Marta García Collía

Vocal de análisis clínicos del Consejo General de Farmacéuticos

Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

test casero coronavirus

Las dudas de si aquella fiebre de febrero o un reciente dolor de cabeza podía ser por el coronavirus, llevan a la gente a plantearse comprar un test de anticuerpos a través de Internet.

También podría ser útil para asegurarnos de que un hijo que se va de excursión lo ha pasado o está inmunizado.

Lo más fácil es recurrir a la red para comprarlo, donde basta hacer una búsqueda para encontrar una amplia oferta. Desde el principio de la pandemia, la necesidad de respuestas rápidas han animado a los laboratorios a crear pruebas diagnósticas.

  • Hay cerca de 700 tipos de kits de diagnóstico y autodiagnóstico presentados en el mercado. Pero muchos de ellos no son fiables.

¿POR QUÉ NO VALEn LA PENA los TEST de internet?

Con respecto a la eficacia de algunos de estos autotest que se venden por Internet, Marta García Collía, vocal de análisis clínicos del Consejo General de Farmacéuticos, recuerda lo siguiente: “Los hay que tienen una especificidad (seguridad en el resultado) que deja mucho que desear”.

Casi tres de cada cuatro autotests pueden dar errores

  • Se estima que este tipo de autotest rápidos son eficaces solo en un 30% de casos.

Estos test detectan la proteína del coronavirus. Este método no necesita ni de material ni personal, lo puedes hacer tú mismo. Pero casi 3 de cada 4 fallan.

¿Y los que se venden en farmacias?

Otra cosa son las pruebas que ya se venden en algunas farmacias españolas, siempre bajo prescripción médica.

  • Los test rápidos de anticuerpos tienen una eficacia del 90% y se hacen mediante un pequeño pinchazo en el dedo.
  • Los de antígenos, que se han empezado a hacer en las farmacias madrileñas, se recomiendan cuando no se presentan síntomas.

LA PRUDENCIA ES LA PRINCIPAL ARMA

En definitiva, aunque es cierto que podríamos conseguir fácilmente uno de estos test rápidos de antígenos por internet, el resultado solo nos crearía incertidumbre.

Podría darnos negativo y ser un falso negativo.

Un test rápido te va a obligar a hacer otra prueba más eficaz

Una prueba de anticuerpos rápida que diera negativa tampoco sería un elemento seguro. Se ha comprobado que los anticuerpos en la sangre disminuyen con el tiempo.

No vale la pena gastarse dinero en algo que nos obligará a hacer una reconfirmación con pruebas más fiables.

Y el resultado positivo de anticuerpos tampoco nos sacaría plenamente de dudas, puesto que aún no se sabe exactamente el grado de inmunidad que proporcionan”, añade la farmacéutica.

La distancia, la mascarilla y la higiene es la receta más segura.

ANTE LA DUDA, PRUEBA DE LABORATORIO

“Lo que recomendamos es que se pida una test de laboratorio. Son pruebas más robustas y fiables, que analizan bien y con seguridad”, explica la vocal de los farmacéuticos españoles.

El test ELISA es una prueba serológica completa y fiable

Si se quiere comprobar si se está pasando o se ha pasado el coronavirus, hay un test serológico (de análisis de sangre) completo:

  • La prueba ELISA, que hacen muchos laboratorios privados, da una información detallada de los anticuerpos.

Podrá indicarnos con precisión si son anticuerpos IgM, porque estamos pasando ahora la Covid-19, o IgG, que aparecen días después de la infección.

Tardan algo más que un test serológico rápido. Unas 24 horas, frente a los 15 minutos de los rápidos. Y depende del volumen de trabajo del laboratorio.

LA PRUEBA VALE 50 EUROS

Las pruebas de anticuerpos ELISA dan mucha información y su precio es razonable.

“En un laboratorio privado cuesta entre 50 y 60 euros y nos garantizan mucho más los resultados”, explica García Collía.

Además, las pruebas de laboratorio ya no requieren de prescripción médica. Se las puede hacer quien quiera.

Si la prueba de anticuerpos diera positivo de IgM, tendríamos que hacer la prueba PCR de confirmación del coronavirus, la más fiable cuando aún se está infectado.

La PCR vale 130 euros, pero la sufraga Sanidad en los centros públicos si hay sospechas de infección.