Asesorado por la doctora Margarita del Val, epidemióloga del CSIC.

Por Pablo Cubí, periodista

¿En necesario llegar al 70% para tener la inmunidad de grupo?
iStock by Getty Images

En medio de los problemas en las llegadas de vacunas, hay un dato que sigue firme. Los gobiernos europeos se han comprometido a tener vacunado del coronavirus al 70% de la población durante el verano.

Esta cifra se repite como un mantra. Más allá de si es factible o no al ritmo actual de vacunación, ese 70% no queda claro que sea el umbral necesario para tener la inmunidad de grupo.

Yo creo que los números no son lo importante, sino la calidad de esos números”, explica la epidemióloga del CSIC Margarita del Val.

La clave: vacunar grupos de riesgo

No hay que olvidar que el primer objetivo de España es frenar la mortalidad y evitar que se colapsen los centros hospitalarios. Para ello hay que proteger a la población más vulnerable.

En eso coinciden los epidemiólogos.

Para mí la prioridad es que esté inmunizado el cien por cien de los grupos de riesgo –confirma la doctora Del Val–. Grupos de alto riesgo y de riesgo medio. En todo caso, grupos de riesgo.”

Los que deberían estar ya inmunizados son el 100% de los grupos de riesgo

  • No ganamos nada si vacunamos exclusivamente al 70% de los más jóvenes”, añade la doctora del CSIC.

En este caso, por ejemplo, si inmunizamos solo a los menores de 60 años, el otro 30% restante sin protección serían personas donde habría aún una alta tasa de enfermedad grave y mortalidad.

Las vacunas no son una garantía total

Otro error que se ha extendido es pensar que una vez vacunado se ha acabado el problema. Las vacunas no son eficaces al cien por cien.

  • Las vacunas que tenemos ahora sabemos que permiten que la gente se infecte”, confirma la doctora Del Val.

Estas personas también infectan, aunque luego, gracias a la vacuna, no tengan apenas síntomas.

Eso es maravilloso, porque son asintomáticas o con síntomas muy moderados. Pero se infectan y tienen carga viral”, añade.

Los estudios aún no son concluyentes. Puede ser una carga viral algo más baja que si no se vacunaran. “Aunque marginalmente más baja”, puntualiza. “No sabemos hasta qué punto frena esto el contagio.

Por lo tanto, si las personas vacunadas pueden infectarse y quizá pueden contagiar, las personas vacunadas no son seguras.

¿Qué son las vacunas esterilizantes?

Nos encontramos entonces ante el segundo problema. La vacunación no frena la transmisión de la pandemia.

Si las personas vacunadas no son seguras, no tendría sentido vacunar solo a personas sin riesgo, porque no pararíamos la pandemia o, al menos, no tendríamos la seguridad de pararla”, razona la epidemióloga del CSIC.

Las vacunas actuales no garantizan que se pare la transmisión

  • Las vacunas ideales serían las vacunas esterilizantes, es decir, las vacunas que bloquean cien por cien el contagio.

¿Cuáles son esas vacunas? No está claro que alguna de las actuales sirva.

  • Aún no creemos que hayamos llegado a ese punto”, confirma la doctora Del Val.

vacunar a cuanta más gente mejor

De todas formas, todo es relativo. Una vez vacunados los grupos de más riesgo, el segundo objetivo sí es vacunar al mayor número posible de población.

A lo mejor si con las vacunas actuales se consigue bloquear la transmisión en un 90%, ya sería suficiente para conseguir la inmunidad de grupo”, admite la doctora.

  • Es muy difícil saberlo con seguridad. Es una esperanza y hay que probarla. Por eso hay que insistir en que se vacune el mayor número posible. Idealmente toda la población.

Y no solo la población española. Ni la europea. Si no conseguimos unos índices de vacunación mundiales altos, no volveremos a una normalidad.

Estaremos como están ahora China o Australia, países que se han aislado y así han conseguido evitar el virus”, dice. No es una solución en un mundo de economía global.

Los riesgos de bajar la guardia

Lo que debemos tener claro es que en estos momentos no se dan las condiciones de seguridad para decir que acabamos con el virus.

Con las vacunas actuales no hay garantías de inmunidad de grupo, así que hemos de centrarnos en vacunar a la población más vulnerable”, insiste la doctora.

Las residencias confirman que la vacuna frena la mortalidad

El resultado de este programa de vacunación se ha visto en las residencias. Todos están vacunados y aún así ha habido casos de Covid. El virus sigue circulando. Lo positivo es que ningún interno ha cogido la Covid grave.

Por tanto, actuemos incluso vacunados con la precaución de que podemos seguir contagiando a otros más vulnerables.

Tags relacionados