Por Pablo Cubí, periodista

España empieza a notar los efectos de las restricciones y frena contagios
iStock by Getty Images

España no va bien aún en esta segunda ola de la pandemia. No puede ir bien, como no lo va ningún país de su entorno.

Estamos muy lejos de tener la transmisión controlada. Pero en una época en que vivimos duras restricciones, los datos empiezan a dar tímidas señales de que están surtiendo efecto.

BAJA LA INCIDENCIA ACUMULADA

Por primera vez después de semanas la incidencia acumulada, el número de casos por cada cien mil habitantes, se estabiliza.

  • Esta incidencia es ahora de 527 casos. La noticia es que es menos que el día previo y la misma que hace tres días.

Basta una comparación con países vecinos para ver que, efectivamente, no estamos tan mal:

  • Francia: 812 casos.
  • Holanda: 700.
  • Italia: 537.

Todos suben a una velocidad mucho mayor que la nuestra.

El número de casos deja de subir y está igual que hace tres días

También ha descendido ligeramente la positividad, la cantidad de contagiados por el número de test rápidos y PCR que se hacen.

  • La positividad pasa de 13,5% a 13,3%. Muy poco, pero llevaba mucho tiempo subiendo.

SANIDAD OPTA POR LA PRUDENCIA

Sanidad prefiere ser prudente ante el riesgo de que estos datos sean un espejismo.

El responsable de alertas sanitarias, el doctor Simón, así lo ha reconocido: “Es un periodo de cuatro o cinco días de estabilización, muy poco para saber si es una tendencia”.

Una actitud comprensible. A mediados de octubre se mostró optimista, después de diez días de descenso, y en una semana volvían a dispararse los contagios.

  • Se han diagnosticado casi 22.000 nuevos casos en un día.
  • Los fallecidos marcan un récord en esta segunda ola: 368 en un día.

Son cifras importantes y de impacto social. La situación puntual de algunos centros hospitalarios también es una señal de alerta. Las autoridades sanitarias ven sobre todo con preocupación la situación global, que creen que puede volvernos a afectar.

DIFERENCIAS ENTRE COMUNIDADES

Si miramos por comunidades autónomas, la percepción puede ser muy distinta.

  • Cantabria decretó el confinamiento municipal dos semanas este miércoles ante un incremento exponencial.
  • El País Vasco con una incidencia acumulada de 500 casos, cierra los bares y restaurantes este sábado.

Sin embargo, las dos comunidades con mayor densidad de población ven datos positivos:

  • Madrid ha conseguido bajar la curva de la pandemia gracias a sus medidas flexibles. La incidencia acumulada, en 400 casos, es aún muy alta. Pero ya no es la primera comunidad de Europa en contagios, sino la quinta por la cola de España.
  • Cataluña ha conseguido, después de dos semanas de restaurantes cerrados, que el índice de contagios, la R, baje de 1, lo que significa que también empieza a bajar la curva.

QUIÉN TIENE LAS MEJORES MEDIDAS

El debate sobre las medidas más adecuadas para frenar la pandemia sigue abierto.

"Es muy posible que no necesitemos más medidas"

Tenemos medidas muy duras -insiste el doctor Simón-. Los que anuncian confinamientos, como Inglaterra, los plantean en condiciones similares a las nuestras. No son confinamientos totales”.

Con el estado de alarma hay margen de actuación, como se ha visto con los confinamientos perimetrales cántabros.

Y no hay datos aún de la repercusión de otras medidas. La del toque de queda se podrá notar a partir de la semana que viene.

Es muy posible que no necesitemos hacer más medidas de las que ya se hacen”, ha añadido el coordinador de alertas sanitarias.

NO AL CONFINAMIENTO POR grupos

¿No sería una opción proteger más a la población más vulnerable? Hacer un confinamiento por grupos. Una medida que ya se planteó en la primera ola para abrir la economía.

Lo cierto es que sin que haya un decreto preciso en este sentido, "nuestros mayores están hoy más protegidos". Hay restricciones para visitar algunas residencias y a los residentes también se les aconseja evitar salidas.

Es cierto que se notifican casos en residencias, pero en una situación muy diferente a la primera ola.

Sea porque hay más personas inmunizadas o porque los más frágiles murieron, la pandemia no tiene tanta virulencia en estos centros”, ha apuntado el doctor Simón.

Acabemos con otro dato relativamente positivo:

  • La tasa de letalidad entre los mayores de 80 años ha pasado del 23% al 7% actual.

Tags relacionados