Asesorado por Mar Sabadell, profesora de Estudios de Economía y Empresa de la UOC

Por Soledad López, periodista especializada en salud

tres errores teletrabajo

Los españoles nos hemos estrenado en el teletrabajo de forma abrupta y a la fuerza.

A diferencia de otros países del centro y norte de Europa, aquí apenas había experiencia en este sentido, pero la crisis del coronavirus obligó a muchos trabajadores, y de un día para otro, a hacer desde casa lo mismo que hacían en la oficina.

Ahora que han pasado más de dos meses desde que se decretó el estado de alarma, hay evidencia suficiente para hacer un análisis de cómo ha ido la experiencia.

Alargamos la jornada 2 horas más de media

Pues bien, parece que no ha sido del todo positiva. Y no porque el teletrabajo no tenga muchas cosas buenas (evita desplazamientos, facilita la conciliación...) sino porque, cómo todo, tiene unas reglas que hay que cumplir y si no lo hacemos lo que parecía tener múltiples ventajas puede volverse en nuestra contra.

Por qué los españoles prefieren ir a la oficina

Según la IV Encuesta Funcas sobre el Coronavirus, solo 3,4 trabajadores de cada 10 les gustaría seguir teletrabajando una vez acabe el confinamiento. Y la principal razón de que teletrabajar no entusiasma es que las jornadas laborales son más largas.

Trabajamos una media de 2 horas más al día

Así lo pone de manifiesto un análisis de NordVPN publicado a la revista Forbes.

  • "Hemos practicado un teletrabajo de emergencia. Mucha gente se ha puesto a teletrabajar sin estar preparada para ello, ni a nivel tecnológico, ni organizativo ni cultural, y eso se ha pagado en horas de más", explica a Saber Vivir Mar Sabadell, profesora de Estudios de Economía y Empresa de la UOC y miembro del grupo d investigación DigiBiz de la UOC.

No acabamos de desconectar

Según un estudio publicado en GlobalWeblndex, el 74% de los que teletrabajan revisan el correo fuera del horario laboral.

De hecho, el derecho de los trabajadores a la desconexión digital existe y no se puede sancionar a aquellos que no consultan el correo o el teléfono particular fuera de la jornada laboral.

¿Por qué lo hacemos?

¿Por qué alargamos la jornada laboral o nos conectamos para revisar el correo a deshoras si antes no lo hacíamos? Mar Sabadell apunta dos razones:

  • La cultura del presencialismo:"No estamos acostumbrados a que no nos vean en el trabajo, y eso nos obliga a estar constantemente conectados para que sepan que estamos trabajando. Tenemos muy interiorizado el presencialismo y también hay desconfianza por parte de las empresas si no 'ven' lo que hacemos", explica Sabadell.
  • Hay miedo a perder el trabajo. "Eso nos empuja a querer demostrar nuestro compromiso con la empresa y a trabajar más", añade la profesora.

Los errores que no debemos cometer al teletrabajar

El teletrabajo tiene muchos aspectos positivos, pero "el teletrabajo de pandemia que hemos adoptado no es la forma ideal", subraya Sabadell.

Estos son los errores más habituales que se deberían evitar para que la salud tanto física como emocional no se resienta:

1. Estar siempre disponible

  • "El teletrabajo debería consistir en que el trabajador se organice el tiempo como quiera para llegar a unos objetivos en unos plazos concretos", añade Rimbau.

De hecho, cuando estás en la oficina solo estás disponible las horas que pasas en el trabajo, el resto no. Por tanto, "cuando teletrabajamos tenemos que aprender a decir no", asegura Sabadell.

2. Seguir unos horarios muy extensos

Los expertos consultados aseguran que en el teletrabajo el horario no es lo más relevante, sino los objetivos conseguidos.

Pero si estamos trabajando a todas horas, sin descansos y durante el fin de semana es que algo falla.

  • El teletrabajo nos tiene que permitir tener vida familiar, salir con los amigos o hacer ejercicio. "Si no nos lo permite se debería comunicar a la empresa y pedir ayuda. No podemos abarcarlo todo", afirma Mar Sabadell.

3. No tener descansos

Aunque tengamos una jornada con unas horas razonables, no es bueno trabajar sin levantarse de la silla durante horas.

  • Lo ideal es hacer descansos breves a lo largo del día de 5 minutos cada media hora, 15 cada dos horas y una pausa más larga para comer.

Hay que levantarse de la silla cada media hora

  • Conviene también hacer estiramientos que eviten contracturas, dolor de rodillas o de espalda.

Aprender de los errores del teletrabajo

Estos meses han sido una oportunidad para poner a prueba el teletrabajo, algo que muchos españoles no habían experimentado.

Mar Sabadell asegura que debería servirnos para aprender de los errores y quedarnos con lo positivo.

Y, sobre todo, asegura la profesora, "no hay que perder de vista que en el teletrabajo la salud emocional es lo más importante".

Tags relacionados