Por Diana Llorens

lactancia coronavirus

El SARS-CoV-19 es un virus que lleva poco tiempo entre nosotros, por lo que todavía existen dudas sobre cómo nos afecta que los investigadores van resolviendo a medida que se hacen estudios.

Lo que parece claro es que la principal vía de transmisión es por contacto con las secreciones de las personas infectadas, especialmente por contacto directo con las gotas respiratorias o si tocamos con la mano una superficie contaminada por estas secreciones y luego nos tocamos la mucosa de la boca, la nariz o los ojos.

Sin embargo, existen estudios que descartan otras vías de contagio, como la lactancia materna.

Lactancia en tiempos de COVID-19

Antes del nacimiento, la transmisión del virus de la madre al feto es poco probable, aunque recientemente se ha observado algún caso y se está estudiando.

  • La transmisión de la enfermedad de madre a hijo tras el nacimiento es posible por el contacto con las gotas que exhalamos y se da principalmente por contacto estrecho entre la madre y el bebé.
  • En relación a la lactancia, los estudios que se han realizado hasta el momento indican que no hay presencia del virus de la COVID-19 en la leche materna.

Aunque en un estudio se pudo detectar RNA del virus en leche materna, a la vez que se produjo la infección perinatal del neonato tras la infección de la madre, no se han detectado virus viables en la leche.

Tal y como se indica en la última actualización del documento científico “Enfermedad por coronavirus, COVID-19” publicado por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, no se ha podido demostrar la presencia de virus viables en la leche en este caso ni que esta infección se produjera por la lactancia.

La OMS aconseja la lactancia incluso aunque la madre esté infectada

Por otro lado, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda la lactancia exclusiva los primeros 6 meses de vida, incluso en el caso de que la madre presente la infección por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2.

  • Hasta la fecha, indica la OMS, el virus no se ha detectado en la leche materna, aunque al tratarse de un nuevo virus, los estudios son limitados y hay que seguir investigando.

Leche materna, el mejor alimento para los bebés

La leche materna es la forma más completa de nutrición para los bebés porque, según indica la OMS:

  • Les proporciona anticuerpos que aún no se han desarrollado en los bebés y que son muy necesarios para defenderse de infecciones respiratorias en los primeros meses de vida, como puede ser frente a este nuevo coronavirus”.

Precauciones al amamantar en mujeres con COVID-19

La OMS a día de hoy indica que, las mujeres con COVID-19 (ya sea diagnosticado o sospechado) pueden amamantar a su bebé si lo desean, siempre que tomen las precauciones adecuadas:

  1. Tomar medidas de higiene respiratoria mientras estén en contacto con el bebé y utilizar una mascarilla que cubra la boca y la nariz, especialmente mientras lo amamantan.
  2. Lavarse las manos con agua y jabón durante 20 segundos antes y después de tocar al bebé.
  3. Limpiar y desinfectar rutinariamente las superficies que ha tocado.

Asimismo, también recomiendan el contacto piel-con-piel entre la madre y el hijo, siguiendo las precauciones.

  • Los numerosos beneficios del contacto piel a piel y la lactancia materna superan ampliamente los posibles riesgos de transmisión y enfermedad asociados a la COVID-19”, asegura la OMS.

Tags relacionados