Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Los no vacunados tienen 12 veces más riesgo de transmitir el coronavirus
iStock by Getty Images

Por rápida que vaya la vacunación, se están empezando a ver grietas en el control de la pandemia. Por un lado, estamos muy lejos de una vacunación global que frene el riesgo de nuevas variantes.

Además, los epidemiólogos europeos ya están alertando de cómo pueden ir las cosas si se mantiene un grupo significativo de contrarios a la vacunación.

Un estudio del Instituto Pasteur, en Francia, ha analizado esos posibles escenarios en otoño con los que nos vamos a encontrar. Sus conclusiones deben ser un toque de atención para todos los países.

Los mayores de 60 no vacunados podrían ser el 35% de hospitalizaciones

El informe pone el acento en los problemas que supone la población que no estará vacunada, incluso si hay un porcentaje del 70% ya inmunizados, como está previsto.

Los riesgos de los no vacunados

La contagiosidad de las nuevas variantes está jugando a la contra. Sus tres principales deducciones son:

  • Los adultos no vacunados van a hacer que se mantenga significativamente la presión hospitalaria.

En este escenario de referencia, las personas no vacunadas mayores de 60 años“representan el 3% de la población, pero el 35% de las hospitalizaciones”.

  • Las personas no vacunadas contribuyen de manera desproporcionada a la transmisión:

Una persona no vacunada tiene 12 veces más probabilidades de transmitir el SARS-CoV-2 que una persona vacunada”, señala el doctor Paolo Bosetti, primer firmante del informe.

Las vacunas actuales no bloquean suficiente el coronavirus para impedir que los vacunados las propaguen, pero el riesgo de contagiar es pequeño.

  • Debido a la baja cobertura de inmunización, los niños y adolescentes van a representar la mitad de todas las infecciones.

Representan sólo el 22% de la población (son datos de Francia, aunque en el caso de España es similar), pero son responsables de aproximadamente la mitad de las transmisiones.

Qué medidas se han de tomar

Según este informe, con una cobertura de vacunación del 70% entre los mayores de 18 años, y con más del 90% de vacunación entre los mayores de 60 años, la situación aún no es buena.

Se pudo observar un pico de hospitalizaciones similar al pico del otoño de 2020 si no se ponen medidas de control”, augura el doctor Bosetti.

Basta aplicar las medidas restrictivas a la población no vacunada

Por lo tanto, el grupo de especialistas del Instituto Pasteur abogan por reforzar las medidas en cuanto empiece el frío. Entre estas medidas destacan:

  • Cribados de población, mediante los test rápidos de antígenos o PCR.
  • Mantenimiento de las medidas clásicas: distancia, mascarilla.

La particularidad es que plantean que estas medidas no es necesario que se apliquen a toda la población, sino que se bastaría con hacerlo con la población no vacunada.

Las medidas tienen un impacto similar si se aplican a toda la población o solo a personas no vacunadas”, apunta. El hecho de que las personas vacunadas se adhieran a estas medidas “tiene poco beneficio adicional”.

Aplicarlas solo a los no vacunados

La conclusión, por tanto, es que resulta mejor si solo se exige estas medidas a los no vacunados. “Podrían maximizar el control de la epidemia al tiempo que minimizan el impacto social”, explica Bosetti.

La realidad en España es que la medida podría traer polémica. El doctor Fernando Simón, coordinador de alertas sanitarias, ha insistido varias veces en los “posibles problemas éticos” de la discriminación de los no vacunados.

  • Primero porque la vacuna no es obligatoria es España, por tanto, no se puede discriminar por ello.
  • Segundo, no se pueden plantear medidas si antes no se ha facilitado el acceso a la vacuna a toda la población.

Está por ver que en otoño se haya podido administrar la vacuna a todos los menores adolescentes que lo soliciten (ellos o sus tutores legales, si son menores de 16 años).

La opción de la tercera dosis

De todas las medidas estudiadas, la vacunación de las personas no vacunadas es el enfoque más eficaz para controlar la epidemia”, concluye el estudio del Instituto Pasteur.

Los británicos estudian una tercera dosis general en invierno

De ahí que se inste a mejorar esfuerzos para convencer a los aún indecisos y se intente llegar a las personas que, por ser extranjeras o motivos socioeconómicos, no están tan en contacto con los servicios sanitarios locales.

  • Y mientras, en la UE estamos pensando en completar la vacunación, el Reino Unido ya se plantea la tercera dosis.

El gobierno británico ha anunciado que piensan darla a partir de otoño a la población mayor de 50 años, para garantizar un buen nivel de anticuerpos frente a la variante delta, que resulta más contagiosa y ya es mayoritaria en el país.

También se está estudiando si extender esta tercera dosis a toda la población.

  • Las previsiones son que en España la variante delta acabe también imponiéndose sobre la variante alfa.

Como empezamos la vacunación más tarde, vamos con retraso respecto al Reino Unido, pero hasta ahora hemos seguido bastante fielmente su evolución.