Por Pablo Cubí, periodista

estudio inmunidad 4 meses

¿Cuánto dura la inmunidad frente al coronavirus? Esa es una de las preguntas más importantes a la que intenta contestar ahora los científicos que luchan contra la pandemia.

  • Hay virus que apenas provocan respuestas duraderas, como los resfriados comunes, y por eso cogemos uno tras otro en invierno.
  • Otros anticuerpos, como el de la gripe, solo sirven durante un año. Y otros tienen una memoria inmune de por vida prácticamente, como los del sarampión.

Un nuevo estudio en Islandia intenta aclarar cuánto dura la inmunidad frente al coronavirus. De momento, garantizan que los anticuerpos se mantienen durante al menos cuatro meses.

los MISMOS ANTICUERPOS tras 4 meses

El informe, que se ha publicado en el New England Journal of Medicine, señala los resultados de los análisis hechos a más de 30.500 personas.

El estudio pretende aclarar el impacto de la pandemia en Islandia. En este sentido certifica que no ha habido suficientes contagios y que hay riesgo de una segunda oleada.

"La inmunidad frente al coronavirus puede no ser efímera"

Lo interesante es la información que han obtenido respecto a la respuesta de las defensas del cuerpo.

Más del 91% de los que dieron positivo en coronavirus con el test de PCR, habían incrementado los anticuerpos de larga duración (llamados IgG) durante el segundo mes.

Y seguían manteniéndose en un número estable hasta el final del estudio (a los cuatro meses)”, señalan los autores.

Eso, concluyen, es una señal positiva de que “la inmunidad frente al coronavirus puede no ser efímera”.

HAY DIFERENCIAS ENTRE PERSONAS

El estudio se hizo diferenciando edades y sexo, entre otros factores, y se notaron cambios significativos.

  • Como ya se esperaba por otros estudios, variaba la cantidad de anticuerpos entre los pacientes que habían desarrollado síntomas graves de la Covid-19 de aquellos asintomáticos o con síntomas leves.

Así, había más concentración de IgG en las personas mayores o que habían sido hospitalizadas. En el caso de los mayores, se atribuye a que han sido los más afectados por la pandemia.

  • Los fumadores y las personas que se trataban con antiinflamatorios tenían menos niveles de anticuerpos.
  • Las mujeres tenían niveles más bajos, pero solo en algunos tipos específicos de anticuerpos no directamente relacionados con el coronavirus SARS-CoV-2.

¿QUÉ NOS APORTA ESTE ESTUDIO?

El estudio de Islandia es un paso más hacia el optimismo. Las defensas contra el coronavirus no se acaban a los pocos días.

Otro estudio en España sí apuntaba la pérdida de anticuerpos

Sin embargo, hay otros factores que juegan a favor y en contra, que crean dudas:

El estudio de seroprevalencia que se hizo en España y que analizaba quién tenía anticuerpos.

  • Este estudio permitió deducir que poco más del 5% de los españoles se contagió del virus en la primera ola.
  • También señalaba que un 14% de los que tenían defensas específicas en abril habían perdido parte de los anticuerpos en junio.

Como no sabemos cuándo se contagiaron, no se puede establecer si ratifican o contradicen el estudio de Islandia.

LOS ANTICUERPOS NO LO SON TODO

Han aparecido también los primeros casos confirmados de personas reinfectadas, pese a tener anticuerpos del coronavirus.

No supone ninguna sorpresa. “Es algo que se sospechaba, aunque hasta ahora no se había demostrado”, ha explicado el doctor Fernando Simón, coordinador de alertas sanitarias.

Estas personas recontagiadas, sin embargo, han sido asintomáticas o han tenido síntomas muy leves y no han desarrollado la Covid-19 de nuevo. Tampoco parece que supongan un riesgo de contagio alto para otros.

Lo importante es la memoria inmune no el número de anticuerpos

Y lo más importante es que los inmunólogos señalan que es normal que disminuyan los anticuerpos específicos tras superar la enfermedad.

Lo importante es que las células del sistema defensivo recuerden qué anticuerpos han de crear para volver a hacer frente a otra infección de coronavirus.

Sigue siendo pronto para saber hasta qué punto nuestro cuerpo mantiene esa memoria inmune.

A LA ESPERA DE UN ESTUDIO MÁS AMPLIO

Habrá que esperar a un estudio a más largo plazo. Uno, por ejemplo, que analice la evolución de los primeros infectados en la ciudad china de Wuhan, en enero.

De momento esta ciudad china, epicentro de la pandemia, parece tener los casos controlados. No ha habido nuevos rebrotes.

La otra opción será la vacuna, que ya es una realidad inminente. Con las primeras vacunaciones masivas, y una parte importante de la población con anticuerpos, podremos discernir cuánto dura esa inmnuidad.

Tags relacionados