Por Diana Llorens

conjuntivitis coronavirus

Los ojos son una de puerta de entrada de virus a nuestro cuerpo. Por ello, debemos prestar la máxima atención a su salud e higiene, y evitar tocarlos continuamente, especialmente en la actual situación de pandemia causada por la COVID-19.

Además, durante estas semanas de confinamiento han estado muy poco expuestos a alérgenos. Por eso ahora, con la desescalada gradual y el aumento de las salidas a la calle, hay que tener aún más cuidado ya que, según alertan desde el Centro de Oftalmología Barraquer, pueden aumentar los casos de conjuntivitis alérgica.

estamos en época de alergias

El pasado mes de enero fue el más cálido desde que se tienen registros, con una temperatura media global de 1,14 ºC por encima del promedio a lo largo del siglo XX.

  • Las abundantes lluvias de febrero y marzo, y la reducción de la contaminación por el confinamiento, hacen pensar que habrá más casos de conjuntivitis alérgicas que en años menos cálidos porque hay más polen.
  • Ahora que han empezado las medidas de alivio del confinamiento y se puede empezar a salir a pasear y hacer deporte al aire libre, muchas personas notarán como se intensifican los síntomas de la conjuntivitis alérgica.

Síntomas de la conjuntivitis alérgica

La conjuntivitis alérgica se da cuando:

  • La conjuntiva (una membrana que recubre el ojo y el interior de los párpados) se inflama debido a una reacción frente a un agente externo (como puede ser el polen, los ácaros o la caspa de los animales, entre otros factores).

“Generalmente tendremos los ojos rojos y sobre todo un síntoma clave: el picor. También se puede acompañar de otros síntomas extraoculares como el picor nasal y/o en la zona posterior del paladar”, comenta el doctor Lamarca, oftalmólogo del Centro de Oftalmología Barraquer.

Diferencias respecto a la conjuntivitis vírica

Para poder abordar correctamente la conjuntivitis alérgica, es importante diferenciarla de la conjuntivitis vírica.

  • En la conjuntivitis vírica también se produce un enrojecimiento de los ojos, pero, como indica el Dr. Lamarca suele dar mucha inflamación y el síntoma suele ser similar a si tuviésemos arenilla en los ojos.
  • Además, la conjuntivitis vírica, a diferencia de la alérgica, suele ir acompañada de fiebre y molestias en las amígdalas.

Prevención de las alergias oculares

Lo más importante es identificar qué produce la alergia para poder evitarlo. “Si esto no es posible, debemos de extremar las medidas higiénicas, como no tocarse los ojos, y lavarse párpados y pestañas con agua y jabón sin que entre en contacto con el ojo”, señala el Dr. Lamarca.

  • Las medidas de higiene ocular, especialmente evitar tocarse los ojos, son especialmente importantes en el momento actual para evitar el contagio de la COVID-19, ya que se sabe que los ojos son uno de las principales puntos de entrada del virus a nuestro organismo.

Si las medidas de higiene no son suficientes y los síntomas persisten y provocan malestar, se debe acudir al oftalmólogo. “Es importante que cuando las molestias se acompañan de una pérdida brusca de visión, gran inflamación o dolor ocular, hay que acudir a urgencias sin dudarlo”, advierte el doctor Lamarca.

Tags relacionados