La sumisión química: qué es, cómo te afecta y cómo contrarrestarla

Utilizar medicamentos psiquiátricos o drogas para anular la voluntad y cometer delitos está creando una fuerte alarma social, porque se extiende su uso. No son difíciles de conseguir gracias a internet. Sepamos cuáles se utilizan y cómo puedes contrarrestarlos.

Actualizado a
Pablo Cubí
Pablo Cubí del Amo

Periodista

La sumisión química: qué es, cómo te afecta y cómo contrarrestarla
iStock by Getty Images

El Rohypnol, la burundanga o la ketamina son las drogas más utilizadas para la sumisión química.

La sumisión química consiste en "la administración de sustancias sin el conocimiento del individuo con el fin de modificar su estado de consciencia o anular su voluntad", nos especifica Cristina Fernández, coordinadora del Centro de Información del Medicamento del Consejo General de Colegios Farmacéuticos.

Es uno de los delitos que más alarma crea sobre todo entre los padres, puesto que su uso más habitual es para intentar aprovecharse sexualmente de una chica joven. Aunque también se extiende su uso para robos.

sumisión provocada por el alcohol

Lo primero es señalar que no hay que buscar drogas exóticas para encontrar la principal causa de sumisión química. Hasta el 80% de veces en que se aprovechan de alguien para cometer un delito es simplemente con alcohol.

Ocho de cada diez delitos los cometen cuando la persona ha bebido o le han dado de beber demasiado

Por eso, no por sabido, se ha de dejar de hacer hincapié en que ese es el principal peligro. El alcohol es socialmente aceptado y por eso su consumo excesivo entra dentro de los actos que más justificamos como sociedad. Parece como si no pudieran evitarse y formen parte ineludible de la diversión sobre todo entre la juventud.

Educar en el uso responsable a los hijos pasa por informarles de que, más allá de los daños que provoca el exceso de alcohol en nuestro cuerpo, ponemos facilidades a que se aprovechen de ellos.

Las víctimas pueden ser de cualquier edad. Por estadística, el perfil más habitual son chicas de menos de 30 años.

El perfil del agresor puede sorprender porque no siempre es un desconocido. Puede ser una persona de su entorno, un amigo con el que se ha salido de fiesta y que no siempre ve la gravedad de su delito.

las drogas de la sumisión química

En el 20% de casos restantes, el método más conocido de sumisión química es el de dar un fármaco psicoactivo: "Podrían ser ansiolíticos o sedantes, principalmente benzodiacepinas, o con efecto anestésico", enumera la farmacéutica Cristina Fernández.

El medicamentos más usado en la sumisión química es un sedante, el Rohypnol, conocido como rufi

Son medicamentos muy generalizados en tratamientos de trastornos mentales. El más conocido es el diazepam, pero no provoca efectos tan llamativos anestésicos.

  • De todas la gama de estos medicamentos, el utilizado para la sumisión química es el Rohypnol, el nombre comercial del flunitrazepan.

Es una pastilla blanca, sin olor de acción rápida. Los jóvenes lo denominan rufi o R-2. Te adormece. Provoca lagunas de memoria. No te la borra del todo. A veces se recuperan los aspectos olivados y otras no.

¿qué pasa si te echan drogas en TU BEBIDA?

El Rohypnol combinado con alcohol hace que su efecto aumente. Igual como pasa con otros medicamentos.

Los efectos secundarios de esta mezcla son visibles a los pocos minutos tras tomar una bebida a la que han añadido alguna sustancia:

  • La pérdida de memoria es muy habitual, como queda constancia.
  • También provoca bajada de la presión arterial y taquicardia.
  • Visión doble.

Se puede inyectar la droga con agujas, pero lo habitual es verter la sustancia en la bebida

Los efectos de estas sustancias pueden durar hasta 8 o 10 horas. Por ello en las situaciones dónde ha habido abuso usando este método, la víctima se despierta al día siguiente con sensación de cabeza totalmente embotada y sin recordar casi nada de lo sucedido.

Se empezó a utilizar como sedante en operaciones en la década de los ochenta del siglo pasado en Europa. Su utilización como droga para aprovecharse y cometer delitos se extendió en los noventa, sobre todo en Estados Unidos, donde está prohibida su venta.

El uso de drogas exóticas

"Por supuesto, las drogas de abuso también alteran la consciencia, el comportamiento y la voluntad", nos recuerda Cristina Fernández. Por eso, en un porcentaje más bajo de casos, también se utilizan algunos tipos de estas drogas:

  • El éxtasis líquido, el GHB (gamma hidroxibutirico) no tiene nada que ver con el éxtasis más popular. No es un estimulante. Tiene el efecto contrario: somnolencia y confusión.
  • La ketamina se ha popularizado por su bajo coste. Es una droga con propiedades sedantes y adormecedoras. En dosis altas da también alucinaciones y delirios.
  • La burundanga (escopolamina) es de las últimas drogas que se han relacionado con la sumisión química pero su utilización es muy baja. Es de las que tiene un efecto más grande sobre la memoria de la víctima.

La burundanga ha dado mucho juego literario pues no tiene olor ni sabor y pasar un simple pañuelo puede bastar para administrarla.

Cómo evitaR la sumisión QUÍMICA

Estas drogas desaparecen con rapidez del cuerpo. En la burundanga no deja rastro en la sangre y la ketamina en un par de horas.

Por eso es difícil demostrar las agresiones. Además, como relajan a la víctima, no hay signos de violencia.

Para contrarrestar la posible sumisión química, es importante ser consciente de que puede pasar y estar atentos.

  • "La mejor medida es la prevención: no abusar del alcohol ni consumir drogas, no mezclar sustancias farmacológicamente activas", apunta la farmacéutica Fernández
  • "Hay que vigilar la comida y bebida que se está consumiendo, y desconfiar del ofrecimiento de algo que no has pedido", añade.
  • En ocasiones se administra con una aguja, tanto el Rohypnol como el éxtasis líquido. Hay que alarmarse al sentir ese pinchazo en brazo o pierna y ponerse en alerta.
  • "Se debe pedir ayuda inmediata en caso de presentar signos: somnolencia excesiva, desorientación, visión borrosa u otros signos de excesiva alteración de la consciencia", concluye la farmacéutica.

Mejor acudir a una persona de confianza que te ayude. Ir a urgencias a un hospital y que te acompañe esa persona. Lo ideal sería poder llamar también a la policía para informar de lo que crees que te ha pasado y el local.