Por Soledad López, periodista especializada en salud

asi nos afecta confinamiento

La vida nos cambió de pronto un 13 de marzo. Suena épico pero así fue. El gobierno español decretó el estado de alarma, los niños dejaron de ir al colegio, muchos españoles estrenaron teletrabajo y oficina en el comedor de casa y otros tantos se quedaron sin él.

Pasamos de movernos con total libertad y sin miedo, de ir a la sierra o a la playa cuando nos apeteciera, a salir a la calle solo para tirar la basura o para ir a comprar al súper y mirando al resto de la gente con sospechas.

En mayor o menor medida, el confinamiento nos ha afectado psicológicamente a todos

Así llevamos más de dos meses, soportando esa falta de libertad de movimientos y con miedo al coronavirus. A cuentagotas vamos volviendo a la normalidad y el círculo se va ampliando, pero todavía queda camino por recorrer hasta volver a la situación pre-pandemia.

Obviamente, todo esto nos ha afectado psicológicamente. Por más que hayamos matado el tiempo haciendo pan o hayamos hecho más videoconferencias en dos meses que en el resto de nuestra vida para no sentirnos solos.

el estudio que retrata cómo nos ha afectado

El estudio "Las consecuencias psicológicas de la Covid-19 y el confinamiento" analiza cómo nos hemos sentido durante todo este tiempo en comparación a la etapa pre-covid.

Apoyado por el Ministerio de Universidades y liderado por la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), en él han participado también investigadores de la Universidad de Barcelona, la Universidad de Murcia, la Universidad Miguel Hernández de Elche, la Universidad de Granada y la Universidad Nacional de Educación a Distancia.

  • Se han realizado encuestas a un total de 6.829 personas de entre 18 y 92 años de todas las Comunidades Autónomas. Y los resultados de esas entrevistas ofrecen un retrato más que fiable del impacto que ha tenido el confinamiento entre los españoles.

Hemos sentido mucha incertidumbre

Si hay una sensación que nos ha invadido durante este confinamiento ha sido la incertidumbre. El no saber exactamente qué está pasando, qué pasará con nuestro trabajo, qué pasará con el colegio de nuestros hijos o cómo será la vida después de la pandemia.

  • Según el estudio interuniversitario, un 77,5% de los encuestados ha experimentado incertidumbre y la cifra asciende a un 80% en las mujeres. Ellas se han llevado la peor parte, o la mayor carga, porque en la mayoría de los casos han tenido que combinar el teletrabajo con el cuidado de los niños.
  • El nivel de incertidumbre también ha sido mayor en las personas jóvenes y en aquellos que habían perdido su trabajo aunque fuera de forma temporal.

con miedo a perder a un ser querido

Tras la incertidumbre, el segundo sentimiento a destacar es el miedo.

  • Un 75,5% ha tenido ahora más miedo a perder a un ser querido, y un 35,1% ha sentido mucha angustia en este sentido.
  • También hemos tenido miedo a contagiarnos: un 67,9% han manifestado preocupación por contraer el coronavirus u otra enfermedad grave. Según avanza la edad, la preocupación es mayor, sin diferencia de clases sociales.

sensación de irrealidad

El estudio también ha constatado que hemos tenido la sensación de estar viviendo una película.

  • Es el llamado sentimiento de irrealidad. Y el 38% de hombres y el 48% de mujeres lo han experimentado a lo largo de la pandemia sin precedentes que estamos todavía viviendo.

Más ataques de angustia o ansiedad

El 25% de los hombres y el 44% de mujeres afirmaron haber sufrido mayor nivel de ansiedad.

  • Nuevamente este dato deja claro que las mujeres se han llevado la peor parte en esta crisis.
  • Según el estudio, cuanto menor era el nivel socioecónomico mayor era el porcentaje de crisis de ansiedad.

Enfadados

Un 52% de las mujeres frente a un 45% de los hombres han experimentado mayores niveles de irritación.

  • Curiosamente, los más jóvenes y las personas con un mayor nivel socioeconómico son los que lo han llevado con peor humor.

Tendencia a no querer pensar

O a no querer hablar de los problemas. Esta tendencia también es mayor entre las mujeres y los jóvenes.

  • Un 37% de los encuestados entre 18 y 34 años han tenido esta actitud y el porcentaje baja a medida que la edad aumenta.

Con cambios de humor

Un 52% de las mujeres, frente a un 37% de los hombres han sufrido altibajos en este sentido.

  • Por tipos de convivencia, los que lo han llevado mejor y han sufrido menos cambios de humor han sido los que vivían pareja, en comparación con los que vivían con pareja e hijos o incluso solos.

Más deprimidos

Un 36% de los hombres y un 48% de las mujeres han confesado haber experimentado sentimientos depresivos durante esta crisis.

  • No se han observado diferencias por clases sociales, ni por vivir en una zona con más o menos casos de Covid-19.
  • Obviamente, se han sentido más afectados los que han perdido el trabajo o las personas que vivían solas.

Sentimiento de soledad

En el único punto que los hombres superan a las mujeres es en el de la sensación de soledad.

  • Un 30,7% de los hombres y un 28,3% de las mujeres han declarado sentirse más solos durante este tiempo.

El lado bueno: más dispuestos a ayudar

Según el estudio liderado por la Universidad del País Vasco, la disposición a ayudar ha aumentado en todos los grupos entre un 30 y un 40%, siendo mayor en las mujeres mayores de 60 años y de nivel económico alto.

Tags relacionados