Por Eva Mimbrero, periodista especializada en salud

tomar sol desescalada

El inicio de la fase de desescalada, y las ganas acumuladas durante semanas de salir para hacer ejercicio o para pasear, han coincidido con unos días en los que las temperaturas han sido bastante altas en gran parte del país.

Por eso, especialmente este año, desde la Fundación Piel Sana de la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV) nos recuerdan que es muy importante tomar el sol con precaución.

  • “Hay que tener en cuenta que una gran parte de la población lleva muchos días sin recibir la radiación solar directamente, por lo que ahora más que nunca hay que exponerse al sol con sensatez, evitando la quemadura, que genera un daño cutáneo”, recuerda la doctora Ángeles Flórez, una de las coordinadoras de la campaña Euromelanoma de la Fundación Piel Sana.
  • “A pesar de que el 92% de las personas reconoce que la exposición al sol puede generar problemas de salud, solo un 18% de ellas protege siempre su piel”, advierte el doctor Agustín Buendía, responsable de campañas de la fundación.

¿si nos ponemos crema, qué pasa con la vitamina D?

Es un nutriente indispensable para la salud de nuestros huesos y también para que nuestras defensas funcionen a pleno rendimiento. Y, aunque hay algunos alimentos que la llevan, la inmensa mayoría la obtenemos al exponer nuestra piel al sol… sin protección solar.

  • “Sabemos que la franja horaria en la que, si estamos expuestos al sol, se sintetiza más vitamina D es la que va de las 12 a las 16h, que es la que tiene precisamente más probabilidad de dar lugar a una quemadura, advierte el doctor Buendía.

Basta tomar el sol 15 minutos al día, tres veces por semana, para generar suficiente vitamina D

Entonces, ¿qué debemos hacer, ponernos protección o no? La clave está en el tiempo de exposición, que es muy importante que, sin crema solar, sea corto.

  • Para generar vitamina D en cantidad suficiente,“solo se necesita que la piel esté expuesta al sol 15 minutos al día, tres veces por semana”, aconseja el dermatólogo de la AEDV.

Claves para que la desescalada no dañe tu piel

Una vez aclarado este punto, otra de las cosas que debes tener en cuenta para evitar las quemaduras solares es que la exposición sea progresiva, de menos a más. Desde la academia de dermatólogos españoles recomiendan…

  • Los primeros días, toma el sol solo durante 5 minutos, y ve subiendo el tiempo paulatinamente hasta alcanzar los 15-20 minutos.
  • Si vas a pasar más tiempo al sol, debes utilizar siempre una crema fotoprotectora adecuada a tu tipo de piel. Añade también prendas que actúen como una barrera física (como por ejemplo las gorras o los sombreros de ala ancha).

Ten en cuenta que entre el 70% y el 90% de los adenomas basocelulares –el cáncer de piel más común, que afecta a unas células concretas de la epidermis (las basales)– se desarrollan en la cabeza y el cuello, las zonas más expuestas al sol.

La piel tiene memoria

Cuando tomamos el sol en exceso, nuestra piel genera muchos radicales libres debido al efecto de los rayos ultravioleta (UV) sobre ella. Y esto, además de acelerar el envejecimiento de las células cutáneas, provoca que se alteren con más facilidad, lo que favorece la aparición de un cáncer de piel en el futuro.

El cáncer de piel es el más frecuente en el mundo, advierten desde la AEDV

Y es que, aunque la quemadura se cure al cabo de unos días, el daño que provoca en la piel se graba en su “memoria”.

  • El cuerpo es muy hábil, y es capaz de controlar algunas de las mutaciones que tomar el sol en exceso provoca en sus células", nos explica el doctor Pere Gascón, director del Laboratorio de Oncología Molecular y Traslacional de la Universidad de Barcelona (UB).
  • "Pero si en algún momento baja la guardia, esas mutaciones que permanecen dormidas pueden despertar, lo que favorece que se origine un cáncer”, advierte el oncológo.

Para evitarlo, tomar conciencia de la importancia de adquirir unos buenos hábitos a la hora de tomar el sol es fundamental.

  • “Como en el coronavirus, aquí también somos nosotros los responsables de que la curva del cáncer de piel baje. Está en nuestras manos, este cáncer se puede prevenir con la adquisición de unas medidas saludables”, recuerda la doctora Flórez.

Tags relacionados