Por Soledad López, periodista especializada en salud

calor puede remitir contagio coronavirus

Parece ser que sí, que la llegada del calor podría frenar la expansión del coronavirus. Es lo que se deduce de un informe que han realizado conjuntamente el Meteo.cat (Servei Metereològic de Catalunya) y el Hospital Clínic de Barcelona.

La temperatura ideal para la expansión del virus

Según las observaciones de este informe, la franja de temperatura ideal para la expansión del virus es:

  • Entre los 3º bajo cero y los 15º de temperatura media mensual.
  • A partir de los 15º, su capacidad de expansión empieza a disminuir claramente.
  • Y por encima de los 20º la probabilidad de que se propague se reduce a la mitad.

De todo ello se deduce, obviamente, que en los meses de calor las altas temperaturas pueden contribuir a que se reduzcan los casos.

en qué se ha basado el informe

Desde el inicio de la pandemia, la pregunta de si el coronavirus desaparecería con el calor ha sido una cuestión que ha surgido en multitud de ocasiones. Y es lógico porque cabía la probabilidad de que, como la gripe, fuera un virus estacional.

A estas alturas, ya se ha visto que el SARS-CoV-2 no es solo cosa del invierno pero... ¿hasta qué punto puede afectarle la climatología?

El informe del que hablamos ha intentado determinar justamente eso, el papel que juega el clima en la propagación del virus, y ha llegado a la conclusión de que hasta ahora el factor temperatura ha sido secundario y que, sin duda, han sido las medidas de confinamiento e higiene las que han resultado claves para frenar los contagios.

De todas maneras, sí creen que a partir de ahora puede ser un elemento más que ayude a controlar la COVID-19.

Para llegar a estas conclusiones han analizado diversos estudios realizados en China y en la provincia de Hubei, el principal foco de inicio de la pandemia.

Qué dicen las investigaciones chinas

Uno de los estudios más completos se ha basado en datos registrados en 100 ciudades chinas y constata que:

  • La temperatura y la humedad relativa elevada se asocian de forma significativa a un descenso de los casos de COVID-19.

Otro estudio más reciente del 7 de abril ha determinado la idoneidad climática para la difusión del coronavirus SARS-CoV-2 a lo largo de un año climatológico típico (Araujo y Naimi, 2020).

  • Fruto de este análisis, parece ser que la temperatura del aire junto con la humedad son los dos factores climatológicos que mejor explican la distribución de los brotes del virus.
  • Y se ha visto que las zonas frías por un lado, y las cálidas y excesivamente húmedas por otro, son las que han tenido una menor exposición a los brotes.

El aumento de la radiación UV también juega a favor

Otro factor que también podría ayudar a frenar la expansión del virus, y que está muy ligado a la primavera y al verano, es el aumento del índice de radicación UV, ya puede reducir la supervivencia del virus.

No hay que bajar la guardia

El informe del Meteo.cat y del Hospital Clínic alerta que, si bien es probable que en los próximos meses el aumento de la temperatura y de la humedad ayuden a una reducción del riesgo de contagio indirecto, esto no va afectar al riesgo de contagio directo de persona a persona. Por eso insisten en que las medidas de protección de individual son lo más importante y se tendrán que mantener:

  • Uso de mascarillas, en especial en lugares cerrados como el transporte público o los súpermercados.
  • Utilización correcta de guantes recordando la importancia de no llevarnos las manos a la cara porque entonces de nada sirven.
  • Por supuesto, guardar la distancia de seguridad entre personas y respetar las fases de desescalada, en especial a lo que se refiere a las personas mayores ya que son el colectivo más vulnerable y el que puede desarrollar la COVID-19 en sus formas más graves.

"Creemos que el calor y el sol ayudarán, pero por sí solos no reducirán de forma suficientemente significativa la transmisión del SARS-CoV-2", aseguran los autores del informe.

Tags relacionados