Por Pablo Cubí, periodista

El rechazo a las vacunas pone en riesgo la inmunidad de grupo
iStock by Getty Images

Con la llegada masiva de vacunas a España y el resto de los países occidentales, la primera gran barrera de contención de la pandemia parece encaminada.

Sin embargo, ya se plantean nuevos escollos. El primero es el del rechazo a las vacunas. Ese rechazo era amplio al principio y las autoridades sanitarias lo atribuyeron a las dudas ante la rapidez con la que se había desarrollado todo el proceso. Había confianza por dos motivos:

  • El avance de la vacunación tranquilizaría a la población y animaría unos a otros a vacunarse, como así sucedió.
  • El descenso de la mortalidaden en los grupos de riesgo incentivaría la vacunación.

Lo que no podía esperarse es que unos casos trombóticos muy raros se magnificaran hasta crear rechazo general.

Hasta un 30% de rechazo

Las autoridades sanitarias españolas no han dado cifras globales del rechazo que hay a la vacuna de AstraZeneca, que es en la que se han detectado más trombos como posibles efectos adversos muy raros.

No obstante, los datos parciales son muy significativos:

  • En la Comunidad de Madrid, el rechazo a la vacunación era en marzo del 2% al 3%. En abril las cancelaciones para vacunarse habían subido al 60%.
  • En Andalucía, también en abril, el rechazo de vacunarse con AstraZeneca era del 20%.
  • En Cataluña, ya referidos exclusivamente al grupo de 60 a 69 años, que es a los que se les administra AstraZeneca ahora, el rechazo a vacunarse está en mayo entre un 25% y un 30%.

Curiosamente, la vacuna de Janssen, que utiliza la misma técnica de adenovirus que AstraZeneca, y que también se ha parado por problemas de trombos, no provoca tanto rechazo.

El rechazo a vacunarse con AstraZeneca está de media en el 30%

Una posible explicación es que Janssen no ha recibido tanto eco mediático. El parón se produjo durante la distribución y antes de que empezara la vacunación en España. Además, al ser de una sola dosis podría estar mejor considerada.

¿Qué pasará con los que no se vacunan?

Las autoridades sanitarias de cada comunidad han seguido estrategias diferentes ante los que rechazan su cita para vacunarse.

Desde el Gobierno es un tema que públicamente no se plantea. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, lo ha dejado en el aire: “En principio, si no se vacunan, por ahora no se vacunarían”.

  • Galicia ha anunciado que se “etiqueta” a los que rechazan la cita y que se les volverá a llamar al final del proceso de vacunación.
  • Más tajante ha sido la Consejería de Sanidad de Castilla y León o la de Cantabria, que han advertido que quien dice que no, pierde su vacuna. Se ha de decir que en estas comunidades no han notificado grupos amplios de rechazo.
  • En Cataluña se ha planteado la posibilidad de hacer una repesca en próximas fechas.

No hay que olvidar que una vacunación pobre nos perjudica a todos. Mantiene la circulación del virus y el riesgo de mutaciones que podrían hacer perder eficacia a la vacuna. El objetivo de la inmunidad de grupo queda en entredicho.

Peligra la inmunidad en EE.UU.

La inmunidad de grupo es precisamente lo que está en riesgo en Estados Unidos.

En Norteamérica la llegada de vacunas ya no es ningún problema. De hecho, les sobran. Algunas administraciones locales empiezan a devolver lotes.

Han pasado de poner 200.000 dosis al día a menos de 50.000. Ya no hay colas en Nueva York para inmunizarse. Cualquiera puede ir a vacunarse sin cita previa.

Cinco millones de norteamericanos no se quieren poner la segunda dosis

Estados Unidos ha tocado techo en vacunación y ahora se pregunta qué pasa con todos los que pudiendo vacunarse ya está claro que no irán. Son al menos un 30% de la población. La Administración calcula además que hay cinco millones que no se han presentado a ponerse la segunda dosis.

El país ya tiene una base importante de negacionistas que apoyaron a Donald Trump. Además, allí sí tuvo repercusión los casos de trombosis de Janssen (siete entre seis millones), que pararon la vacunación varios días.

  • Los expertos estadounidenses sitúan ahora la inmunidad de grupo en un 80%, tras la aparición de nuevas variantes, y creen difícil que se consiga.

Pero el principal responsable de la lucha contra la covid en Estados Unidos, el doctor Anthony Fauci, no ve tan importante esta cifra: “Si vacunamos a suficientes personas, los contagios caerán”. Ese es el objetivo.

Dinamarca rechaza Janssen

Todos los organismos sanitarios han insistido en que las vacunas, todas las vacunas, tienen más beneficios que riesgos. Y que es más probable que acabes en el hospital por covid, tengas la edad que tengas, que por ponerte la vacuna.

Lo ha dicho la Organización Mundial de la Salud y la Agencia Europea del Medicamento, los dos principales referentes en la UE. A ellos se han unido casi todos los países europeos.

Pero no hay unanimidad. El Gobierno de Dinamarca ha decidido no poner más las vacunas de adenovirus aprobadas. Ya renunció a la de AstraZeneca y desde esta semana también ha rechazado la vacuna de Janssen.

Se explica por tres motivos:

  • Dinamarca, con una población de menos de seis millones de habitantes, ya ha vacunado a los grupos de más riesgo.
  • El caso de una joven que murió tras sufrir un trombo tuvo una gran repercusión en un país tan pequeño.
  • Como puso en evidencia un estudio de Oxford, si no hay mucha circulación del virus, el riesgo de covid grave entre los jóvenes de 20 a 29 años no es mucho mayor que el riesgo de trombos por las vacunas de adenovirus.