Por Diana Llorens

depresion confinamiento

El confinamiento provocado por la pandemia de COVID-19 es una situación que puede afectarnos a nivel psicológico, generando ansiedad y miedo.

Y en las personas que ya sufrían antes algún problema como la depresión, puede tener un impacto aún mayor.

Cómo afecta el confinamiento a las personas con depresión

La situación de incertidumbre creada por la expansión del nuevo coronavirus y el hecho de tener que estar encerrados en casa durante un largo periodo de tiempo puede incrementar que todos tenemos de forma habitual.

En alguien que tiene un trastorno relacionado con la ansiedad o la depresión ya de base, seguramente hará que incremente esta ansiedad que ya todos nosotros tenemos acrecentada”, comenta la Dra. Iria Grande, psiquiatra y secretaria de la Sociedad Española de Psiquiatría (SEP).

En psiquiatría, como en todas las enfermedades, hay distintos niveles de gravedad de las enfermedades. En el caso de la depresión, esta se puede manifestar de diferentes maneras:

Nuestra ansiedad ya es mayor de por si, tengamos o no un problema mental de base

  • Trastorno depresivo mayor: es un trastorno emocional que causa un sentimiento de tristeza constante, una pérdida de interés en realizar diferentes actividades y un pensamiento constante de que el futuro no tiene sentido. Estas personas, en una situación de confinamiento tienen más puntos de tener una posible recaída o tener más síntomas depresivos o ansiosos si no están del todo recuperados”, comenta la Dra. Iria Grande.
  • Trastorno adaptativo ansioso-depresivo: es una reacción común ante una situación que genera un nivel elevado de ansiedad y que podemos sufrir todos en un momento determinado como, por ejemplo, ante un examen. “Si uno ya tiene este nivel de ansiedad un poco más alto, una situación de confinamiento hará que esta ansiedad de base sea un poco más elevada”, detalla la doctora.

La Dr. Grande explica que el confinamiento puede hacer incrementar la ansiedad que todas las personas tenemos de forma habitual. Sin embargo, “como mayor gravedad haya en el problema de salud mental, seguramente será más difícil el manejo de la ansiedad que representa el confinamiento”, comenta.

¿Cómo gestionar la ansiedad?

La Sociedad Española de Psiquiatría ha establecido una serie de recomendaciones para afrontar el distanciamiento social, la cuarentena y el aislamiento que son importantes para la sociedad en general, y también para gente con algún trastorno de salud mental:

  • Ser conscientes del riesgo que correríamos nosotros mismos y nuestro entorno si no seguimos las recomendaciones. Para ello, es necesario estar al día sobre lo que está ocurriendo, pero evitar la sobreexposición a la información.Sobre todo debemos acudir a los medios que tengan una información más contrastada, más fiable, y evitar estar conectado 24 horas a los medios de comunicación”, comenta la Dra. Iria Grande.
  • Mantenerse conectado socialmente. Estar en contacto con nuestro entorno social nos ayudará a reducir la ansiedad, la depresión, la soledad y el aburrimiento. Para ello, lo más recomendable son las llamadas y las videollamadas.
  • Utilizar medios prácticos para relajarse. La doctora Grande recomienda recuperar nuestros hobbies que tenemos abandonados y a los que ahora podemos dedicar tiempo. “Son válvulas de escape y actividades placenteras que reducen el estrés y la ansiedad”, comenta.

¿A dónde deben acudir las personas con depresión?

Para la gente que esté en un episodio depresivo agudo, nuestro sistema de salud mental continua activo, recuerda la Dra. Grande.

En lugar de visitas presenciales, se están realizando visitas telefónicas o telemáticas para mantener el seguimiento. También se mantiene el contacto vía mail, que ya estaba activo antes del confinamiento.

  • Si tenemos que realizar cambios de medicación nosotros los hacemos en los centros de salud mental y eso queda reflejado en la receta electrónica y las farmacias lo visualizan”, comenta la doctora. De este modo, no es necesario que los pacientes acudan al ambulatorio a buscar la receta y se reduce el riesgo de contagio.

Para aquellas personas que consideren que están sufriendo una crisis de angustia grave, la doctora recomienda “que no acudan a urgencias del hospital ya que en estos momentos están colapsados y aumenta la probabilidad de contagiarse del coronavirus”.

En estos casos, si ya están en seguimiento en un centro de salud mental pueden contactar con él a través del teléfono o por mail.

Si no tienen contacto con la red de centros de salud mental, deben contactar con su médico de cabecera. Tenemos los mecanismos para tratar este tipo de síntomas, aunque no sea de forma presencial”, recuerda la doctora.

Tags relacionados