Por Diana Llorens

luz ultravioleta coronavirus re

La pandemia de Covid-19 ha aumentado el interés por los métodos de desinfección de ambientes y superficies, y los dispositivos de ozono y la luz ultravioleta son dos de los que más se han barajado para evitar la propagación del virus.

No existe evidencia sobre SU eficacia y seguridad

Para aclarar las dudas al respecto de estos dispositivos, el Ministerio de Sanidad ha actualizado su nota sobre estos dos mecanismos de desinfección e higienización.

Después de revisar la evidencia disponible hasta el momento sobre eficacia y seguridad de la desinfección con luz ultravioleta y el ozono en el ámbito sanitario, Sanidad indica que ambos dispositivos pueden reducir la carga vírica en las superficies. “En el caso concreto de los coronavirus, la evidencia sugiere que los dispositivos de UV-C reducirían la población vírica, de una forma fácil y rápida”.

  • Sin embargo, concluye que “no se ha encontrado evidencia sobre la eficacia y seguridad de la desinfección de SARS-CoV-2 con dispositivos de radiación con ultravioleta u ozono”.

Luz ultravioleta

La radiación UV germicida en el rango C (UV-C) puede, según la Comisión Internacional de la Iluminación (CIE), reducir tanto la propagación por contacto como la transmisión de bacterias y virus a través del aire y se ha utilizado con éxito desde hace años.

Sin embargo, se debe usar de la manera apropiada y en la dosis correcta, ya que de lo contrario puede ser perjudicial para la salud e ineficaz.

  • Los principales riesgos para la salud de los dispositivos UV-C son los daños en la piel o en el tejido ocular.

Esta luz hay que usarla con la dosis y la manera correcta para que no perjudique

Además, la radiación UV ha sido identificada como potencialmente cancerígena, por lo que deben adoptarse medidas de protección para minimizar su riesgo.

Por ello, Sanidad advierte que:

  • Las radiaciones UV-C no se pueden aplicar en presencia de personas.
  • Los aplicadores deben contar con los equipos de protección adecuados y acreditar una formación específica sobre los requisitos de seguridad de los aparatos o equipos que utilizan radiaciones UV-C.
  • Un uso inadecuado de estos equipos puede provocar daños para la salud humana y dar una falsa sensación de seguridad.
  • El uso de lámparas de desinfección UV para desinfectar las manos u otras áreas de la piel no está recomendado salvo que esté clínicamente justificado.
  • Los instaladores profesionales de las UV-C deben informar a los clientes sobre el cumplimiento de la Especificación UNE 0068 y de los principales aspectos relacionados con el uso seguro y la no superación de los límites de exposición.

Además, recuerda que las medidas más eficaces para la prevención del contagio son el lavado de manos, la distancia social, el uso de mascarillas, la limpieza con detergentes y desinfectantes, y la aplicación de biocidas autorizados por el Ministerio de Sanidad.

Dispositivos de ozono

La revisión de estudios citada por el Ministerio de Sanidad (Revisión bibliográfica sobre Eficacia y Seguridad de la luz ultravioleta y ozono para la desinfección de superficies) realizada por la Agencia de Evaluación de Tecnologías Sanitarias del Instituto de Salud Carlos III, advierte que “el ozono es una sustancia química muy oxidante que puede provocar efectos adversos graves a altas concentraciones”.

  • Los principales efectos adversos de los dispositivos de ozono son la irritación en las vías respiratorias y la vasoconstricción. Además, pueden producir quemaduras en la piel.

Por ello, no se debe usar en presencia de personas y hay que ventilar bien después de su uso, y según indica el documento, “el personal que los utilice tiene que acreditar formación profesional para el uso de estos dispositivos y debe estar equipado adecuadamente, para minimizar el riesgo de la exposición”.

Respecto a su eficacia en la eliminación de los virus, el documento se indica que, si bien los dispositivos de ozono podrían ser eficaces para la inactivación de los virus, ninguno de los estudios ha analizado su aplicación en la inactivación del SARS-CoV-2 ni sobre ningún otro virus de la familia de los coronavirus.

Tags relacionados