Por Soledad López, periodista especializada en salud

virologos recomienda usasr bien mascarilla

A estas alturas, recordar que el uso de la mascarilla es obligado para frenar el contagio de la Covid-19 debería ser una obviedad.

Sin embargo, todavía hay personas que entran, por ejemplo, en un supermercado sin ella, aunque también es cierto que estos pocos cada vez reciben miradas más inquisidoras.

Y es que, según donde estés, lo raro ahora es ir sin mascarilla.

  • Pero no basta con ponérsela, hay que usarla bien para que realmente nos proteja. Y no solo de la Covid-19.

El virólogo y profesor de la microbiología de la Universidad CEU San Pablo, Estanislao Nistal, advierte sobre el riesgo de inhalar nuestras propias bacterias y nos da una serie de consejos para evitarlo.

Mascarillas, la mejor medida de protección

El profesor Nistal recuerda que "la mascarilla garantiza que no se dispersen las gotitas de saliva cuando salen de nuestra boca, ya que quedan retenidas en ella. Por tanto, al llevarla evitamos contagiar a otras personas".

De hecho, un estudio reciente de la universidades británicas de Cambridge y Greenwich ha demostrado que si el 50% de los ciudadanos usara de forma generalizada la mascarilla, se reduciría 4 veces el riesgo contagio y, por tanto, de nuevos brotes de coronavirus.

Estanislao Nistal insiste también que no debemos bajar la guardia con el calor aunque nos moleste más la mascarilla porque:

  • Si bien se reduce el riesgo de transmisión indirecta del virus al tocar superficies como una barandilla porque las altas temperaturas hacen que el virus sobreviva menos tiempo.
  • La vía de transmisión directa, que es a través de las gotas de saliva que salen de nuestra boca, sigue existiendo y seguramente ahora este riesgo es mayor porque ya no estamos confinados, acudimos a las terrazas, nos tomamos algo con amigos sin la mascarilla...

En la mascarilla pueden acumularse bactErias

Dicho lo anterior que es de obligación recordar, el profesor alerta que no basta solo con utilizar la mascarilla, sino que hay que usarla y conservarla correctamente y no solo para protegernos de la Covid-19.

Veamos por qué:

  • Cuando llevas mascarilla, esta entra en contacto con las bacterias que están en nuestra piel. No hay que olvidar que nuestro microbioma (conjunto de bacterias que pueblan el organismo) se halla principalmente en el intestino, las mucosas y la piel.
  • La mascarilla puede ir acumulando bacterias como los estafilococos si la vamos apoyando sobre la barbilla o el pelo.
  • Estas mismas bacterias son las que proliferan cuando tenemos una pequeña herida en la piel a causa del afeitado o por granitos. De hecho, son pequeñas infecciones causadas por una sobrepoblación de esta bacteria.

Consecuencias para la salud

El virólogo y profesor de la microbiología de la Universidad CEU San Pablo alerta que el problema de los estafilococos es que también pueden provocar infecciones respiratorias o una segunda infección si tenemos gripe.

Cuidado al poner y quitar la mascarilla

Para evitar esa acumulación e inhalación de bacterias, el profesor Nistal advierte que es muy importante prestar mucha atención al poner y quitar la mascarilla:

  • No hay que moverla ni retirarla hacia la barbilla o el pelo porque entraría en contacto con bacterias de la piel.
  • La mascarilla debe manipularse exclusivamente desde las gomas que se ponen detrás de las orejas, tanto al ponerla como al quitarla.
  • Y si en algún momento te la quitas, lo ideal es guardarla en un sobre de papel ya que, al tener un efecto secante, dificulta el crecimiento de bacterias. Hay que evitar dejarla sobre cualquier superficie o dentro de una bolsa de plástico.

Los peligros de reutilizar la mascarilla

El virólogo alerta también del peligro de usar la misma mascarilla varios días o no lavarla debidamente.

  • Molestias en la garganta. "Si la reutilizamos, la mascarilla acumula bacterias que vamos inhalando, lo que puede provocar molestias en la garganta, la boca o la nariz", afirma Nistal.
  • Riesgo de neumonía. "Existe el riesgo de que esas bacterias puedan llegar a la parte baja de nuestros pulmones y producir una infección bacteriana que provoque una neumonía, en especial en grupos de riesgo como las personas que hayan sufrido Covid o enfermos de fibrosis quística que tienen mayor predisposición a padecer neumonía severa", señala.

Tags relacionados