Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Los enfermos graves de Covid-19 tienen ARN del coronavirus en la sangre
iStock by Getty Images

El daño que puede llegar a provocar el coronavirus tiene mucho que ver con la capacidad que tiene para replicarse en algunos organismos.

Pero, según ha demostrado un estudio, esa replicación exagerada deja rastro:

  • Ocho de cada diez pacientes con Covid-19 ingresados en la UCI presentan ARN del virus en el plasma sanguíneo y los que fallecen tienen mayor carga viral en plasma.

Este es uno de los principales hallazgos de un trabajo coordinado por el Dr. Antoni Torres, neumólogo del Hospital Clínic y jefe del grupo Investigación aplicada en infecciones respiratorias y enfermo crítico del IDIBAPS, y el Dr. Jesús Bermejo del Hospital Río Hortega de Valladolid, en colaboración con David Kelvin de la Universidad Dalhousie de Canadá.

A mayor carga viral, más grave es la Covid-19

La investigación, que ha sido publicada en la revista Critical Care, se propuso analizar el plasma sanguíneo de 250 pacientes de Covid-19 durante la primera ola de la pandemia en España para detectar la presencia de ARN del virus y evaluar las cargas virales en tres grupos de personas con distinto grado de la enfermedad.

Recordemos que los virus son estructuras muy simples. La mayoría no tienen ADN (la información genética contenida en el núcleo de una célula para multiplicarse), sino un sistema más rudimentario, el ARN, que se introduce en una célula y hace que empiece a trabajar para él, creando más virus.

Los resultados del estudio fueron los siguientes:

  • El 80% de los pacientes en la UCI, por tanto críticos, presentaban material genómico del virus en el plasma.
  • La mayor carga viral la tenían los que finalmente fallecieron.
  • Cuanto mayor fue la concentración de ARN del virus en plasma, más grave fue la respuesta del paciente a la infección, es decir, mayor fue la inflamación y la activación de la coagulación.

No hay que olvidar que la complicación de la Covid-19 está muy relacionada con estos dos factores:

  • Inflamación. Se genera una respuesta inflamatoria desproporcionada que desencadena una auténtica tormenta de citoquinas que afecta principalmente al pulmón, pero también a otros órganos.
  • Activación de la coagulación. La tormenta de citoquinas, es decir, la oleada de sustancias inflamatorias activa la coagulación generando mucha trombina, lo que dispara el riesgo de tromboembolismo pulmonar.

Todo ello puede provocar un fallo multiorgánico y en consecuencia la muerte.

Detectar precozmente la gravedad de la infección

El hallazgo de los investigadores españoles puede dar a los médicos una valiosa herramienta para abordar la Covid-19 grave.

Así lo explica el Dr. Jesús Bermejo, jefe del Grupo de Investigación Biomédica en Infección Respiratoria y Sepsis del IBSAL:

  • "La monitorización de la presencia del virus y de la carga viral en plasma pueden servir para detectar precozmente a los pacientes graves y predecir su evolución".
  • Asimismo, las presencias de altas concentraciones de ARN viral en plasma "indican que los pacientes críticos no pueden controlar la replicación del virus y esta falta de control podría causar el fallo respiratorio y sistémico", concluye.

El Dr. José María Eiros, del Servicio de Microbiología del Hospital Río Hortega de Valladolid, va más allá y asegura que "probablemente haya que considerar la evaluación de la presencia de viremia entre la batería de pruebas microbiológicas en pacientes Covid-19 con sospecha de gravedad".

Sería una valiosa herramienta para detectar a enfermos graves y bastaría con un simple análisis de sangre.