Por

Pablo Cubí del Amo

periodista

¿Por qué no podemos elegir la vacuna que nos van a poner?
iStock by Getty Images

Las cifras de vacunación en España empiezan a dar unos números más optimistas y las perspectivas son aún mejores.

  • La aprobación de la vacuna de Janssen (de la multinacional Johnson & Johnson) por la Autoridad Europea del Medicamento (EMA) supone ya cuatro vacunas disponibles.
  • El Ministerio de Sanidad ha anunciado que, en abril, solo de la vacuna de Pfizer van a llegar 4,8 millones de dosis más.
  • La Unión Europea, además, está revisando la vacuna rusa Sputnik V de cara a una posible aprobación.
  • Y antes podría darse autorización a la vacuna de la farmacéutica alemana Curevac o la americana Novamax, con las que ya se ha llegado a acuerdos de compra.

NO PODREMOS ELEGIR VACUNA

Todo lo cual hace pensar que, incluso sin que lleguen a tenerse todas las dosis prometidas, el segundo trimestre tendremos un gran volumen de vacunas.

Ante este amplio abanico de opciones, ¿no podríamos elegir cuál ponernos?

  • La respuesta del Gobierno es que no, en ningún caso.

El objetivo de conseguir la población vacunada lo antes posible, hace que no tenga sentido dar la opción de elegir vacuna”, ha dicho la doctora Silvia Calzón, secretaria de estado de Sanidad.

"Sería una complicación logística añadida a la vacunación masiva"

Las vacunas solo vendrán limitadas por las restricciones que marquen las autoridades sanitarias. Por ejemplo, la inicial de no poner la de Oxford/AstraZeneca a los mayores de 55 años.

Elegir vacuna sería una complicación logística añadida a la que ya supone administrar tantas dosis a la vez”, ha justificado la doctora Calzón.

VAMOS HACIA UNA GRAN VACUNACIÓN

Se está hablando de buscar estadios y otros grandes centros para poder administrar rápidamente las vacunas a la población. Se está valorando que participen personal jubilado o sanitarios de empresas privadas.

Ya se avisó que el primer trimestre se iba a caracterizar por una tremenda complejidad, en cuanto al tipo de vacunas, por la logística de transporte, como a los grupos a los que nos dirigíamos, grandes dependientes y ancianos”, ha recordado la doctora Calzón.

El crecimiento será mayor a partir de abril. Tendremos el segundo gran reto. Cómo planificar que acople el ritmo de recepción de vacunas y ponerlas.

Hay que recordar que la pauta de vacunación entre una dosis y la otra también varía según la farmacéutica. “Todo eso requiere unos ajustes y cálculos ya de por sí complicados”, añade la secretaria de estado.

ESTAMOS EN UN 9% DE VACUNADOS

Mientras esperamos la llegada masiva de las vacunas, la cifra de personas inmunizadas empieza a tener unas cifras significativas, aunque aún muy bajas en comparación a países con Israel, Reino Unido o Estados Unidos.

  • En España se ha puesto al menos una dosis de vacuna casi el 9% de la población.
  • Con la segunda dosis y por tanto plenamente inmunizados hay un 2,7% de españoles.

Lo significativo es que el grupo de riesgo en residencias estos porcentajes suben al 96% de vacunados, y el 86% ya inmunizados.

La vacunación ha tenido un impacto radical positivo en residencias

Estas cifras ya se han reflejado en la evolución de los contagios, con un descenso radical de los brotes en residencias. Y la mortalidad por la Covid es prácticamente nula.

“La vacunación ha tenido un impacto radical”, se ha felicitado la doctora Calzón.

¿SE VA A PONER LA VACUNA SPUTNIK?

En la estrategia de vacunación europea, se ha anunciado que la EMA está revisando los datos de la vacuna rusa Sputnik V para autorizarla.

Lo cierto es que la UE no ha comprado vacunas a Rusia. Se aducen tres motivos:

  1. Primero porque sus datos de los ensayos clínicos no estaban disponibles hasta hace poco.
  2. Tampoco se fabrica en territorio de la UE, lo que dificulta la revisión de las instalaciones.
  3. Y se dudaba que pueda suministrar, cuando la población rusa en buena parte aún no está vacunada.

La realidad es que Rusia tiene muy buenos datos. Ha demostrado ser eficaz y segura. Ya distribuye la Sputnik a otros países en Latinoamérica.

Hartos de esperar dosis que no llegan, dentro de la UE, Hungría y Eslovaquia ya han autorizado comprarla por su cuenta. También La República Checa y Croacia negocian.

Por ello, la UE podría aprobarla. No está tan claro que acabe comprando dosis para todos los países. De momento, con las adquiridas de otras farmacéuticas habría suficiente.