Por Meritxell Batlle Cardona

Entre la escarpada Cordillera Cantábrica y el abrupto perfil de su costa, se extienden verdes y ondulantes valles que hacen de Asturias un destino de lo más diverso.

Sea por su abrupta naturaleza, por su sabrosa gastronomía o por el legado cultural que persiste tanto en grandes localidades como en pequeños pueblos, Asturias es un destino ideal para todo tipo de viajeros. Estos ocho planes conforman una ruta para conocer todas las facetas de esta comunidad autónoma. 

Oviedo y el Camino Primitivo

1 / 8 Oviedo y el Camino Primitivo

Los que busquen unas vacaciones llenas de actividad física pueden adentrarse al primer Camino de Santiago que existió, que va desde Oviedo hasta Grandas de Salime. Por el trayecto se asoman varios monasterios, cascadas y pueblos como el de Salas, que destaca por su Castillo de Valdés-Salas y por la Colegiata de Santa María la Mayor.

  • Tanto si se hace a pie o en vehículo, tampoco hay que dejar de visitar su capital, Oviedo, corazón cristiano y jacobeo de Europa. Aquí, uno puede visitar la Catedral de San Salvador, la Cámara Santa y todo su casco histórico, donde descubrir por qué Asturias es tan conocida por su gastronomía. 
Gijón

2 / 8 Gijón

A escasos 30 kilómetros de Oviedo, Gijón se erige como la principal ciudad costera de Asturias. Aquí uno puede relajarse y disfrutar a partes iguales: pasear por el Muro de San Lorenzo, divisar el mar desde el Elogio del horizonte o bañarse en alguna de sus playas.

  • Es una ciudad donde naturaleza y cultura van de la mano y donde tras una caminata por la senda costera, uno puede regresar al centro histórico para visitar sus monumentos o para sentarse a catar sidra y a comer especialidades locales como la renombrada fabada asturiana.
Oscos-Eo

3 / 8 Oscos-Eo

Esta zona del occidente de Asturias es un indispensable para aquellos que busquen calma en la naturaleza. La comarca de Oscos-Eco, concretamente el pueblo de Taramundi, fue pionera del turismo rural en España que se ha convertido en una reserva etnográfica y cultural con varios museos, monasterios y palacios.

  • Aquí, se puede visitar la cascada Seimeira en Santa Eulalia de Oscos, la Ruta del Ferrocarril en San Tirso de Abres o el Camino de Santiago en la Costa.
  • En la comarca asturiana más occidental, mientras uno se relaja y conecta con el entorno, también puede conocer un patrimonio rural diverso y valioso. 
Covadonga

4 / 8 Covadonga, Picos de Europa y Cangas de Onís

A unos 80 kilómetros de Oviedo y de Gijón, el oriente de Asturias es un paraíso para los amantes de la montaña. Conocido como el techo del Cantábrico, acoge las altas cumbres de los picos de Europa, el Parque Nacional más antiguo de España y Reserva de la Biosfera, donde uno puede emprender varias rutas.

  • Es un paraje natural en el que se puede disfrutar también de enclaves culturales como el Real Sitio de Covadonga y la ciudad de Cangas de Onís. Sin olvidar que cerca se encuentran las fotogénicas villas costeras de Ribadesella y Llanes. 
Playa de Gulpiyuri

5 / 8 Playa de Gulpiyuri

Entre ambas localidades costeras se encuentra uno de los tesoros más preciados de Asturias: la playa de Gulpoyuri. ¿Por qué? La respuesta es fácil: es una playa interior. Así, sin salida directa al mar, sus 50 metros de arena blanca se esconden entre el verde de los prados de la zona asturiana de Llanes.

  • La playa se originó tras el hundimiento de una cueva que a día de hoy permite el paso de las mareas y del oleaje y que ha creado una perla esmeralda en medio del Cantábrico.
  • Es perfecto para un baño y para detenerse a contemplar las chimeneas por las que la presión de las olas hace que el agua salga disparada, ya que forma parte de la ruta de los bufones de Llanes.
Valle del Nalón

6 / 8 Valle del Nalón

Hacia el interior, la comarca del Nalón debe su nombre al río Nalón, el más largo de Asturias. En el curso alto del río se encuentra el valle homónimo, que cuenta la vida rural de quienes han vivido aquí durante siglos en sus museos de la Minería, el Ecomuseo de Samuñao y el Pozo Sotón. 

  • Tras una visita cultural, uno puede adentrarse en la naturaleza en estado puro en el Parque Natural de Redes, declarado Reserva de la Biosfera.
  • Aquí esperan bosques, ríos y una flora y fauna que prácticamente no encuentra obstáculos, un enclave ideal para practicar un "baño de bosque" sumergiéndose a él con los cinco sentidos. 
Cabrales

7 / 8 Cabrales

Pocos nombres sugieren más. El queso es el protagonista de esta tierra, donde se produce uno de los quesos azules más afamados del mundo. Aquí, uno puede visitar un museo especializado en este producto y degustarlo en alguna de sus queserías.

  • Pero Cabrales también destaca por sus cumbres, como el Picu Urriellu, desde donde se obtienen unas vistas impresionantes.
  • Además, en el concejo de Cabrales se encuentra Sotres, una de las puertas de entrada a los Picos de Europa, donde conviven ganaderos, hosteleros, lugareños y visitantes con intereses muy diversos. 
Cudillero y sus playas

8 / 8 Cudillero y sus playas

Este pequeño pueblo pesquero es una estampa única y una historia de identidad que con los años se ha convertido en uno de los enclaves gastronómicos y culturales más frecuentados de Asturias.

  • Tras visitar y comer en Cudillero, merece la pena acercarse al Faro de Cabo Vidio y recorrer la costa occidental asturiana, donde se encuentran acantilados, vistas panorámicas y arenales como la playa del Silencio.

Tags relacionados