Por Nuria Blasco, periodista

caratula testimonio apertura

El Dr. Rafael Micó es secretario general de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), pero de lo que nos puede hablar es de cómo se ha vivido esta pandemia en un pueblo pequeño donde todo el mundo se conoce.

Trabaja como médico de familia en un consultorio en Fontanars dels Alforins, al sur de Valencia, un municipio rural de unos 1.200 habitantes donde han habido 5 casos confirmados y varios posibles positivos que han permanecido aislados en sus casas a falta de pruebas diagnósticas.

le coges mucho aprecio a la gente

En un pueblo rural pequeño tienes mucho aprecio a la gente, se crea un vínculo. Por suerte, la gente ha colaborado muy bien y nos ha hecho caso en aquellas situaciones en las que han tenido que aislarse en casa".

Siempre tienes miedo que se te escape algún caso

"El único temor que tenemos es que se nos escape algún caso porque seguimos sin poder hacer test a la población. Y no podemos ver o hablar con todo el mundo todos los días, teniendo en cuenta que solo estamos una enfermera y yo", afirma el Dr. Micó.

Hay ansiedad y miedo, y eso se nota

Para este médico de Atención Primaria, ha sido muy evidente el temor que la COVID-19 ha provocado desde el primer momento en la gente, un temor que le han ido transmitiendo a diario sus pacientes y la gente del pueblo.

"Hay ansiedad, hay miedo y se nota. La gente te llama con dudas preguntándote por los síntomas que tiene y, si lo creemos oportuno, les damos hora en la consulta para hacerles un control y nos organizamos para que no coincidan dos personas. ¡No paramos!", asegura el médico de familia.

Nuestra labor no es tan espectacular pero somos los que estamos más cerca de la gente

"Lo importante es que si se detecta un posible caso, podamos seguirlo en las mejores condiciones, por ello pedimos más medios. De hecho, de los profesionales médicos que han muerto, muchísimos son de Atención Primaria porque desde el primer minuto hemos estado ahí".

  • "Quizá nuestra labor no se ve tanto en esta crisis o no es la parte más espectacular, pero sí la más humana, la más cercana, de estar con la gente día a día", afirma el Dr. Micó.

no es fácil combinar teléfono y domicilio

Los cambios en la Atención Primaria se han centrado, sobre todo, en que la mayoría de las consultas han pasado a ser telefónicas. Sin embargo, hay una parte presencial que ha continuado.

"La parte de domicilio la hemos seguido haciendo con la gente mayor o más frágil porque no podemos descuidarlos. Y hemos mantenido la agenda con los pacientes crónicos porque es un peligro que se descontrolen", nos cuenta el Dr. Micó

Hemos tenido que controlar de cerca a la gente mayor y a los pacientes crónicos

"Ha sido mucho trabajo porque hemos tenido que organizarnos también con los cuidadores de estos colectivos de riesgo. A los cuidadores les hemos dado instrucciones, guantes, mascarillas, unas notas básicas como si fueran sanitarios, los hemos coordinado con el Ayuntamiento...”, explica el médico de familia.

Da miedo poder contagiar a la familia

La situación se fue haciendo más dura a medida que sus compañeros de profesión iban cayendo enfermos.

"Cuando empezamos a ver lo que sucedía en Madrid o en La Rioja con los primeros médicos afectados pensé: 'esto es peor de lo que están diciendo'. Y luego ves que les toca a tus propios compañeros de guardia o compañeros de consultorio. Por ejemplo, a uno lo desintubaron ayer y a otro la semana pasada. Hemos estado muy tocados", asegura.

A un compañero mío lo desintubaron ayer y a otro la semana pasada

Y como en el caso de la mayoría de profesionales de la salud, el Dr. Micó no olvida que podía llevarse el virus a casa.

"Tienes que ir con mucha precaución con tu familia. Se lleva bastante mal. Yo estoy durmiendo aparte, no abrazo a mis hijos ni a mi mujer porque te da miedo la posibilidad de poder contagiarlos”.

A todos nos hace falta cariño ahora y se hace difícil no poder abrazar

Esta distancia la tienen que mantener en todos los ámbitos: "Lo mismo pasa con tus pacientes. Y en estos meses sí que ha muerto algún paciente, aunque por otra enfermedad, y son momentos en los que a la gente le hace falta cariño y es difícil no poderlos abrazar. Lo intentamos llevar lo mejor posible, con fortaleza, esperanza, acordándote de porqué estás aquí y apreciando tu profesión, pero es muy duro”.

¡necesitamos ayuda urgente!

Sin embargo, por mucha fortaleza que los médicos de familia pongan en su día a día, reclaman más medios para poder ejercer su importante labor.

Esta situación es extremadamente estresante. Acabas fatigado, estamos todo el día en tensión y lo que solicitamos es tener los medios adecuados para poder llevar a cabo nuestro trabajo y aportar más a la sociedad".

  • "Hace más de 12 años que la Atención Primaria se les ha ido olvidando. Hay que mirar a Europa para ver como trabaja la primaria y que potencial tiene".

Hace años que la atención primaria es la gran olvidada

Y como última petición, el Dr. Rafael Micó nos transmite un mensaje:

"Tengamos mucha precaución, sigamos las recomendaciones, mantengamos la distancia social, la higiene, el uso de la mascarilla… y sobre todo, tengamos sentido común. Lo hemos hecho muy bien, sigamos en esa línea y no nos confiemos. Esto es cosa de todos”.

Tags relacionados