Por Pablo Cubí, periodista

evitar contagios coronavirus invitados casa

Llevamos unos 70 días de medidas restrictivas de confinamiento.

Somos seres sociales. Es normal el ansia de quedar con familiares y amigos. Celebrar el reencuentro.

Es incluso muy sano, para nuestra estabilidad emocional. Quedar para vernos sí, invitar sí, pero con cabeza.

¿NO ES MUY PRONTO PARA INVITAR A GENTE?

Después de tanto esfuerzo por mantener el aislamiento, es lógico un cierto miedo por echarlo ahora todo por la borda, reuniéndonos demasiados demasiado pronto.

Por eso las autoridades lo han sopesado. No permiten encuentros de más de diez personas en la primera fase.

Los reencuentros rebajan la ansiedad del confinamiento

Y también han valorado, la importancia de que se den esos encuentros.

Hemos visto que han aumentado los casos de ansiedad provocados por el distanciamiento social”, explica el doctor Jorge Hernández, especialista en Medicina General y miembro del equipo médico de la aseguradora Elma.

  • Por tanto, recuperar los contactos es bueno. Siempre que se haga bien.

¿A QUIÉN PUEDO INVITAR?

Está claro que la primera norma es estar todos bien. Cualquier invitado, ante la mínima sospecha de síntomas, no puede ir ni con mascarilla.

Todos los invitados han de ser conscientes de que pueden ser un riesgo potencial.

  • No olvidemos que se calcula que el contagio puede venir en un 25 a 50% de casos asintomáticos. Estar aparentemente sano no es ninguna garantía.
  • Tampoco podemos confiar ni en los contactos más cercanos.

Hasta el familiar o amigo más íntimo puede ser un caso asintomático

El parentesco estrecho o el nexo sentimental no pueden cegarnos, hay que estar vigilantes”, advierte el doctor Hernández.

Las personas con más riesgo, como ancianos o personas con problemas crónicos (diabéticos, hipertensos...), pueden asistir también. Y extremaremos las medidas con ellos.

CÓMO PREPARO LA CASA

  • Adecúa el número de invitados al tamaño de la estancia. Si la casa es pequeña, no traigas nueve comensales.
  • La casa ha de estar ventilada. Hay que abrir ventanas antes y después de la cita.
  • Si la cita puede ser en la terraza, mejor, en lugar de una habitación cerrada.
  • Siempre queremos tener la casa limpia y arreglada. Simplemente, ahora esmérate. En el lavabo, usa lejía diluía en agua. Y pasa un paño por los pomos.
  • Tampoco nos obsesionemos. No es necesario ir descalzos, limpiar las ruedas de los cochecitos de niños. El virus no circula tanto por la calle como hace unas semanas.

RECOMENDACIONES EN EL MENÚ

Al preparar el menú actúa como los chefs de un restaurante.

  • Mejor si preparas la comida con mascarilla. Y las manos lavadas a menudo.
  • Lava bien todos los ingredientes, sobre todo los que no vayas a cocinar.
  • Los platos preséntalos siempre tapados para que ningún comensal los contamine al hablar.

Este coronavirus no se ha descrito contagio por la comida -recuerda el doctor Hernández-. Pero no hay seguridad plena y otros virus sí se transmiten así. La higiene nunca sobra”.

  • No hagas platos de pica pica, donde todos pongan el cubierto o la mano en el mismo plato.
  • Mejor si ya lo tienes emplatado en raciones individuales, para controlar tú mismo la distribución.

LAS NUEVAS NORMAS SOCIALES

Tenemos que acostumbrarnos a las nuevas etiquetas sociales. Al menos un tiempo. Ya sabemos que es difícil.

Habla a dos pasos de distancia de tu interlocutor, te acostumbrarás

  • Nada de dar la mano. Es una de las principales fuentes de contagio vírico. Si es raro lo de darse el codo, chocar los nudillos por ejemplo, antes que un apretón de manos.
  • ¿Y un abrazo a la familia? No es aconsejable, pero no seamos extremistas. “Si es un momento y los dos con mascarilla, el riesgo de contagio es muy bajo”, admite el doctor.
  • La mascarilla es importante. Si todos la llevamos con naturalidad, dejará de ser raro.
  • Mantengamos la distancia en lo posible. Es solo hablar a dos pasos de distancia no a gritos. En poco tiempo nos habituaremos.
  • Nada de fumar. Se ha comprobado que el humo del tabaco y otros dispositivos aumenta las gotitas a través de las que viaja el coronavirus y, por tanto, el riesgo de contagio.

ORDEN EN LA MESA

  • Al sentarse en la mesa, las distancias entre comensales ya no deben ser iguales:
  1. Los que conviven en una misma casa pueden estar más juntos.
  2. Los invitados mayores o con más riesgo, hay que dejarlos a más distancia.
  • Cuanto menos rato estemos sin mascarilla para comer, más se reduce el riesgo de contagio. Acostumbrémonos a llevarla antes y después de la cena.

¿Puede parecer exagerado? Es como una lotería, si estáis más tiempo sin mascarilla, más números de que te contagies tienes.

  • Procura que no haya muchos elementos que pasen de mano en mano: salero, vinagreras, cesta del pan...

Y CUANDO SE MARCHA la gente...

Está bien hacer un repaso de las superficies con alcohol diluido al 70% o algún desinfectante.

A medida que pasen las semanas, se podrán relajar algunas medidas

Sin excesos, la Organización Mundial de la Salud ha relativizado el contagio del coronavirus a través de las superficies

Todos estos controles deben ser más estrictos mientras siga habiendo alto riesgo de rebrote. Si el virus circula menos, podremos relajar en parte. Paciencia.

Pero recuerda que son medidas de higiene útiles siempre. "Hay muchos otros virus, algunos graves, que podemos prevenir así también", recuerda el doctor.

Tags relacionados