Descubren las neuronas culpables de los atracones de comida y cómo controlarlas

Un equipo de científicos ha identificado las redes neuronales que provocan un comportamiento compulsivo a la hora de comer. Desarrollar fármacos que frenen esa excitación neuronal podría ser la solución a los atracones y a la obesidad.

Actualizado a
Descubren las neuronas responsables de los atracones
iStock by Getty Images

Controlar las neuronas responsables de la conducta compulsiva a la hora de comer puede ser una solución a la obesidad.

Dr. Francisco Marin
Dr. Francisco Marín

Médico de Atención Primaria

Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Los trastornos alimentarios y la obesidad son enfermedades complejas y con graves consecuencias para la salud física y mental. Los intentos por modificar esas conductas alimentarias de riesgo mediante fármacos han fracasado hasta ahora.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Colonia en Alemania ha descubierto un enfoque completamente nuevo para abordar los atracones alimentarios que llevan a la obesidad: controlar las neuronas responsables de la conducta compulsiva a la hora de comer. Los resultados del estudio se han publicado en Nature Metabolism.

Atracones de comida

El trastorno por atracón es un trastorno de la conducta alimentaria grave en el que la persona consume grandes cantidades alimentos y es incapaz de parar.

Genera sentimientos de culpabilidad que la persona puede compensar haciendo dieta estricta o tratando de comer menos, pero esas restricciones acaban llevándola de nuevo a más atracones.

Normalmente, las personas que sufren este trastorno suelen ser obesas, aunque también puede tener un peso normal. De hecho, la obesidad están provocada en muchos casos, aunque no siempre, por una ingesta excesiva de comida, es decir, por atracones.

Según señala la Clínica Mayo, los atracones se caracterizan por las siguientes señales:

  • Comer grandes de comida durante un tiempo determinado, por ejemplo dos horas.
  • Comer con rapidez.
  • Sensación de que se pierde el control sobre lo que se ingiere.
  • Seguir comiendo a pesar de estar lleno o no tener hambre.
  • Sentirse culpable o avergonzado tras el atracón.
  • Comer a escondidas.

Las neuronas culpables de los atracones

Los factores conocidos que aumentan el riesgo de sufrir atracones son los antecedentes familiares, hacer dieta estrictas o trastornos psicológicos como la ansiedad, la depresión o el trastorno bipolar.

Pero estos factores no explican la causa última de ese comportamiento desenfrenado a la hora de comer.

Investigadores de la Universidad de Colonia han descubierto las neuronas (células nerviosas) responsables de ese comportamiento compulsivo a la hora de comer.

Los científicos han demostrado que hay un grupo de neuronas en el hipotálamo del cerebro (llamadas AgRP) que a su vez regulan la excitabilidad de las células nerviosas en la corteza cerebral, lo que estimula la ingesta de alimentos. Este proceso se realiza gracias a una enzima concreta, la autotaxina.

Pues bien, los investigadores han visto que si se inhibe esta enzima mediante fármacos puede reducirse significativamente tanto la ingesta excesiva de alimentos después del ayuno como la obesidad en modelos animales.

"Los datos del estudio muestran que las personas que tienen esta enzima alterada tienen más probabilidades de tener sobrepeso y padecer diabetes tipo 2", señala el profesor Robert Nitsch, uno de los autores del estudio.

"Esta es una fuerte indicación de que inhibir la enzima autotaxina puede ser una terapia eficaz contra la obesidad, y actualmente estamos desarrollando su uso en humanos", añade.

Cómo frenar la obesidad

Encontrar fármacos que controlen la excitación neuronal que aumenta las ganas de comer podría ser un gran paso para luchar contra la obesidad, que es factor de riesgo de diabetes, enfermedades cardiovasculares o cáncer. De hecho, la obesidad es la causa de al menos 13 tipos de cáncer y responsable de al menos 200.000 nuevos casos de cáncer al año en Europa.

Desde 1975, la obesidad casi se ha triplicado en todo el mundo, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El 59% de los adultos y casi uno de cada tres niños (29% de niños y 27% de niñas) tienen sobrepeso u obesidad en Europa.

Pero hasta que este tipo de fármacos no lleguen, debe frenarse la obesidad con las herramientas que tenemos. Si tienes un comportamiento compulsivo a la hora de comer, probablemente las dietas restrictivas no te funcionen porque acabarás alternando periodos de restricción calórica con otros de ingesta desenfrenada.

En estos casos, es importante que te pongas en manos de un dietista nutricionista que planifique bien tu dieta y, si es necesario, acude al psicólogo. El trastorno por atracón se incluye dentro de los trastornos de la conducta alimentaria y puede tratarse con la intervención psicológica adecuada.