Por Soledad López, periodista especializada en salud

chicle sin azucar

"Si no puedes lavarte los dientes, mastica chicle sin azúcar". Seguro que has oído más de una vez esta y otras bondades de los chicles sin azúcar. Ahora, un nuevo estudio viene a corroborar esta afirmación:

  • Investigadores de la Facultad de Odontología, Ciencia Oral y Craneofacial del King's College de Londres han encontrado evidencias de que las personas que mastican habitualmente chicle sin azúcar desarrollan un 28% menos caries.

Pero, ¿cómo actúa exactamente el chicle en nuestra salud bucal?, ¿realmente masticarlo puede sustituir al cepillado?, ¿puede tener efectos negativos o todos son beneficios? La Dra. Conchita currull, reconocida especialista en odontología y fundadora de la clínica que lleva su nombre, nos aclara las dudas.

Qué ocurre al masticar chicle sin azúcar

El primer beneficio es que, mientras lo haces, no estás masticando un chicle con azúcar o una golosina. Y eso, obviamente, es bueno para tus dientes. Por tanto, "no es que el xilitol que contiene te proteja de la caries, sino que probablemente evita que tomes otros productos con azúcar que sí la provocan", asegura la Dra. Conchita Curull.

Dicho esto, sí es cierto que tiene otras acciones positivas en tu salud bucal:

Estimula la salivación

  • El simple hecho de masticar chicle aumenta la secreción de saliva. Y esto es muy beneficioso justo después de comer, sobre todo si la comida ha sido copiosa o con azúcares, porque los ácidos que se generan reducen el pH de la boca y atacan la capa superficial del esmalte.
  • Pero si te llevas a la boca un chicle sin azúcar, empiezas a segregar saliva, y esta neutraliza automáticamente ese pH ácido.

El chicle sin azúcar neutraliza los ácidos que dañan el esmalte

  • De hecho, tras una comida pesada es mejor masticar enseguida un chicle con xilitol y dejar pasar media hora para realizar el cepillado de dientes (si lo haces justo después de comer frotarías el ácido por los dientes con el cepillo y dañarías aún más el esmalte).

Tiene cierta acción antibacteriana

  • En ningún caso el xilitol puede compararse con un antibiótico, insiste la odontóloga, pero sí puede contribuir a frenar la actividad de las bacterias que originan la caries.
  • Para lograr este efecto antibacteriano, asegura la doctora, los chicles deben contener al menos 5 g de xilitol.

Nunca puede sustituir al cepillado

Aunque masticar un chicle sin azúcar justo después de comer ayuda a neutralizar los ácidos que dañan el esmalte porque estimula la salivación, en ningún caso tiene el efecto de cepillarse los dientes. "Puede ser un recurso si no puedes lavarte los dientes tras una comida si estás fuera de casa, pero nunca tendrá la acción del cepillado", remarca la doctora.

Y si hay un cepillado que en ningún caso puede ser sustituido por un chicle con xilitol, ese es el de la noche:

  • "Por la noche la boca permanece en reposo, no hablamos, no tragamos, no se produce saliva.... y si no nos cepillamos bien los dientes antes de dormir la acción de las bacterias puede ser demoledora y se formará placa bacteriana que atacará dientes y encías", aclara Curull.

¿Combaten el mal aliento o lo enmascaran?

Según la odontóloga, lo enmascaran, igual que los caramelos de menta. "Cuando pase el efecto del xilitol, el mal aliento regresará a la boca".

  • "El 90% de las causas de la halitosis es oral: puede estar producida por una caries o un problema de encías como la gingivitis o la periodontitis. Obviamente, el xilitol no va a solucionar esos problemas".

¿En exceso son malos?

Masticar constantemente chicle puede dañar la articulación temporomadibular (entre el hueso temporal y la mandíbula). Esto ocurre, nos cuenta la doctora, en las personas que dejan de fumar y están constantemente masticando chicle, lo que puede provocar tensión y dolor en la mandíbula, la zona del oído e incluso las cervicales.

De hecho, se considera que masticar chicle durante más de 20 minutos al día ya puede sobrecargar esta articulación y desgastar los dientes.

Por eso, en aquellas personas que sufren bruxismo no se recomienda masticar chicle porque sus dientes y articulación temporomandibuolar ya están más desgastados.

Además, un exceso de xilitol (40 g al día) tiene efectos laxantes.

Si tienes la boca seca, mastica chicle sin azúcar

Como decíamos, la saliva neutraliza los ácidos que dañan los dientes y realiza un efecto de barrido o limpieza, por eso a las personas que sufren de boca seca (xerostomía) les va bien masticar chicle sin azúcar para estimular su producción. La boca seca es más habitual:

  • En la menopausia debido a la bajada de estrógenos.
  • Si se toman fármacos antidepresivos.
  • Cuando se realizan tratamientos de quimioterapia.

En estos casos, se recomienda beber agua con frecuencia y, en momentos puntuales de sequedad bucal, masticar un chicle con xilitol o, aún mejor, chupar caramelos de limón sin azúcar porque el limón estimula la salivación.

Bibliografía:

  • A Systematic Review and Meta-Analysis of the Role of Sugar-Free Chewing Gum in Dental Caries. Newton JT. y otros autores. Journal of Dental Research - Clinical & Translational Research.

Tags relacionados