Por Soledad López, periodista especializada en salud

Descubren los factores epigenéticos que predicen la Covid grave
iStock by Getty Images

Desde que estalló la pandemia del coronavirus, se han identificado múltiples factores de riesgo que aumentan el riego de sufrir Covid-19 grave, pero todavía sigue siendo un misterio el porqué hay personas jóvenes y sanas (y sin factores de riesgo) que enferman gravemente de Covid-19 mientras otras son asintomáticas.

La respuesta podría estar en la genética, o más bien en la epigenética, que son los interruptores químicos que regulan la expresión de los genes, es decir, que se activen o se desactiven.

Una investigación llevada a cabo por los investigadores Manel Esteller y Aurora Pujol y publicada en EBiomedicine ha demostrado la relación entre epigenética y Covid y ha concluido que un 13% de la población tiene una firma epigenética que la predispone a sufrir la enfermedad en su forma más grave aunque estén sanos.

Estudio genético de enfermos graves y asintomáticos

Factores de riesgo como la edad avanzada, la obesidad, la hipertensión, la diabetes o alteraciones inmunes se asocian a una mayor gravedad de la Covid, pero ¿qué ocurre con aquellas personas que no presentan estos factores y acaban en la UCI?

Para dar respuesta a esta cuestión, los investigadores estudiaron el material genético de 400 personas que habían dado positivo de Covid y que no pertenecían a ningún grupo de riesgo.

  • Todas ellas eran personas sanas, menores de 62 años y sin comorbilidades (enfermedades que aumentan el riesgo de Covid grave).
  • Algunas de ellas habían contraído la infección con apenas síntomas y otras fueron ingresadas y requirieron asistencia respiratoria.

¿Qué diferencia había entre unas y otras? La epigenética. El equipo de investigación observó que había variaciones epigenéticas (en los interruptores químicos que regulan la actividad del ADN) en las personas que habían desarrollado la infección en su forma más grave.

Tres factores epigenéticos que marcan la diferencia

Concretamente, el estudio ha identificado tres factores epigenéticos que podrían predecir la gravedad de la enfermedad. En palabras del Dr. Esteller, director del Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras, profesor de investigación del ICREA y catedrático de Genética en la Universidad de Barcelona:

  • "El primero tiene que ver con la expresión de genes que provocan una respuesta inmune demasiado fuerte". En concreto con el gen AIM2.
  • "El segundo, con una respuesta inflamatoria excesiva" asociada al gen HLA-C.
  • Y el tercero, "con desajustes metabólicos que también desencadenan enfermedades como la obesidad y la diabetes" vinculados al gen PM20D1.

Un 13% de la población tiene la firma Epicovid

El estudio revela que hasta un 13% de la población tiene esta firma epigenética que sus autores han bautizado como EPICOVID.

"Esto significa que hay un 13% de población sana que si algún día contrae el virus tendrá un elevado riesgo de enfermar gravemente" ha advertido el Dr. Esteller.

"Se trata de un grupo de población de máximo riesgo y al que debemos prestar atención", ha asegurado la Dra. Aurora Pujol, profesora del ICREA, genetista del Consorcio de Investigación en Red de Enfermedades Raras (CiberER) y jefa del Grupo de Enfermedades Neurometabólicas del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL).

El hallazgo abre las puertas a diseñar calculadoras que combinen datos epigenéticos con datos genéticos y poblacionales para poder detectar la población con más riesgo de Covid grave. Y esto tiene muchas ventajas:

  • Se podrá identificar con mucha más precisión y antelación si una persona con Covid requerirá hospitalización o puede ser controlada de forma ambulatoria.
  • Ayudará a detectar aquellos perfiles de alto riesgo donde la vacunación es más urgente.
  • Orientará sobre qué tratamientos utilizar cuanto antes para evitar que la infección empeore.
  • Abre vías a desarrollar fármacos para regular la expresión de los genes implicados en la Covid grave. Ya se hace en cánceres como la leucemia o el sarcoma y podrían usarse también en la infección por coronavirus.

Todo un reto por delante que, a tenor de los pasos de gigante que está dando la ciencia en los últimos meses, quizá veamos pronto.

Tags relacionados