Por Diana Llorens

besos abrazos tras coronavirus

El nuevo coronavirus ha trastocado nuestra vida y nos ha dejado sin algo tan simple, pero tan fundamental, como es el contacto físico con nuestros seres queridos.

Los besos, los abrazos, las caricias, dar la mano… son expresiones de cariño necesarias y que nos ayudan a sentirnos mejor.

¿Por qué necesitamos tanto el contacto físico?

El contacto físico nos hace sentir bien y conectar con los demás. Existen números estudios que muestran la relación entre el contacto y el bienestar.

Ya desde que nacemos, como apunta la Organización Mundial de la Salud (OMS), se recomienda el contacto piel a piel con la madre porque favorece el vínculo madre-hijo y reduce los niveles de estrés y ansiedad tras el parto, entre otros beneficios.

  • El contacto físico, cuando es bienvenido, reduce la producción de cortisol, una hormona que favorece el estrés.
  • También incrementa la producción de serotonina, dopamina y oxitocina, hormonas que tienen un importante papel en la sensación de bienestar.

Por ello que necesitamos tanto besar y abrazar a las personas que queremos, a quien tenemos cerca .

¿Cuándo volverán los besos y los abrazos?

La principal vía de contagio del nuevo coronavirus es por contacto con las gotas respiratorias que exhalamos al hablar, toser o respirar, que pueden alcanzar una distancia de hasta 2 metros.

Por esto es tan importante que mantengamos la distancia social y, en consecuencia, debemos evitar los besos y los abrazos con personas con las que no convivamos.

La distancia con las personas que no conviven con nosotros es básica

Esta semana hemos sabido que el Gobierno aprobará en breve un Real Decreto Ley que recogerá las medidas que se deberán mantener para evitar el contagio en la llamada “nueva normalidad” y hasta que tengamos una vacuna o un tratamiento eficaz contra el virus de la COVID-19.

  • Según manifestó el Ministro de Sanidad, Salvador Illa, la nueva normalidad con seguridad empezará estimamos que a partir del fin de la última prorroga del estado de alarma, el 21 de junio.

Sin embargo, el ministro Illa indicó que la distancia social de 2 metros y el uso obligatorio de mascarillas cuando no se pueda mantener esa distancia, además del lavado de manos y la higiene de los espacios, seguirán siendo medidas necesarias en la nueva normalidad.

Por lo tanto, todo indica que los besos y abrazos deberán esperar hasta que tengamos una vacuna contra la COVID-19.

Nuevas formas de saludarnos

Aunque nos falte de contacto físico, no debemos perder el contacto social con nuestro entorno y tenemos que buscar otras formas para expresar el cariño y la cercanía.

Las palabras, por ejemplo, son una poderosa herramienta para transmitir nuestras emociones y podemos usarlas para expresar cuanto nos gustaría abrazar o besar a nuestros seres queridos.

  • El Dr. Kory Floyd, que ha estudiado en profundidad la comunicación afectiva (verbal y no verbal), indica que: "la comunicación afectiva contribuye a la salud y al bienestar al moderar los procesos fisiológicos asociados con el manejo y la recuperación del estrés".

También los gestos pueden ser una buena forma de mostrar el afecto.

  • Hasta que sea posible retomar el contacto, se han impuesto nuevas formas de saludarnos en los últimos tiempos, como chocar los codos o los pies, o hacer una pequeña reverencia.

Tarden más o menos en volver los besos y los abrazos, lo que es seguro es que los valoraremos mucho más después de lo que hemos vivido.

Tags relacionados