Las muestras de saliva son fiables para detectar si los niños tienen anticuerpos

Las muestras de saliva son una opción fácil y fiable para medir si un niño tiene anticuerpos frente al SARS-CoV-2. Una opción que facilitaría el control epidemiológico en centros escolares, ahora que los contagios son altos en niños.

Actualizado a
Un estudio demuestra que hacer la prueba pcr con saliva a los niños es igual de eficaz y más fácil
iStock by Getty Images

Uno de los interrogantes de esta pandemia ha sido determinar la susceptibilidad de los niños a infectarse por SARS-CoV-2 y su capacidad para infectar a otros.

Y uno de los obstáculos para contestar esta pregunta es que la mayoría de infecciones en niños son leves o asintomáticas, y por lo tanto pueden pasar desapercibidas.

  • Para saber si una persona ha estado expuesta al SARS-CoV-2 en el pasado, es necesario buscar anticuerpos específicos del virus en la sangre.

Medir la prevalencia de anticuerpos a lo largo del tiempo en una población infantil podría proporcionar información epidemiológica muy valiosa que permitiría un mejor control en los colegios.

Y podría hacerse de forma fácil y fiable mediante muestras de saliva, según sugiere un estudio de ISGlobal y el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona.

Esto permitiría saber qué niños han pasado la Covid y evitaría confinamientos innecesarios. Algo que sería muy útil ahora que en España, con un altísimo porcentaje de jóvenes y adultos vacunados, los niños son el colectivo donde está habiendo más contagios.

Pruebas cómodas para el niño

Para realizar este tipo de estudios en población pediátrica se necesitan técnicas sensibles (capaces de detectar niveles bajos de anticuerpos) y poco invasivas (para poderlas realizar con cierta frecuencia).

Si los niños son muy pequeños, realizar un análisis de sangre para medir los anticuerpos puede resultar complicado.

  • Sin embargo, la saliva es una muestra fácil de obtener y de gran utilidad para medir anticuerpos frente al SARS-CoV-2 en la población infantil, y podría facilitar la vigilancia epidemiológica en entornos escolares, sugiere la investigación.

En este estudio, los investigadores usaron saliva en vez de sangre para medir anticuerpos frente al virus en unos 1.500 niños y niñas, así como de unas 400 personas adultas, que participaron en campamentos de verano durante el verano del 2020 en diferentes centros de Barcelona.

Se analizaron dos muestras de saliva por cada participante, al inicio y al final del campamento de verano, y se midieron diferentes tipos de anticuerpos (IgG, IgA e IgM) frente a diferentes antígenos virales.

Resultados fiables

Los resultados revelaron que el 3,2% de los participantes desarrollaron anticuerpos entre las dos tomas de muestra, lo cual refleja nuevas infecciones.

  • Esta es una cifra seis veces mayor que la tasa de infección estimada por las pruebas de PCR realizadas cada semana.

"Se ha visto que algunos menores pueden ser positivos para anticuerpos a pesar de ser negativos por PCR, lo cual sugiere que la población infantil es capaz de generar una respuesta inmune que evita que la infección se establezca", explica Carlota Dobaño, primera autora del estudio.

También puede deberse a que los niños asintomáticos tienen cargas virales más bajas, o que eliminan el virus más rápidamente.

Los niños se contagian menos

El análisis también muestra que el porcentaje de nuevas infecciones fue mayor en la población adulta (2,94%) que en la infantil (1,3%), lo que revela que los niños se contagian menos y transmiten también menos la infección.

Finalmente, al contrario de lo que se ha visto en sangre, las personas asintomáticas tenían niveles más elevados de anticuerpos anti-Spike en saliva, lo cual sugiere un papel protector de dichos anticuerpos en las mucosas respiratorias.

"Esto significa que los anticuerpos anti-Spike en saliva podrían servir para medir la inmunidad protectora generada tras la vacunación, particularmente en el caso de vacunas intranasales", señala Gemma Moncunill, coautora del estudio.

La utilidad de las muestras de saliva

"Ya habíamos demostrado en otros estudios del Kids Corona que la saliva es una muestra útil para detectar la presencia del virus por PCR", señala Iolanda Jordan, primera autora del estudio publicado en la revista BMC Medicine.

"Con este estudio, demostramos que también representa una manera eficaz y mucho más amable para medir anticuerpos, por lo que representa la muestra ideal en pediatría, en vez del molesto frotis nasofaríngeo", concluye.