Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

Reinfectados por coronavirus
iStock by Getty Images

Durante todo el año de pandemia se han ido detectando casos de reinfección de coronavirus, aunque los médicos tenían dudas de si eras reinfecciones reales o una presencia latente del virus.

Los casos clínicamente confirmados de reinfección (se había analizado y el virus era diferente en el segundo contagio) eran tan poco, que se había considerado marginal.

Ahora, un estudio realizado por investigadores daneses, y publicado en la revista The Lancet, ha puesto cifras más exactas a esta posibilidad de reinfección.

EL RIESGO ES CINCO VECES MENOR

Los investigadores estudiaron un grupo de cuatro millones de personas para ver cuántos casos hubo de reinfecciones en la segunda ola, entre septiembre y diciembre.

De los más de 11.000 casos que habían dado positivo en la primera ola, solo 72 volvieron a contagiarse en la segunda. Comparándolo con el porcentaje total de contagios en la segunda ola llegaron a varias conclusiones:

  • Un 20% de la población puede volver a contagiarse.

A más edad bajan las defensas y crece el riego de reinfección

Dicho al revés, los ya infectados tiene cinco veces menos riesgo de contagiarse. Un 80% se mantiene plenamente protegido.

  • En el caso de los mayores de 65 años, el riesgo de contagio sube al 53%.

El porcentaje protegido se reduce a solo el 47%. Son cifras mayores de las que se habían dado. No obstante, estaban dentro de lo previsible, puesto que se sabe que los niveles de inmunidad bajan con los años.

LA IMPORTANCIA DE LA VACUNA

Dado lo que está en juego, los resultados enfatizan lo importante que es que se mantengan las medidas de protección incluso si ya se ha pasado la covid”, ha explicado el doctor Steen Ethelberg, coautor del estudio.

Este estudio también sirve para evidenciar que los programas de vacunación no pueden centrarse únicamente en la población que no ha pasado la enfermedad.

  • Se tendría que vacunar también a las personas previamente infectadas porque la protección natural no es fiable”, añade el doctor Ethelberg.

Especialmente en el caso de los mayores, es necesario esta protección extra que garantice unos buenos niveles de anticuerpos.

En la misma línea se expresa la propia The Lancet en un artículo de opinión: “La calidad, cantidad y duración de la protección que ofrece la infección natural son pobres en comparación con los niveles de anticuerpos neutralizantes y de las células inmunitarias inducidos por las vacunas”.

CASOS MÁS LEVES, PERO sí que contagian

El estudio no entra a valorar si las personas que se han reinfectado habían tenido una covid leve, grave o habían sido asintomáticos.

El nivel de protección que tienes según cómo has pasado la enfermedad sigue en investigación. Algunos estudios encaminan a pensar que una infección sintomática dota de niveles más altos de anticuerpos.

En todo caso, lo que sí se ha constatado es que las personas que se reinfectan tienen un riesgo menor de sufrir una covid grave la segunda vez.

La covid es más leve en la mayoría de reinfectados

Un informe del Sistema Público de Salud inglés, previo al danés, y publicado el pasado enero, cifraba el grado de protección en un poco más, el 83%.

Este informe lo que remarcaba es que los reinfectados, pese a la levedad del contagio, mantienen el virus en su nariz y garganta, y por tanto pueden ser contagiadores.

LA DURACIÓN DE LA PROTECCIÓN

Ni el estudio inglés ni el danés pueden aún aportar datos a largo plazo de cuánto aguanta la inmunidad en unos niveles aceptables.

Ambos se quedan en cinco y seis meses de inmunidad respectivamente, que coincide con el tiempo que había pasado desde el primer contagio hasta el final del estudio.

Como ya ha pasado un año desde los primeros casos de covid en Europa y no se ha visto un gran incremento de contagios entre aquellos infectados en la primera ola, podemos presuponer que la inmunidad mayoritariamente sigue. Pero ya son deducciones y no datos confirmados estadísticamente.

Sabemos que están protegidos contra la reinfección, pero también que esta protección no es total y no sabemos cuanto durará. No podemos obviar otras medidas de protección”, explica la doctora Susan Hopkins, coordinadora del estudio inglés.

EL ESTUDIO NO TIENE EN CUENTA LAS VARIANTES

Otro punto débil de estos estudios es que son previos a que las nuevas variantes se extendieran, en especial la cepa británica, que ya es mayoritaria en Europa.

Lo que se sabe hasta ahora es que las personas que activan el sistema inmunitario a través de un contagio natural pueden tener más recursos frente a las nuevas variantes.

  • Las vacunas aprobadas hasta ahora activan el sistema inmune introduciendo solo una proteína del virus.

La inmunidad natural reacciona a varias proteínas del virus, por tanto es más variada, aunque cree menos anticuerpos.