Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Encuesta sobre salud mental: casi un 25% ha sentido miedo a morir
iStock by Getty Images

La pandemia sigue pasando factura a nuestra salud mental. La última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas sobre la salud mental de los españoles realizada entre el 19 y el 25 de febrero de este año así lo revela.

Tristeza, llanto, decaimiento, problemas para dormir e incluso miedo a morir son algunas de las consecuencias de la pandemia que nos cambió la vida hace un año.

Miedo a morir

Uno de los temores que más infunde la Covid-19 sigue siendo la muerte, tanto la propia como la de un ser querido.

  • Un 23,4% de la población ha sentido mucho o bastante "miedo a morir debido al coronavirus" (un 18,4% entre los hombres y un 28,3% entre las mujeres).
  • Por edad, los que más han sentido miedo a perder la vida a causa de la Covid son las personas de 55 a 64 años (un 62%).
  • Un 68,6% ha sentido mucho o bastante "miedo a que pueda morir algún familiar o ser querido" y un 72,3% reconoce que ha sentido mucha o bastante preocupación en este sentido.

Mucha tristeza

Probablemente la pandemia marcará de una forma u otra nuestras vidas, sobre todo en las generaciones más jóvenes que no han vivido ninguna experiencia traumática colectiva.

Las muertes por la Covid, la saturación de los hospitales, el confinamiento domiciliario durante prácticamente cuatro meses y las restricciones posteriores han provocado estrés pero también mucha tristeza.

Es una experiencia traumática colectiva que poco habíamos vivido

  • El 35,1% admite que "ha llorado debido a esta situación", en especial las mujeres (un 52,8% de mujeres ha llorado frente a solo un 16,9% de hombres ).
  • Por edad, los más jóvenes, los de 18 a 24 años, son los que más reconocen que han llorado por la situación de pandemia (42,8%). Esta franja de población es una de las que más ha sufrido las consecuencias de las restricciones. Es el caso de los estudiantes universitarios en algunas comunidades autónomas, que llevan haciendo la gran mayoría de clases online desde que se declaró la pandemia. Obviamente, el cierre del ocio nocturno también les ha afectado.
  • Un 21,5% de los encuestados considera que está "decaído, deprimido o sin esperanza".
  • Otro 21,8% confiesa que está "nervioso, ansioso o muy alterado", en definitiva con "los nervios de punta".
  • Incluso un 14,2% se cree "incapaz de parar o controlar las preocupaciones".

Problemas psicológicos

La tristeza puede ser la antesala de problemas psicológicos más graves. De hecho, un 15% de los encuestados ha sufrido un ataque de pánico a causa de la pandemia.

La encuesta del CIS revela también que un 6,4% de los españoles ha acudido al psicólogo o al psiquiatra por algún problema. No parece una cifra muy alta pero se prevé que a lo largo de 2021 haya un importante aumento de las consultas a estos profesionales.

Entre estos pacientes, los problemas más habituales son el trastorno ansioso (43,7%) y el depresivo (35,5%).

Y los fármacos más prescritos son previsibles: ansiolíticos (58,7%), antidepresivos (41,3%) y reguladores del sueño.

Nos encontramos peor

También se ha preguntado en la encuesta si desde que empezó la epidemia se han sentido mal por algún motivo. Y sí, la pandemia también ha afectado a la salud:

  • Un 41,9%"ha tenido problemas de sueño".
  • Un 51,9% ha reconocido "sentirse cansado o con pocas energías" .
  • Un 38,7% ha tenido "dolores de cabeza", entre otros problemas como taquicardias, mareos o desmayos.

Además, en este último año un 61,2% de los españoles se siente más preocupado por su salud que antes.

¿Volveremos a ser los mismos?

Un 36% de los encuestados por el CIS asegura que la pandemia ha alterado mucho o bastante las relaciones con familia y amigos. Algo que es previsible con las restricciones de movilidad que tenemos.

El problema es que muchos piensan que nada volverá a ser como antes:

  • Un 59% de los encuestados teme que "la pandemia se convierta en parte de nuestras vidas".
  • Un 53% sospecha que la sociedad ya no volverá a ser la misma.
  • Un 33% teme que se pueda quedar aislado socialmente.
  • Además, un 27% tiene miedo a perder su empleo y un 61% a que lo pierda un familiar.