Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Después de Semana Santa cuarta ola coronavirus
iStock by Getty Images

La situación en España tiene muchos puntos en común con la vivida a final de 2020: un puente muy esperado días antes de unas vacaciones más largas.

En diciembre fueron la Constitución y Navidad, ahora es el puente de San José y Semana Santa.

  • Aquellas fiestas nos pusieron de nuevo al borde del colapso hospitalario y con restricciones severas. ¿Habremos aprendido?

Todas las autoridades sanitarias tienen dudas y nos recuerdan que la vacunación no ha avanzado lo suficiente como para frenar la transmisión de forma significativa e impedir volver a caer en el mismo error.

LA OMS CREE QUE ES PRONTO PARA RELAJARse

La Organización Mundial de la Salud ha recordado que el coronavirus ha cambiado para peor. Ahora es más transmisible con la variante británica y hemos de tenerlo en cuenta.

La recomendación es clara. España aún es vulnerable y hemos de seguir vigilantes.

Hay riesgo de que aumenten los contagios, lo estamos viendo en varios países”, ha explicado la doctora Catherine Smallwood, responsable de emergencias de la OMS.

Eso sí, destacan la situación de nuestro país, que “ha hecho un progreso increíble en el descenso de transmisión, reduciéndola hasta siete veces”, ha añadido. Pero el contexto global europeo es muy malo.

  • Francia ha vuelto a confinamientos parciales, y más de 30.000 contagios diarios, Italia también y Alemania no ha dejado de subir, aunque con contagios inferiores a 20.000 casos.

CINCO COMUNIDADES VUELVEN A CRECER

Desde España también se ve con preocupación la situación y el Ministerio de Sanidad insisten en que estamos en un momento peligroso.

Seguimos en una fase estancada, pero sí se observan algunos signos preocupantes,”, ha advertido el director de alertas sanitarias, el doctor Fernando Simón.

  • Hay cinco comunidades autónomas que han empezado a subir otra vez.

"Lo ideal sería aguantar en una fase valle mientras vacunamos"

Son comunidades que tenían buenas cifras, como Canarias y Extremadura, con un descenso el mes pasado espectacular. Por eso mismo alarma que en cuanto se hayan relajado repunte.

  • Otras siete comunidades tienen un descenso muy lento y las otras siete se mantienen estables.

Si vemos la evolución de otros países, por supuesto tenemos que sentirnos preocupados y mantener la tensión que pedimos a todos”, ha añadido el doctor Simón.

AGUANTAR PARA PODER VACUNAR

El responsable del centro de emergencias confía en ver a España como una excepción dentro del panorama europeo.

Toda la Unión Europea está en una fase ascendente”, ha insistido. “Lo ideal sería que en España al menos pudiéramos aguantar en esta fase de valle el tiempo suficiente para poder avanzar en el proceso de vacunación”.

Hay tres elementos a los que nos enfrentamos:

  • Los dos “periodos de riesgo” en que nos pondremos a prueba, que son estos periodos festivos. Pasarlos bien sería una buena señal.
  • La vacunación aún no ha llegado a los grupos más transmisores en estos momentos, que es la población joven y de mediana edad.

La variante británica ocupa ya de toda Europa

  • Los centros sanitarios siguen muy tensionados y no están en condiciones de volver a vivir una subida. Una subida que sería más rápida con la cepa británica.

Uno de cada cinco ingresados en la UCI es por coronavirus y ya se está observando un pequeño incremento también en camas hospitalarias”.

LA VACUNACIÓN ES EL ARMA FUNDAMENTAL

Como elemento positivo ha confirmado que las cifras de contagios entre los sanitarios se han desplomado, en comparación con la población general.

  • Esto demuestra que “la vacunación es el arma fundamental contra la pandemia”, ha dicho el doctor Simón.

Respecto a la evolución de las variantes del coronavirus, Sanidad ha constatado que la pandemia es ahora de la variante británica, “que ya no es británica sino de toda Europa”, ha observado el doctor.

El descenso de contagios que ha habido hasta ahora se ha visto en todas las variantes que se había. Y en la británica ha sido menor. Por eso ahora supone entre el 70% y el 90% de los contagios, con algunas comunidades excepcionalmente solo al 15%.

Sobre la virulencia no hay información sólida de que esta variante sea más grave. Hay hipótesis que así lo apuntan. Lo importante es que las medidas de prevención frenan igualmente todas las variantes.