La UE retira la mascarilla de los aviones, pero España prefiere esperar

Las autoridades aéreas y sanitarias europeas han retirado la recomendación de usar mascarilla en los aviones y dan un paso más en el fin de las medidas de control de la pandemia. No obstante, la decisión final depende de cada país y, de momento, España mantiene la exigencia.

Actualizado a
Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

La UE retira la mascarilla de los aviones, pero España prefiere esperar
iStock by Getty Images

La Unión Europea ya no exige que se lleve mascarillas en los aeropuertos ni en los aviones en los vuelos entre países que han relajado las medidas de control de la pandemia.

La Unión Europea ya no exige que se lleve mascarillas en los aeropuertos ni en los aviones en los vuelos entre países que han relajado las medidas de control de la pandemia.

La Agencia de Seguridad Aérea de la UE (EASA) y el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades han hecho un comunicado conjunto en que retiran esta medida a partir del lunes 16 de mayo.

Se trata de una recomendación, puesto que la decisión final depende de los gobiernos de cada Estado. Aunque es un gesto muy significativo puesto que es una directriz que apela a toda Europa. “Para los pasajeros y las tripulaciones se trata de un gran paso hacia la normalización de los viajes aéreos”, ha anunciado Patrick Ky, director de EASA.

España mantiene la obligación

De momento, España ya ha anunciado que va a mantener la exigencia de llevar mascarilla en sus vuelos internos o que salgan y lleguen a nuestro país. Lo ha confirmado la ministra de Sanidad, Carolina Darias, que ha recordado que el acuerdo con los gobiernos de las comunidades autónomas es mantener la mascarilla en el transporte público.

España mantiene la mascarilla de momento en todo el transporte público, no en andenes ni aeropuertos

Hace muy poco que nos hemos marcado extender la obligación de llevar mascarilla”, ha dicho la ministra. “Todas las medidas han de tener un recorrido y por tanto caminar con prudencia. También ha señalado que es una obligación que se limita al transporte y que no es necesario llevar la mascarilla ni en los andenes de las estaciones ni en el aeropuerto.

Detrás de la decisión española está el hecho de que en estas últimas semanas la circulación del virus ha vuelto a crecer. No de un modo tan alarmante que ponga en peligro la estrategia actual. La ocupación hospitalaria está bajo control. Sin embargo, preocupa que aumenta significativamente el número de casos entre los mayores de 80 años, los más vulnerables. Crece más incluso que en el grupo de 60 a 70 años.

Las autoridades sanitarias no quieren cambiar tan rápido de criterio y dejar caer el que, de hecho, este último sistema de control general de la pandemia que aún se conserva.

Diversidad de criterio en Europa

Las autoridades europeas han insistido en la necesidad de que los países mantengan la coordinación en las medidas de control, especialmente en medidas como la del transporte aéreo, que implican a todos los países. Las agencias europeas lo justifican diciendo que es una decisión natural “que se alinea con los cambios de criterio respecto al transporte público de las autoridades nacionales”.

La realidad es que en la UE aún no hay un consenso completo al respecto. Igual que España se resiste a dar el paso, otros países, como Italia o Austria, también mantiene de momento la mascarilla en el transporte público.

En Francia, coincidiendo con el anuncio de la EASA, el Gobierno levanta la obligación de mascarillas en los aviones. Y se espera que Alemania también se sume.

Por tanto, si el país de origen o destino la exigen, se ha de llevar. Es de esperar que en estas primeras semanas haya aún mucha confusión y que haya quien aún dude en cuanto salimos del espacio aéreo de un país que la exige.

El consejo es llevar la mascarilla

Pese a que no se obliga a llevar mascarilla, es importante recordar que sigue siendo una de las mejores medidas para reducir la transmisión y que primero son las directrices del país de destino”, ha recordado el doctor Andrea Ammon, director de la agencia europea de salud.

"Un pasajero con tos o que estornude debería llevar mascarilla para proteger a los asientos próximos"

En su comunicado, las autoridades europeas insisten en que la mascarilla nunca está de más y piden a la tripulación de los vuelos que la aconsejen como medida suplementaria, pese a que ya no se exija.

En esto, también las compañías aéreas están aportando su criterio. Así, por poner dos ejemplos, Ryan Air aún pide que se lleve para tranquilidad de los pasajero, mientras que Norwegian hace más de un mes que la retiró de sus vuelos regionales entre los países escandinavos.

Ante todo, piden los organismos europeos, que haya sentido común: “Un pasajero con tos o que estornude debería llevar la mascarilla para proteger a los pasajeros en los asientos vecinos”, ha remarcado Patrick Ky.

Por otro lado, las compañías aéreas insistieron mucho desde el principio que el aire dentro de los aviones circula y se depura constantemente, lo que reduce mucho el riesgo de contagio. En estos dos años de pandemia no se han publicitado focos grandes de contagio dentro de un avión.