Por Pablo Cubí, periodista

Otro retraso y efectos secundarios crean dudas sobre las vacunas del coronavirus
iStock by Getty Images

El hecho de que un ensayo de una vacuna se detenga no significa necesariamente una mala noticia. Al contrario, puede ser una señal de que se están haciendo las cosas bien y con seguridad.

Ha pasado con la vacuna de Oxford, cuyos ensayos se han parado un par de veces y luego se ha continuado sin problemas. Ahora, sin embargo, ha coincidido una acumulación de noticias que han evidenciado que la vacuna podría no ser tan inminente en Europa y América.

Los políticos, como Donald Trump, que la daba casi por segura para noviembre, ya son menos tajantes.

La OMS no espera tener la vacuna antes de 18 meses

Desde la Organización Mundial de la Salud también han alargado el plazo inicial previsto para principios del 2021.

"La vacuna para el coronavirus tardará un mínimo de 18 meses", afirma ahora el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

JOHNSON & JOHNSON PARA SU ENSAYO

La multinacional Johnson & Johnson tiene la vacuna en fase 3, la más avanzada, apenas por detrás de la de Oxford y Moderna. Y hasta ahora sin problemas.

Sin embargo, esta semana ha tenido que detener el reclutamiento de nuevos voluntarios después de que uno de los que han probado su prototipo de vacuna tenga “una enfermedad inexplicable”.

  • Esta parada se hace para que unos expertos independientes comprueben si la enfermedad puede o no estar relacionada con la vacuna. Cuando se administra a tantos voluntarios miles, no es impensable que alguno enferme durante la prueba por otra causa.

La sorpresa, en este caso, es que el reclutamiento de los voluntarios había empezado solo el 23 de septiembre y apenas se habían vacunado una pequeña parte de los 60.000 voluntarios previstos.

VOLUNTARIOS DE MODERNA SE QUEJAN

Los medios estadounidenses han empezado a recoger las declaraciones de algunos de los voluntarios que se están poniendo la vacuna de la farmacéutica Moderna, que tampoco son tranquilizadores.

La segunda dosis te dejará sin vida, tendrás que tomarte un día libre”, explica una voluntaria de 50 años.

  • A ella le produjo fiebre alta, dolor de cabeza y agotamiento.
  • Otro voluntario, de 44 años, dijo que ya la primera dosis le mareó y tuvo décimas. Con la segunda tuvo dolor de cabeza, fiebre y escalofríos.
  • Otro voluntario, un joven de 20 años, señaló que había tenido 40 de fiebre.

La vacuna de la farmacéutica Pfizer, de un diseño similar, también ha dado más reacciones de las esperadas, según la cadena CNBC.

Estas informaciones no han sido comentadas por las farmacéuticas, que hasta ahora solo han anunciado oficialmente que los mayores de 70 años también consiguen suficientes anticuerpos.

UN VOLUNTARIO DE OXFORD SE CONTAGIA

Otro voluntario, esta vez de la vacuna de Oxford, el español Joan Pons Laplana, ha anunciado que se había contagiado de la Covid-19. Tenía síntomas leves.

Un voluntario español se ha contagiado leve de la Covid-19

Este dato por sí no significa nada, puesto que a la mitad de los voluntarios no les dan la vacuna sino un placebo para comparar resultados. Pero incluso si se ha contagiado, no es una mala noticia.

Muchas vacunas no evitan totalmente la enfermedad, sino que consiguen que los síntomas sean leves. Es lo que ha señalado Pons Laplana.

NO HAY NINGUNA VACUNA PARADA

Así pues, la vacuna de Oxford podría estar demostrando que es efectivamente muy eficaz y estar al final de la carrera.

La vacuna de Johnson & Johnson también podría seguir su curso si se confirma que el voluntario no enfermó por su culpa.

Y los efectos de las vacunas de Moderna y Pfizer se han de analizar en qué porcentaje se dan. Tampoco es raro que una vacuna tenga efectos puntuales no graves. Y estos no lo son.

Hay que esperar. De momento, eso sí, los expertos siguen hablando más de medidas preventivas y tratamientos contra la Covid-19, y menos de la vacuna.

Tags relacionados