Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Los niños se contagian muy poco, pero los jóvenes se reinfectan más
iStock by Getty Images

Los niños y adolescentes se contagian con menos frecuencia, a menudo presentan una menor carga viral y sufren síntomas más leves de la Covid. Durante estos meses de pandemia, es la impresión general que han tenido los pediatras desde sus consultas.

Unas sospechas que con la información científica disponible sobre la enfermedad ahora ya se han confirmado.

Muchos menos casos en niños

Según una guía elaborada por las asociaciones de pediatría de España y basada en las evidencias científicas, se han podido extrapolar algunos datos:

  • En los bebés, niños y jóvenes hasta los de 18 años los casos de Covid suponen entre el 0,8% y el 2,1% del total de casos. En la población adulta española, la Covid ha llegado a infectar a un 10%.
  • La carga viral en la nariz y garganta parece inferior a la de la población adulta. Eso podría suponer que su capacidad de contagio es menor.
  • Los recién nacidos, hasta los tres meses, y que se han infectado de coronavirus, tienen mayor riesgo de ingreso hospitalario.
  • En cuanto a los síntomas en los niños, se ha constatado que la falta de olfato y gusto, el dolor de cabeza y las náuseas son muy habituales.

Recomendaciones pediátricas de covid

A medida que el niño va creciendo, las cifras van acercándose más a las de la población joven adulta.

Los niños no solo se contagian menos, sino que podrían infectar menos a los adultos

No obstante, los pediatras han elaborado una serie de recomendaciones sobre alguno de los temas que han estado más a debate durante estos meses de pandemia, precisamente por la falta de información científica.

  • No hay pruebas de que la covid se transmita por la leche materna, por lo que se recomienda fomentar y mantener la lactancia pese a que la madre esté contagiada.
  • La vacunación para la Covid también se aconseja a menores, una vez hayan concluido los estudios que establezcan la inocuidad de las vacunas existentes en los menores.
  • Se recomienda el uso de mascarilla no solo para los mayores de seis años, que es obligatorio, sino también a los mayores de tres años.

La reinfección de jóvenes adultos

En el caso de los niños no hay datos de probabilidad de reinfección. Otro estudio estadounidense, publicado en la revista The Lancet, analiza el riesgo en los jóvenes de 18 a 20 años.

  • Establece que el 20% de los que han pasado la Covid tienen riesgo de volver a contagiarse.

Es decir, por algún motivo, estos jóvenes no tienen suficiente inmunidad para frenar la expansión del virus. Puede ser porque...

  • La primera infección fue leve y no desarrolló suficientes defensas.
  • Por fallos propios de su sistema inmune, genéticos o de otra índole.

En todo caso, el estudio también constata que los jóvenes reinfectados tienen una versión más leve de la Covid, al menos con respecto a la primera vez.

Los jóvenes que han pasado la covid deben vacunarse también

Este estudio, coordinado por el Hospital Mount Sinai de Nueva York, concluye que los jóvenes deben vacunarse pese a haber pasado la Covid, puesto que uno de cada cinco puede volver a reinfectarse.

La inmunidad natural es del 80%

Es estudio norteamericano se realizó con más de tres mil marines. El contacto estrecho en las prácticas militares facilitó un importante número de contagios durante la primera ola de la pandemia. Eso proporcionó un base amplia de casos para hacer el seguimiento posterior.

  • Este estudio no sugiere que los jóvenes tengan más o menos riesgo de volverse a contagiar en función de su nivel de inmunización.

Esta cifra de una reinfección por cada cinco coincide con otro estudio danés, en el que se amplió el grupo de estudio con adultos hasta 65 años.

Estos dos estudios y un informe con sanitarios británicos coinciden en los datos. La deducción que hacen es que la covid proporciona de media una inmunidad natural con un 80% de efectividad.

Comparada con la inmunidad que ofrecen las vacunas, estaría a medio camino.

En todo caso, desde el punto de vista epidemiológico, todas las cifras son más que aceptables.