Por Pablo Cubí, periodista

movilidad pandemia

¿Cómo nos hemos movido los españoles durante el confinamiento por la pandemia de Covid-19 y a partir del momento en que se empezó a reabrir la movilidad?

Eso es lo que han analizado investigadores de la Universidad Carlos III, en Madrid, que acaban de presentar un estudio de esos traslados entre enero y junio.

Esa información puede ser muy útil para que todos seamos conscientes de en qué sitios son los que hay más intercambio y, por tanto, más riesgo de contagios si en esa zona crecen los rebrotes.

PROVINCIAS CON MÁS INTERCAMBIO

En general, después de la práctica detención de la actividad durante el confinamiento, el repunte de la movilidad interprovincial en las primeras semanas fue de un 17%.

A Madrid y Barcelona entraron tanta gente como la que salió

El informe revela que las provincias en las que la gente empezó a moverse más después del confinamiento son:

  • Huelva, Álava y La Rioja, que han registrado incrementos del 50%, 48% y 42%, respectivamente.
  • En el otro extremo están Ciudad Real, Las Palmas y Cáceres, donde el alza fue inferior al 3,5%.

Mención a parte merecen los dos grandes núcleos urbanos de España, Madrid y Barcelona. El estudio apunta que las personas que salieron es “casi igual” que las que entraron, con lo que no hubo un llamativo efecto de huida y vaciado de las urbes.

Aunque se desconocen las razones específicas del aumento de la movilidad, puede deberse a un aumento de la actividad laboral”, razona el informe.

UNA RECUPERACIÓN LENTA

El estudio ha comparado los movimientos de las personas en tres periodos:

  1. Antes del confinamiento
  2. Durante (15 de marzo a 10 de mayo)
  3. Después, hasta el 1 de junio.

Si tenemos en cuenta que en enero y febrero había una normalidad total de movimientos, cuando se decretó el confinamiento estricto, se redujo hasta un 67%.

Por tanto, en ningún momento hubo un parón total. Los servicios esenciales mantuvieron ese 33% de tráfico de personas.

  • Cuando se recuperó paulatinamente la normalidad, se incrementó un 18%.

Las personas durante la desescalada mantuvieron un prudente freno a la movilidad.

El estudio no va más allá de mayo y deja la incógnita de hasta qué punto se ha recuperado la movilidad ahora.

¿Viajamos igual, más o menos que en enero?

¿HACIA DÓNDE SE MUEVE LA GENTE?

Otros datos curiosos:

  • Las provincias con una mayor diferencia entre lo que se movía la gente antes y después de la pandemia son Cuenca, Teruel y Vizcaya.
  • Las provincias donde menos diferencia de movilidad hay entre el antes y el después son Asturias, Cantabria y Guipúzcoa.

El seguimiento de hacia dónde va la gente constata que los españoles mayoritariamente se mueven en el entorno de su propia provincia y colindantes.

La población española se mueve en su Comunidad Autónoma

Mayoritariamente los movimientos también coinciden con los de la Comunidad Autónoma de pertenencia.

EL PAPEL DE MADRID EN LA PROPAGACIÓN

Cuando examinamos los datos a nivel de ciudad, vemos que las visitas recibidas por las ciudades más grandes proceden en su mayoría de las ciudades vecinas más pequeñas.

En Madrid ha habido movilidad procedente de lugares cercanos como Toledo, Segovia, Guadalajara o Ávila. Lo mismo ha pasado en otras urbes grandes como Barcelona, Valencia o Zaragoza.

  • Entre todas las provincias españolas, Madrid está entre las cinco más visitadas.

Esto sugiere que la hipótesis de que la movilidad de los ciudadanos de Madrid hacia otras provincias fue una posible causa de la propagación de la pandemia en España es incompleta, al menos parcialmente”, señala el informe.

Barcelona vive una situación similar. Sus principales flujos de intercambio son con Gerona, Tarragona y Lérida.

Las grandes ciudades suponen un gran flujo de movimiento en todas direcciones que las hace siempre más peligrosas en situación de pandemia.

¿QUÉ PODEMOS HACER CON ESTOS DATOS?

Esta información ratifica algunas de las suposiciones más lógicas. Por ejemplo:

  • El movimiento entre las ciudades centrales y zonas periféricas, como Coruña o Cádiz ha sido muy bajo en este periodo.
  • En pleno confinamiento, las grandes ciudades (Madrid, Barcelona y Valencia) con gran base industrial, seguía siendo un polo de atracción.
  • En las ciudades agrícolas y más pequeñas la movilidad prácticamente se paralizó y se ha recuperado más lentamente.

La alta movilidad hacia Madrid relativiza su papel propagador

Toda esta información permite a las administraciones tomar medidas restrictivas más delimitadas, mayores o menores según la evolución de la pandemia en cada zona según su grado de movilidad.

Evitará tener que ponernos las mismas medidasa todos por igual como se hizo en un primer momento.

Tags relacionados