Por Pablo Cubí, periodista

teleasintencia atencion medica a distancia

La atención sanitaria a distancia no es nueva. No era algo muy extendido en España, pero la pandemia del coronavirus ha traído cambios, también, en la forma cómo vamos al médico.

Esta teleasistencia o telemedicina no es un concepto nuevo. Surgió ya en la década de los años 70”, recuerda la profesora Silvia Trujillo, directora de Ciencias de la Salud en la Universidad Europea de Valencia.

Y hace tiempo que los servicios sanitarios criban con una primera consulta telefónica para evitar a los pacientes ir a urgencias innecesariamente.

La conjunción de dos factores han acelerado de una manera muy notable la atención primaria:

  • Los problemas de colapso de los centros por la pandemia del coronavirus
  • El miedo de los pacientes al contagio que les ha hecho reacios a acudir sin una urgencia clara.

los TIPOS habituales DE TELECONSULTAS

La consulta a distancia se han adaptado a todas las opciones.

  • La llamada telefónica era y es la más consolidada
  • También se está extendiendo la atención por videoconferencia
  • El correo electrónico explicando algún síntoma o solicitando informes.
  • Aplicaciones específicas, que permiten pedir cita telemática en centros privados.

Tanto médicos, enfermeros y psicólogos como pacientes están adaptándose a las nuevas posibilidades y descubriendo que son más prácticas de los que se pensaba.

GESTIONAr las bajas y otras facilidades

Los especialistas sanitarios están viendo que es un sistema práctico, sobre todo para resolver muchas gestiones que antes llenaban las salas.

La teleconsulta está agilizando bajas y criba visitas a urgencias

  • Gestiones como bajas de un día por malestar estomacal, migrañas, ahora pueden ser más fáciles de atender.

La pandemia ha permitido que otros trámites también se agilicen: recoger un informe médico o el resultado de unas pruebas, por ejemplo.

La atención telefónica a los paciente se ha multiplicado por cinco.

ES UN SISTEMA EFICAZ Y FIABLE

Los propios profesionales avalan la eficacia de este sistema.

La medicina se basa en un porcentaje muy alto en el historial clínico y la información que te da el paciente en la entrevista”, explica la doctora Gemma Talló, pediatra del hospital HM Nens, de Barcelona, que lleva varios años de experiencia en teleasistencia.

La exploración física lo que haría en estos casos es corroborar un diagnóstico que ya se hace evidente.

El médico sabe qué tipo de situación puede ayudar o no este tipo de consultas. Es un sistema de cribaje excelente.

Una videoconferencia te aporta mucha información. Viendo el aspecto general del niño”, añade la doctora Talló.

Naturalmente, habrá ocasiones en las que se va a recomendar al paciente que acuda a la consulta.

"Una videoconferencia te aporta ya mucha información"

No podrás diagnosticar, por ejemplo, unas anginas o una otitiso hacer las revisiones pediátricas regulares, que exigen auscultar y palpar”, aclara la doctora.

Una de sus mayores utilidades es para hacer seguimiento de enfermedades crónicas.

UNA ATENCIÓN CÁLIDA

La experiencia ha borrado algunos tópicos.

Esta atención no es nada fría. Los pacientes agradecen el gesto personal que da una llamada del médico.

Si es además una videollamada aporta más cercanía. “La pandemia nos ha permitido normalizar más este tipo de relación”, apunta la pediatra Talló.

No es complicada. Las aplicaciones telemáticas son muy intuitivas e incluso los mayores se conectan fácilmente.

Las nuevas aplicaciones de conexión son muy fáciles de usar

Se controla mejor horarios al evitar desplazamientos. El médico puede dedicar más tiempo a cada paciente.

Hay dispositivos como medidores de oxígeno, termómetros digitales, que el paciente puede tener en casa y permiten monitorizarlo.

EL AUMENTO ES DEL 150%

El incremento de la telemedicina en los últimos años ha favorecido la creación de numerosas empresas.

Pero la pandemia de Covid-19 ha generado un incremento de hasta el 150% de las consultas sanitarias, especialmente medicina general, pediatría, ginecología, dermatología y psicología”, explica la profesora Trujillo.

¿Cuántas personas seguirán con la teleasistencia tras la pandemia? Es aún una incógnita.

Puede ser una alternativa más económica dado que demanda una menor dotación de infraestructuras y recursos para la atención de enfermedades crónicas”, opina la profesora.

No hay que olvidar que se prevé un aumento importante de estas enfermedades, dado la longevidad de la población.

¿VALE CUALQUIER MÉDICO?

No cualquier médico sirve para este tipo de atención” , explica Xavier Rosell, que gestiona Doctivi, una aplicación especializada en servicios de teleasistencia médica.

El personal sanitario al otro lado del teléfono o la pantalla debe tener una sensibilidad especial y capacidad de transmitir confianza sin el contacto directo.

Los niños se adaptan mejor a este sistema de atención

Los niños tienen más asumido el trato por pantallas a distancia, los mayores no tanto”, aclara Rosell.

La profesora Trujillo considera que las cualidades que debe reunir un profesional sanitario para realizar una teleasistencia de calidad son:

  • Una formación previa e integral en el manejo de las eHealth (las aplicaciones de teleasistencia).
  • Su aceptación y reconocimiento de las ventajas que puede aportar, como son la reducción de desigualdades en la accesibilidad y tratamientos más rápidos, etc.
  • Un compromiso con los pacientes, basado en la atención holística de éstos y siempre bajo la premisa de la humanización de la asistencia sanitaria.

Rosell se muestra satisfecho de la evolución de su sistema. Esta aplicación de teleconsulta es previa a la crisis del coronavirus.

La pusieron en marcha hace ya un año, para ayudar a mayores que no podían desplazarse o atención psicológica infantil a los niños en la escuela.

Una asignatura pendiente es la expedición de recetas. No está aún extendida por todo el territorio. Cataluña, por ejemplo, ya lo permite. La gran mayoría de comunidades autónomas aún no.

Tags relacionados