Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Sanidad avisa: el final del estado de alarma no es el final de la pandemia
iStock by Getty Images

El fin de los seis meses seguidos del estado de alarma en España deja sin efecto general las restricciones de movilidad y reunión.

Es un dato que puede llevar a equívocos, puesto que en ningún caso significa que se levantan todas las restricciones. Solo que ya no serán generales para toda España.

  • Ahora cada Comunidad Autónoma las tendrá que aplicar de manera más específica y por periodos más precisos.

El motivo es que hay unas diferencias muy grandes entre comunidades. Mientras unas, como Canarias o Valencia, están en práctica normalidad, otras, como Navarra o el País Vasco, tienen aún incidencias de más de 300 casos por cien mil habitantes.

La pandemia va bien, pero aún tenemos un peso importante de fallecidos, contagios y de ocupación hospitalaria”, ha advertido el doctor Fernando Simón, director coordinador de alertas sanitarias.

El riesgo de relajarnos pronto

La psicología social va a jugar un papel importante en esta nueva fase de la pandemia.

La población está cansada y en las comunidades donde va a eliminarse el toque de queda existe el riesgo de que suponga un fuerte incremento de interacciones, sobre todo entre población joven.

"Preocupa la falsa percepción de normalidad del fin del estado de alarma"

Es especialmente significativo, por su nivel de población, el caso de Cataluña y la Comunidad de Madrid.

  • Barcelona ha reforzado las patrullas policiales, para evitar botellones.
  • Madrid, más permisible, incluso alarga el horario de bares y restaurantes hasta medianoche.

Las autoridades sanitarias lo admiten. “Hay preocupación porque puede haber una falsa percepción de lo que implica el fin del estado de alarma”, ha dicho el doctor Simón.

No implica el fin de las medidas de control:

  • Todos tenemos que entender que las medidas de prevención individual se han de seguir aplicando”, ha recordado, como es la mascarilla siempre.
  • Las comunidades siguen teniendo herramientas restrictivas.

Baleares y la Comunidad Valenciana, por ejemplo, han conseguido que los jueces acepten seguir con el toque de queda. El País Vasco, sin embargo, lo ha pedido y no lo ha conseguido.

Varias comunidades mantienen los grupos de máximo seis personas. En Valencia se amplía a diez personas.

Factores para el optimismo

Sin embargo, las autoridades sanitarias se muestran confiadas. “Creemos que la evolución puede ser buena”, explica el doctor Simón.

  • Hay un factor que ayuda a explicarlo: un volumen cada día más alto de personas inmunizadas.

El riesgo de una subida existe porque la movilidad nocturna implica sobre todo a gente joven que prácticamente aún no está vacunada.

Lo que pasa es que es un colectivo de menos riesgo y que se espera que tenga un impacto menor en los sistemas sanitarios.

Consideramos que se parecerá al impacto suave de esta cuarta ola, si realmente pasa algo”, apunta el coordinador de alertas.

Hay factores que ayudan a ese optimismo:

  • El clima y el pasar más tiempo al aire libre.
  • La concienciación general de las medidas de prevención.

La cuarta ola va a la baja

A la espera de esa evolución tras el estado de alarma, lo cierto es que la situación de la pandemia en España está mejorando claramente.

"La cuarta se ha quedado en una pequeña olita y va en descenso"

Tras algunas dudas, se confirma que la cuarta ola está ya descendiendo y “se ha quedado en una pequeña olita” como la define el doctor Simón.

  • La incidencia acumulada a catorce días está alrededor de los 200 casos por cien mil habitantes.
  • La situación de las UCI está más controlada, con una ocupación del 22%.

No son cifras menores. Uno de cada cinco pacientes que está ingresado en cuidados intensivos es por covid. En algunas comunidades supera el 30%.

La pandemia no estará controlada hasta que los contagios bajan de 50 casos. Por tanto, no es que esto se haya acabado.

Pero vamos hacia días más largos y radiantes y a final de mayo está previsto que la mayor parte de la población de más de 50 años tenga al menos una dosis de la vacuna.

Es época de buenas noticias, al menos en Europa, no lo estropeemos al final.