Asesorado por Maria Luisa Coderch Negra, investigadora del Instituto de Química Avanzada de Cataluña.

Por Pablo Cubí, periodista

Un aerosol en nariz y boca podría prevenir los contagios de coronavirus
iStock by Getty Images

La piel de casi todo nuestro cuerpo es dura e impenetrable para una gran cantidad de virus, también para el coronavirus.

Nos debemos lavar las manos no porque el coronavirus pueda entrar por allí, sino porque podemos tocarnos con ellas boca, nariz y ojos, que sí son puertas de entrada para el virus.

Estas zonas están recubiertas por otro tipo de piel más permeable, la mucosa, que sí permite el paso de los virus respiratorios, como el coronavirus.

Si pudiéramos reforzar la piel de las mucosas, ¿no frenaríamos la entrada de virus?

UN AEROSOL QUE REFUERZA LAS MUCOSAS

Esa es la premisa con la que han empezado a trabajar un equipo de químicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

El CSIC trabaja en un aerosol que imita capas de la piel

Buscan un aerosol que permita modificar las mucosas nasales y orales, hacerlas menos permeables y prevenir, o al menos disminuir, la entrada del coronavirus SARS-CoV-2.

  • El aerosol lo que hace esimitar” los estratos de la piel que hacen de barrera protectora.

El proyecto busca utilizar estas propiedades de más impermeabilidad de la piel para aumentar su efecto barrera”, explica María Luisa Coderch, investigadora del CSIC y directora del estudio.

CÓMO SE ESPERA CONSEGUIR

La parte más externa de la epidermis (es decir, casi todo el cuerpo) está formada por unas veinte capas de células muertas y aplanadas. Entre estas capas están las capas grasas de lípidos (ceramidas, ácidos grasos y colesterol) que ayudan a formar esta barrera impenetrable.

Sin embargo, “las mucosas están abiertas al mundo exterior y por eso disponen de mecanismos de protección contra los microbios, como las enzimas en la saliva”, recuerda la investigadora Coderch. Pero que no son suficientes para el coronavirus.

Los lípidos, las grasas de la piel, pueden ser la clave protectora

La teoría parece fácil. Es encontrar alguna formulación de aerosol con compuestos similares a los de la piel para ver cuál es su efecto impermeabilizante en las mucosas.

Primero se probará su capacidad impermeable con el agua y luego con otros virus similares al coronavirus.

QUÉ RETOS PLANTEA este producto

En la práctica aún hay varios factores que pueden dar al traste con el proyecto:

  • La adhesión. “Hay que encontrar una formulación que se adhiera bien a la mucosa y permanezca suficiente tiempo”, apunta. Un producto que no se vaya al estómago con la saliva.
  • No modificar mucho esta capa. No podemos bloquear completamente las mucosas. La lengua y la boca necesitan su permeabilidad para la saliva.

El aerosol será un producto pensado para un uso temporal. “Puede ser muy útil, por ejemplo, para los médicos al atender pacientes y no tener que ir con mascarilla”, opina Coderch.

CUÁNDO PUEDE ESTAR LISTO EL AEROSOL

Por tanto, el proyecto aún tiene un largo recorrido que hacer. “Tenemos una subvención inicial hasta junio, explica la investigadora.

En junio el CSIC espera tener ya la fórmula del aerosol

En este tiempo se espera haber probado qué formulaciones pueden ir bien. Pero saber seguro si puede detener el coronavirus puede tardar otro año más.

  • Yo creo que es un proyecto para dos años”, apunta.

No obstante, si se consiguen buenos resultados rápidos se podrían adelantar los plazos. Esta pandemia está demostrando lo rápido que se avanza en vacunas, por ejemplo.

PUEDE SERVIR PARA OTROS CASOS

Este tipo de investigaciones protectoras no se habían hecho antes. Hasta ahora se ha investigado el efecto contrario: cómo hacer más permeable la mucosa para que tenga una mejor recepción de los fármacos.

Si tiene éxito y se consigue un producto seguro y duradero, puede ser un gran avance. Podría plantearse como un sustituto o un complemento de la mascarilla para proteger ante muchos otros tipos de infecciones que utilizan el mismo camino de entrada en nuestro cuerpo.

“El impacto potencial sería enorme si toda la población pudiera protegerse a través de la mucosa nasal, incluso aunque fuera parcialmente. No sabemos en qué medida podría reducirse la permeabilidad, pero siempre proporcionaría protección adicional a la mascarilla”, concluye Coderch.

Tags relacionados