Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Cómo será la sanidad en España tras la pandemia
iStock by Getty Images

La telemedicina se ha abierto camino durante este último año de una manera muy efectiva. La experiencia forzosa de las consultas por teléfono y videoconferencia han servido para calibrar sus ventajas e inconvenientes.

La visita presencial sigue siendo un pilar básico de la atención, pero ya no es obligado. La consulta telemática ha agilizado muchos trámites.

Sin duda es el factor más llamativo que seguramente se quedará cuando podamos poner fin a la pandemia. Y no es el único. Otras lecciones nos han enseñado estos meses. De todo ello se ha hablado en un debate organizado por Forbes.

Se acelera el cruce de datos

La sociedad actual acumula información. También la medicina. Más y más datos que ahora se pueden cruzar fácilmente, compartir y que abren caminos en investigación y diagnóstico.

El big data, el uso masivo de información, nos puede dar muchas oportunidades, aunque es necesario que estos datos los interprete un especialista.

El cruce de datos ha agilizado las investigaciones

  • No es solo cantidad. La calidad de los datos también es fundamental”, puntualiza la doctora Margarita del Val, viróloga del CSIC.

"Para los estudios que estamos realizando sobre las variantes del coronavirus necesitamos que el big data sea representativo de lo que está afectando a la población", pone como ejemplo.

  • Para conseguir esa buena conexión el mundo sanitario y el informático deben colaborar más.

El responsable informático ha de dejar de ser solo el especialista que está en el sótano y al que se le pregunta cuando hay un problema”, apunta Rafael Bengoa, ex asesor sanitario del presidente Obama.

Un mayor factor de prevención

La pandemia podría permitir que varias generaciones, los que la hemos sufrido, vivamos más conscientes de la necesidad de cuidarnos y prevenir otras enfermedades.

Esa mayor vigilancia, sumado a la mayor capacidad de almacenar datos puede dar buenos frutos.

La importancia de recoger datos en el campo de la prevención es crucial. Es importante que haya una vigilancia”, ha confirmado la doctora Del Val.

Un buen tratamiento de estos datos puede permitir a las autoridades tener una mejor visión global de qué problemas hay que atajar.

Por ejemplo, esta pandemia podría ser un aviso de los peligros de reducir la biodiversidad y ocupar zonas salvajes. De ahí salió el coronavirus.

Es cierto en parte, aunque yo creo que debemos prestar más atención a la rápida globalización. La globalización es el riesgo más grave ante una pandemia”, apunta la doctora Del Val.

¿Estamos ya en la medicina genética?

La incorporación de toda la información de nuestro ADN, el código genético, también está suponiendo un gran avance.

La investigación de nuestros datos genómicos está aportando avances sobre todo en oncología y, por descontado, de enfermedades genéticas.

"Aún no comprendemos bien cómo funciona el código genético"

Aunque la doctora Del Val matiza: “Se avanza muy rápido en dar información de nuestros datos genéticos y no sabemos lo suficiente de cómo repercute cada uno de esos datos”.

Considera que hay que dar tiempo a que se comprenda mejor ese código. “Es prematuro que se aplique ya en la toma de decisiones con pacientes”.

El paciente también ha evolucionado

El paciente del siglo XXI no tiene nada que ver con el de hace cincuenta años. Tiene más referencias, viene más informado”. Lo explica Humberto Arnes, director general de FarmaIndustria.

Por un lado, es positivo. Puede empoderarse. Ser más partícipe de su propia salud.

  • Informa mejor al médico.
  • Y, a su vez, puede asumir un rol más activo en su tratamiento.

Pero hay que ir con cuidado en ese empoderamiento, que no siempre va a ser adecuado.

  • La información no siempre es conocimiento”, recuerda Arnes.

En ese sentido, hay que estar vigilantes que las fuentes de información sean fiables. El mundo de la medicina también es pasto de las noticias falsas o mitos sin fundamento, como lo ha sido siempre.

La clave es que sepamos invertir

Todos los retos de la sanidad pasan primero por el presupuesto. Habrá un buen sistema sanitario tras la pandemia si se invierte en él.

"La salud no es un gasto es una inversión"

La salud no es un gasto es una inversión”, apunta la doctora Maria Neira, directora de Salud Pública de la OMS.

El envejecimiento de la población ya nos adelanta que en España va a haber más enfermedades crónicas los próximos años. Hay que estar preparados.

La doctora Neira recalca que a veces olvidamos que la OMS es Organización Mundial de la Salud, “no de la enfermedad”. El objetivo básico es prevenir y debería serlo en cada país.

  • Y esa prevención pasa por investigar, adelantarse.

Sin investigación previa no habríamos tenido vacunas de la covid tan rápido.

La investigación española está en un estado muy precario porque se considera un lujo ante cualquier crisis. Esperamos que por lo menos que con esta pandemia se haya visto su valor”, apunta la doctora Del Val.