Diana Llorens

Periodista

Se detectan pocos efectos adversos en las personas vacunadas
iStock by Getty Images

En España ya se han administrado más de 2,2 millones de dosis de las vacunas contra la Covid-19.

Pese al temor inicial por los posibles efectos secundarios de las vacunas del coronavirus, a día de hoy sabemos que estos han sido muy poco frecuentes.

Efectos adversos notificados

El Sistema Español de Farmacovigilancia de Medicamentos de Uso Humano (SEFV-H), integrado por los centros autonómicos de Farmacovigilancia y coordinado por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), identificó hasta el 24 de enero solo 1.555 acontecimientos adversos entre las 1.065.441 personas que habían recibido al menos una dosis de la vacuna.

  • Esto significa que los efectos adversos se han dado solo en un 0,15% de las personas.

En este primer periodo de vacunación, el 98% de las dosis administradas eran de la vacuna de Pfizer y BioNTech y el 2% a la de Moderna.

El 70% de las personas vacunadas son mujeres y la mayoría de las notificaciones de efectos adversos corresponden a ellas (82%) y a personas de entre 18 y 64 años (el 85%).

¿Qué efectos secundarios se han sentido?

Afortunadamente, por el momento no se ha notificado ninguna reacción adversa desconocida que pueda ser motivo de preocupación.

  • La mayor parte de los efectos notificados tienen que ver con fiebre y dolor en la zona de inyección.
  • También han ocurrido trastornos del sistema nervioso (principalmente cefaleas o mareos) y gastrointestinal (náuseas, diarrea).

Todos estos efectos adversos se han dado independientemente del grupo de edad o sexo de las personas.

Anafilaxia, muy poco frecuente

La alergia a alguno de los componentes de la vacuna, que puede llevar a la anafilaxia, era una de las principales preocupaciones alrededor de las vacunas.

La anafilaxia es una reacción alérgica grave, pero muy poco frecuente, que puede afectar a diversos órganos, principalmente la piel, el sistema circulatorio, el respiratorio y el nervioso.

Normalmente aparece entre 15 y 30 minutos después del contacto con el agente que causa la alergia y progresa rápidamente, por lo que es necesario el tratamiento rápido con adrenalina.

  • Los principales síntomas son urticaria, prurito, hinchazón de la cara, los ojos y lengua, hipotensión, palpitaciones, pérdida de conciencia, dificultad para respirar, congestión nasal, dificultad para tragar, mareo, náuseas o vómitos.

Un estudio reciente de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) ha estimado que la anafilaxia se da en 11,1 casos por cada millón de dosis administradas. El Comité para la Evaluación de Riesgos en Farmacovigilancia europeo (PRAC) de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) está también haciendo un seguimiento de estas reacciones.

En España solo se han identificado 8 casos de anafilaxia, lo que supone una tasa del 7,2 por millón de dosis.

  • La mayoría se han dado en mujeres (el 88%) y la mediana de edad ha sido de 33 años.
  • En 5 de los casos, la persona tenía antecedentes de urticaria o alergia a medicamentos o alimentos.
  • Los síntomas de la anafilaxia empezaron a los 30 minutos de la vacunación en la mayoría de casos (el 63%), en el 75% se administró adrenalina. Todos los pacientes se recuperaron.

La AEMPS recomienda no administrar una segunda dosis de la vacuna a aquellos pacientes que hayan presentado una reacción alérgica relevante tras la primera dosis.

¿Quién ha notificado efectos secundarios?

Las 1.555 notificaciones de efectos adversos significan que han ocurrido 137 casos por cada 100.000 dosis administradas de la vacuna.

La mayoría de ellas (el 89%) han sido notificadas por profesionales sanitarios (el 53% por médicos y el 35% por personal de enfermería) y solo el 11% por los propios ciudadanos.

Israel, el país más vacunado

En Israel, el país del mundo con un mayor porcentaje de población vacunada, menos de un 0,3% ha tenido efectos adversos lo suficientemente importantes como para que los notificaran los médicos (a 27 de enero de 2021).

  • Tras la primera dosis, 6.575 de los 2.768.200 israelíes vacunados buscaron atención médica por efectos adversos, lo que representa el 0,24%.
  • Después de la segunda dosis esta tasa fue del 0,26%, es decir, 3.592 de 1.377.827 personas vacunadas.

Igual que sucede en España, la mayoría de efectos adversos fueron leves y solo 17 casos por millón requirieron hospitalización después de la primera dosis y 3 pacientes por millón tras la segunda.