Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Datos vacunados España
iStock by Getty Images

España está preparándose para vacunar a la franja de población por debajo de los 40 años. La previsión es que a mediados de junio algunas Comunidades Autónomas pueden empezar a llamar a este grupo..

Es cierto que el grupo de 40 a 49 años, el mayoritario en nuestro país, solo ha comenzado a pincharse. Pero el ritmo del programa de vacunación es muy bueno y sin grandes altibajos.

Más de ONCE millones con pauta completa

En este principio de junio España está superando varias cifras muy significativas, desde un punto de vista psicológico.

  • Ya hay más de once millones de personas con la pauta completa de vacunación. En concreto, son más del 23% de la población.
  • Esta semana llegamos a los veinte millones con al menos una dosis. Significa el 40% de españoles con al menos un cierto grado de inmunidad.
  • En un solo fin de semana se han puesto 1.255.000 dosis. Un nuevo récord.

Hay diferencias entre comunidades. Las más rápidas en administración de las dosis que reciben son Asturias, Andalucía, Galicia y Navarra. Las más lentas, Murcia y las Islas Baleares.

Son diferencias relativas. No hay mucha distancia entre unas y otras. Todas las comunidades mantienen un ritmo bueno. No en vano, España es el cuarto país del mundo que confía en las vacunas, solo detrás de Reino Unido, Israel e Italia.

  • En Baleares, la más retrasada, se han aplicado el 80,2% de las dosis recibidas.

Una posible explicación es la baja incidencia del coronavirus en estos momentos, que incentiva menos a que los isleños acudan a los centros de vacunación.

El gran reto de la vacunación mundial

Todo indica que este verano llegaremos sin problemas al 70% de inmunizados que planteó como objetivo el Gobierno.

España ya ha abierto las puertas al turismo de nuevo. Eso nos tiene que hacer reflexionar que la pandemia no se acaba con este objetivo por tres motivos:

  • Hay un porcentaje de población que no quiere vacunarse. Se ponen en riesgo a sí mismos y facilita que el virus siga circulando.
  • La vacuna no es efectiva al cien por cien. Al menos un 10% de vacunados no van a desarrollar anticuerpos y siguen en riesgo de contagiarse y enfermar.
  • Cuanto más movimiento de personas llegue, más riesgo hay de que el virus siga circulando. Y España es un país muy turístico.

Por todo lo cual, nos interesa y mucho que el resto del mundo se vacuney cuanto antes mejor.

La OMS aprueba otra vacuna

En este sentido, hay también buenas noticias. La Organización Mundial de la Salud (OMS) hasta ahora había aprobado para todo el mundo las cuatro vacunas que se administran también en España: Pfizer, Moderna, AstraZeneca y Janssen.

China ya tiene dos vacunas aprobadas para uso mundial

En el último mes ha incluido en la lista las dos principales vacunas chinas. La de la farmacéutica Sinopharm y ahora la de Sinovac.

Estas vacunas utilizan otra estrategia distinta de las nuestras. Inyectan el coronavirus inactivado; es decir, se le ha tratado para que no pueda replicarse.

Son vacunas con menos eficacia en la prevención de la covid que las nuestras: algo más de 51%, aunque sí previenen de manera muy efectiva los casos graves.

¿Qué pasa con la Sputnik?

La otra principal vacuna que se administra ahora en algunos países y que la OMS no ha dado aún su aprobación para la distribución masiva es la rusa Sputnik V.

Según ha explicado el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, el único motivo es que aún se está trabajando en su evaluación.

Es una decisión técnica del grupo de especialistas. “Es un grupo que trabaja de forma independiente y que aún debe informar de sus conclusiones”, ha añadido.

El obtener el aval de la OMS es importante para las farmacéuticas pues les permite entrar en el programa Covax con el que los países van a sufragar la vacunación en los países en desarrollo.

Objetivo: 10% de vacunas en septiembre

La OMS ha insistido mucho en que los países ricos están ofreciendo una actitud poco ética a la hora de acaparar dosis para su población.

En España, por ejemplo, se plantea ahora la vacunación de los menores entre 12 y 16 años. Un grupo de población en bajo riesgo. Algunos expertos lo avalan y otros lo creen innecesario.

  • Fuera de ese debate, la OMS exige que esas vacunas vayan a los colectivos en riesgo de otros países.

De momento la organización es consciente de que no tiene capacidad de actuar y busca objetivos asumibles. El primero es conseguir que al menos un 10% de la población de cada país esté vacunada en septiembre y que acabemos el año con un 30% de inmunidad mundial.

El doctor Ghebreyesus ha recordado el mantra de los epidemiólogos: “Nadie está a salvo mientras no lo estemos todos”.