Por Pablo Cubí, periodista

curva contagios sube espana

La evolución de la pandemia en España ha dejado de ser un lento descenso con algunos picos por brotes puntuales.

  • Esta semana se han superado los 1.000 contagios nuevos.

Solo el jueves los casos diagnosticados (que suman algunos antiguos que aún no se habían contabilizado por retrasos en el procedimiento) fueron 580.

Hay que remontarse a principios de mayo para tener cifras tan altas. Pero la distribución no es ni mucho menos igual. Solo Cataluña acapara la mitad de los contagios.

PREOCUPAN GRANDES URBES

La situación general no es mala. Hay numerosos brotes, ya esperables con el aumento de la movilidad, pero que se están detectando a tiempo y bien. Así que están controlados.

Aragón y Cataluña acumulan gran parte de contagios

Preocupa que el coronavirus se ha vuelto a extender en ciudades muy pobladas, con mucha movilidad.

  • En Barcelona hubo un rápido aumento en unos barrios de L'Hospitalet, que es la segunda ciudad de Cataluña, y se ha empezado a extender por toda la zona metropolitana de la que forman parte.
  • En Lleida, el contagio puntual de los trabajadores de la fruta, los temporeros, se ha trasladado a toda la población.
  • En Zaragoza ha llegado también el brote de contagios entre los temporeros y afecta a la ciudad, que acumula la mitad de la población de Aragón.

LOS CONTAGIOS NO SE CONTROLAN

En todas estas ciudades hay ya transmisión comunitaria. Quiere decir que no son brotes rastreables, si no que hay contagios en muchos puntos y no se sabe su origen.

Un dato significativo:

  • La media de test positivos de coronavirus en España es del 2-3%.
  • En Cataluña y Aragón es del 15-20%.

Llegados a este punto, ni test ni rastreos bastan para frenar los contagios. Se han de poner restricciones en contactos y movilidad.

Las administraciones vuelven a verse desbordadas

Ya se ha hecho en Zaragoza, en una nueva fase 2, y en Lleida, con recomendación de confinamiento, y ahora con restricciones de ocio y reuniones en Barcelona.

¿QUÉ HA FALLADO y hay que arreglar?

Nos está costando adaptarnos a la velocidad con la que se propaga esta enfermedad”, admite el doctor Fernando Simón, responsable de alertas sanitarias del Ministerio de Salud.

Pese a que llevamos meses de experiencia, las administraciones se ven desbordadas por los súbitos rebrotes.

  • Ha habido una falta de equipos de seguimiento de los contactos.

Es mejor si los grupos de rastreadores de contagios están un poco sobredimensionados para adaptase a estas subidas”, recomienda Simón.

  • Hemos de asumir que los temporeros son un riesgo.

Los recolectores de fruta y verduras son trabajadores esenciales. Van a seguir trasladándose de un sitio a otro.

Vamos a tener que prepararnos porque vamos a tener nuevos brotes en este colectivo todo el verano y hasta otoño”, advierte el doctor Simón.

  • Hemos de recordar que esto no ha pasado.

El 49% de brotes son ahora en entornos familiares.

En Cataluña, un cumpleaños con 80 personas fue un fuerte foco. El homenajeado tenía el coronavirus y contagió mucho con besos y abrazos.

Contagio masivo en Cataluña por una fiesta con 80 personas

Este año tiene que ser diferente, las celebraciones no pueden ser masivas”, insiste el epidemiólogo del Estado.

  • En el ocio se toman pocas medidas.

Es especialmente preocupante que no se tomen medidas, porque en los locales de ocio se junta gente de muchas partes distintas. Son difíciles de rastrear luego.

Hay menos distancia social, menos uso de mascarilla y más riesgo.

LAS COSAS QUE SÍ SE HACEN BIEN

De todas formas, podemos ver el vaso medio lleno y hay motivos para ello.

  • La mayoría de casos nuevos de Covid-19 no son preocupantes.

El 70% son asintomáticos. Lo que quiere decir que son contagios suaves o que se han detectado tan rápido que aún no han dado síntomas. Se les puede aislar antes de que sigan la cadena de contagios.

  • Las hospitalizaciones siguen a la baja, excepto en Lleida.

El mayor temor de la pandemia, el colapso de centros sanitarios, parece que de momento no es una amenaza y los sanitarios pueden intentar descansar.

  • La capacidad de hacer test es buena.

Nos permiten controlar y rastrear un buen número de casos”, asegura el doctor Simón.

Tags relacionados