo se produce por tres motivos:

  1. Se ha politizado peligrosamente, desoyendo los criterios científicos.
  2. Un cierto negacionismo científico de moda en algunos colectivos, amplificado por las redes.
  3. La pérdida de percepción de riesgo. ¿Cuántos han visto un caso de sarampión, difteria o tosferina?

Cuando pasa el tiempo, los padres se olvidan de la enfermedad y de lo que supuso. No le tienen miedo y vuelven a poner en duda la vacuna.

Hacia una mayor concienciación

Hay una relación de confianza entre las poblaciones y las vacunas. Por eso el grado de vacunación es grande”, añade el especialista de la OMS.

Un dato para la esperanza: el 85% de la población reciben las vacunas del tétanos y la tosferina, pese a que ya no es un problema visible.

  • Por tanto, es de esperar que, pese a todo, la confianza en las vacunas siga siendo mayoritaria.

El problema es cuando esta confianza se rompe. Cuando una vacuna es nueva, como las de la covid, hay que gestionar los efectos adversos.

Efectos adversos hay en todo, fármacos y vacunas. Lo que pasa es que la percepción es distinta si te medicas para tratarte o para prevenir, como las vacunas”, razona este médico. Hay que evitar crear sensación falta de seguridad.

¿Le estamos dando demasiada importancia los medios a los pocos casos de trombosis?

El doctor Alonso recuerda lo que pasó con la introducción de la vacuna del papiloma humano en las niñas. En India hubo dos muertes que se publicitaron y se paró todo durante doce años. Esas dos muertes fueron un suicidio y un accidente.

La esperanza del ARN mensajero

El gran cambio en vacunas que ha traído la covid es la puesta en marcha de las plataformas de ARN mensajero.

Nos ha sorprendido su eficacia, ofrece una plasticidad que la hace muy atractiva y ya se está hablando de aplicarla a tuberculosis, malaria, VIH y otras”, explica el doctor Alonso.

Los científicos son optimistas, pero con cautelas. No todo será tan sencillo como decir: si hemos puesto los antígenos (proteínas) del coronavirus, pongamos ahora los de la otra enfermedad y ya está.

  • Todas las enfermedades son susceptibles de poder beneficiarse de esta nueva tecnología.

No obstante, “no cantemos victoria tan rápido. Es esperanzador y no digo que no puedan resolverse problemas de adaptación. Esperemos”, concluye el doctor.

Tags relacionados