Por Pablo Cubí, periodista

contagios familiares

El regreso a la normalidad y la movilidad total ha provocado varias reacciones esperadas hasta cierto punto.

  • Familiares que hace mucho que no se ven han retomado el contacto estrecho. La necesidad de muestras de cariño se hace evidente tras meses de distanciamiento.
  • Algunas familias han estado haciendo la ruta para visitar a todos los familiares de ambos cónyuges.
  • Muchas personas a las que se les ha sumado el inicio de las vacaciones, han bajado la guardia en las medidas de distancia social.

La realidad es que las autoridades sanitarias han empezado a ver un repunte de casos dentro del ámbito familiar, una tendencia que han despertado alarmas.

¿CUÁLES SON LOS CONTAGIOS FAMILIARES?

No se trata de crear una sensación de miedo. “Es bueno que hablemos de brotes en lugar de transmisión comunitaria descontrolada”, ha recordado el doctor Fernando Simón, coordinador de alertas sanitarias del Ministerio de Sanidad.

  • La situación epidemiológica sigue en general controlada.

Cuando se produce uno o dos casos de contagios dentro en una unidad familiar no se considera un brote. Se cuentan como casos aislados.

Un caso o dos en una unidad familiar no se considera brote

Solo en entorno de residencias de ancianos, un único caso es un brote.

Otra cosa es cuando se juntan primos de diferentes núcleos familiares y hay varios contagios”, explica el doctor Simón.

Esos casos sí son calificados y contabilizados como nuevos brotes. Y han ido apareciendo unos cuantos estas semanas.

¿POR QUÉ PREOCUPAN ESTOS CASOS?

Se han dado algunos brotes provocados por familiares que se ha desplazado a otra Comunidad Autónoma.

Esos casos tienen más riesgo que cuando es un trabajador quien se desplaza por motivos laborales.

  • Los contactos en un entorno familiar son más estrechos y las posibilidades de contagio mayores.
  • Los contagios de este tipo de desplazamientos son menos controlables.

Que los movimientos por visitas familiares u ocio acaben generando brotes nos preocupa”, admite el doctor Simón. También preocupan los llamados brotes mixtos.

  • Son brotes que se inician en un ámbito familiar y luego se contagia en otro ámbito, por ejemplo, el de trabajo.

"No es tan difícil que un brote familiar cree uno comunitario"

Esos brotes mixtos se han conseguido controlar, pero nos indican que no es tan difícil que un brote familiar acabe creando un brote comunitario”, aclara el doctor.

Hay que entender que si visitas a unos primos sin tomar medidas, no es solo que puedas contagiar a tus primos, sino que puede ser el origen de un brote comunitario. Tus primos pueden contagiar a otros.

¿QUÉ PODEMOS HACER NOSOTROS?

Por supuesto, Sanidad no está pidiendo que dejemos los encuentros, sino que recordemos lo que hemos pasado.

  • Si vamos a ver a un familiar mayor, con más riesgo, no quedemos con mucha gente durante la semana antes.
  • Si viajamos a una zona turística con más aglomeraciones, recordemos llevar siempre la mascarilla.
  • Esperemos una semana después de un viaje de vacaciones para reunirnos con familiares.
  • No cometamos el error de quitarnos la mascarilla a la hora de hablar con otros. Es al contrario, ese es el momento de mayor riesgo de contagio porque al hablar expulsamos más gotas de saliva.

¿CÓMO SON AHORA LOS CONTAGIOS?

Afortunadamente, la mayoría de casos que se están detectando ahora son casos leves o asintomáticos.

  • Más del 60% de nuevos casos son asintomáticos.

Es una señal de que se están controlando los contactos de los nuevos enfermos de Covid-19 que aparecen, pues esta es la única manera de detectar a los que no tienen síntomas.

Ha habido un descenso importante de la edad media de los nuevos casos que se detectan, en torno a los 48 años.

Su condición previa inicial de salud es, en general, mejor de los que veíamos en lo peor de la crisis, cuando buena parte eran mayores de 60.

  • Ahora solo ingresan en hospitales el 8% y en UCI el 1%.

La situación es buena”, ha insistido el doctor Simón. Hay brotes, algunos grandes, como el que ha obligado a confinar comarcas en Lérida y Lugo, pero en casi todos se han podido localizar el origen.

En general, se detecta mejor y casos más leves

Cuando se multipliquen los casos de los que no se conocen el origen, o se conozca el origen pero se vea una multiplicación exponencial no controlable, podemos hablar de una nueva ola.

De momento, no hemos llegado a ese punto. No preocupa el número de casos de un brote, sino si se puede controlar ese brote.

Tags relacionados