Por Eva Mimbrero, periodista especializada en salud

mitad espanoles problemas mentales coronavirus

El confinamiento extremo que hemos vivido durante más de un mes, y las medidas de seguridad con las que aún debemos convivir, pueden provocar episodios de ansiedad, tristeza, desesperanza, miedo, depresión, inseguridad vital…

¿Pero hasta qué punto la pandemia global del coronavirus es capaz de dejar huellas más permanentes en nuestra salud mental?

Para llegar a este punto han tenido en cuenta un gran número de variables, no solo de salud, también socio-económicas, como te explicamos a continuación.

Según palabras de Francisco Lupiáñez, uno de los investigadores de la UOC que ha participado en el proyecto, "no se puede separar la economía de la salud".

el ánimo de los españoles está afectado

El estudio, en el que han participado más de 10.000 personas de España, Italia y Reino Unido, muestra que el 67% de los españoles se ha sentido, en algún momento, triste, deprimido o desesperado por el futuro.

  • Esta cifra corresponde al periodo que va del 24 de abril al 1 de mayo. Y, si la desglosamos, vemos que la mayoría de encuestados (el 32%) ha tenido este estado emocional durante 1-2 días. El 22% se ha sentido así durante 3-4 días y el el 13% restante durante 5-7 días.

    Hay que recordar que fue justo en esos días (en concreto, a partir del 26) cuando empezó la desescalada, dejando que los niños pudieran salir a dar un paseo junto a un adulto.
  • Pese a ello, el porcentaje español es 8 puntos más alto que el de Italia (59%), donde la desescalada comenzó el 4 de mayo, y 10 más que el del Reino Unido (57%), donde el confinamiento no ha sido tan estricto.

Estos datos corresponden a la primera ola del estudio, pero están previstas dos olas más, que se llevarán a cabo entre el 2 y el 17 de mayo.

Solicitamos más ayuda médica

Otra de las diferencias respecto al resto de países estudiados es nuestro mayor contacto con los sistemas de salud.

  • El 26% de los españoles ha contactado con algún número telefónico de las autoridades sanitarias como consecuencia del brote de la COVID-19 (frente al 14% de los británicos y el 16% de los italianos).
  • El 19% ha llamado a un médico o centro de salud, una cifra algo más alta que la de los británicos (del 12%) y la de los italianos (del 10%).
  • El 13% ha visitado a un médico. En Reino Unido, lo ha hecho un 6%, y en Italia, un 11%.

La huella del confinamiento

El estado anímico y las consultas médicas no son los únicos datos que han tenido en cuenta los autores del informe a la hora de determinar hasta qué punto el confinamiento puede acabar repercutiendo negativamente en nuestra salud mental.

Hay otras variables, como el tipo de vivienda y el número de personas que viven en ella, si se convive con niños o no, la situación laboral, los ingresos en el hogar o si se dispone o no de ahorros, que también influyen a la hora de calcular el riesgo de que el confinamiento afecte a la salud mental.

Convivir con niños en edad escolar aumenta el riesgo, según el informe

  • “Este estudio contiene un conjunto de datos único, ya que combina información en materia de salud, status socioeconómico, condiciones psicológicas, exposición ante shocks y comportamiento actual y futuro”, sostienen sus autores en la presentación de la primera ola.

Así, por ejemplo, uno de los datos más relevantes de la encuesta es la gran importancia que dan los participantes a las consecuencias económicas de la crisis.

  • Casi un 60% de españoles y británicos considera que sus respectivos gobiernos deberían centrarse no solo en prevenir el contagio, sino también en evitar la crisis económica. En Italia sostienen esta opinión alrededor de un 65% de los encuestados.

Gracias a los datos recogidos en la encuesta, y a la elaboración de un algoritmo para analizar todas estas variables, se ha llegado a la conclusión de que la salud mental del 46% de los españoles está en riesgo por la crisis del coronavirus. Una cifra más alta que la de británicos e italianos, que es del 42% y del 41% respectivamente.

Señales de que no lo llevamos bien

Para medir el estado de salud mental de la población, los autores del estudio han tenido en cuenta varias señales de alerta.

  • El cansancio o la falta de energía, tener problemas para concentrarse, los trastornos del sueño o sentir poco interés por las cosas pueden indicar que no se está llevando bien la situación.

Los ciudadanos no saben manejar de manera adecuada la incertidumbre de esta situación

  • La incertidumbre que nos genera la pandemia del coronavirus es una de las causas que puede estar detrás de todo este malestar, según Lupiáñez.

    "La falta de comunicación clara de los gobiernos en los tres países encuestados no proporciona suficiente información para hacer frente a la incertidumbre sobre cómo saldremos de la situación actual. En este sentido, los ciudadanos tendremos que aprender a manejar la incertidumbre sobre el futuro más cercano", nos cuenta el profesor de la UOC.

“Los datos del estudio dan una imagen relacionada con el impacto del confinamiento, que tendrá consecuencias sociales y de salud para las que tenemos que estar preparados, concluye el investigador.

Tags relacionados