Por Pablo Cubí, periodista

Grupos de voluntarios se infectarán del coronavirus para probar vacunas
iStock by Getty Images

El Reino Unidos busca voluntarios jóvenes y sanos para infectarse de coronavirus. Formarán parte de una investigación para intentar acelerar el desarrollo de algunos proyectos de vacuna.

Es una iniciativa que impulsa el propio Gobierno británico para avanzar en los plazos y no tener que esperar que los voluntarios de las vacunas se infecten esporádicamente.

PRIMER ENSAYO EN EL MUNDO

Es la primera vez en el mundo, al menos que se haya hecho público, que se inocula el coronavirus SARS-CoV-2 a voluntarios.

Habían inyectado otros coronavirus pero no del de la Covid-19

La compañía que lo lleva a cabo, Hvivo, ya había contratado voluntarios antes para inocularles otros coronavirus y probar de desarrollar vacunas. Pero nunca se les dio el coronavirus que provoca la Covid-19.

Los voluntarios se pondrán primeramente alguno de los prototipos de vacuna que están en estudio y luego se les infectará con el coronavirus activo para ver qué grado de inmunidad ofrecen.

RESOLVERÁ LA CARGA VIRAL

En una primera fase, en enero, habrá 90 voluntarios a los que se les va a administrar dosis de virus en cantidades crecientes.

Esto ayudará a resolver una de las dudas científicas, que es la carga viral necesaria para que una persona empiece a desarrollar la Covid-19.

  • Los voluntarios serán jóvenes sanos de entre 18 y 30 años.

En una segunda fase, ya en primavera, a nuevos voluntarios se les pondrán los prototipos de vacuna y después cantidades infectivas del coronavirus para ver la reacción. Se podrá comprobar la eficacia de estas diferentes vacunas.

EL DEBATE ÉTICO

Los participantes firmarán un contrato de descargo para librar de responsabilidad a la empresa si desarrollan una manera grave de Covid-19. Eso sí, el contrato especifica que recibirían el mejor tratamiento disponible.

  • A cambio de su colaboración, reciben una compensación de algo más de 4.000 euros.

Este tipo de ensayos con cobayas humanas no están exentos de polémicas y despiertan debates éticos entre los profesionales.

Pese a los controles podría darse un caso grave de Covid

Este debate ya se planteó en Alemania donde se reunió a un gran número de personas sin distancias para poder analizar las vías de contagio.

EL ENSAYO DE BARCELONA

En España también hubo voces disconformes cuando se anunció que se iba a hacer un estudio con más de mil personas y sin mantener distancias en una sala de conciertos de Barcelona para probar los test rápidos.

Este estudio, financiado por el Primavera Sound, se iba a hacer a final de este mes, aunque la situación pandémica en Barcelona, con un claro incremento de riesgo de contagio, lo ha pospuesto. De momento sin fecha.

Cuando se anunció, la doctora María Tomás, portavoz de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas advirtió que los estudios de test rápidos “son escasos en personas asintomáticas”, por lo que podría haber un riesgo de que pasaran el test indetectados y contagiaran.

Desde el Hospital Germans Trias i Pujol, se encargaban de la organización del ensayo, aseguraron que ya habían recibido el aval de su comité de ética de investigación científica.

LA VACUNA DE OXFORD AVANZA

Mientras todos estos nuevos ensayos se preparan, los proyectos de vacuna más desarrollados entran en la fase final de ensayos.

La vacuna de Oxford, que produce la farmacéutica AstraZeneca, que se detuvo a principios de septiembre tras caer enfermo un voluntario, se reanuda.

El Gobierno británico prevé poner la vacuna después de Navidad

El parón a retrasado las previsiones iniciales, que apuntaban que la vacuna podría estar lista a principios de noviembre.

  • Las fechas que se barajan ahora ya son para final de año.

Fuentes del Gobierno británico han anunciado que podrían empezar a poner la vacuna después de Navidad.

Respecto al voluntario enfermo, todo apunta a que ha tenido una mielitis transversa. Un raro problema neurológico que puede dejar secuelas y que puede tener las vacunas entre sus posibles causas. El voluntario era estadounidense, y el análisis de su caso lo ha llevado la FDA, la agencia de control de medicamentos de Estados Unidos.

La FDA ha dado el visto bueno para continuar los ensayos, aunque no ha especificado qué ha tenido el paciente exactamente.

Tags relacionados