Por Pablo Cubí, periodista

estado alarma coronavirus

España vive una situación excepcionalpor segunda vez en la historia de la democracia. Una medida sin precedentes ante una crisis sanitaria.

El Gobierno ha decretado este sábado el estado de alarma, una de las medidas más potentes que tiene nuestro organismo jurídico.

  • Anteriormente solo se había echo para poner freno a la huelga encubierta de los controladores aéreos hace diez años.

ES UNA HERRAMIENTA PARA CRISIS

El estado de alarma es un instrumento recogido en nuestra Constitución para afrontar crisis tan extraordinarias como la que ha provocado el coronavirus”, ha explicado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

La emergencia sanitaria y social crea circunstancias extraordinarias para dotar al Gobierno de recursos legales también extraordinarios”, ha añadido Sánchez.

Está recogido en el artículo 116 de la Constitución. Está pensado para casos de terremotos, inundaciones, incendios o epidemias, como es el caso.

Sus líneas principales son que:

  • Coordina actuaciones de administraciones y cuerpos de seguridad.
  • Permite evitar que haya desabastecimiento en servicios y alimentos de primera necesidad.
  • El plazo que se le concede al Gobierno es de 15 días. Si lo quiere prorrogar debe pedir permiso al Parlamento.

QUÉ SE VA A PODER HACER

Al amparo del estado de alarma, el Gobierno ha decretado una serie de medias excepcionales.

Las decisiones están orientadas a movilizar todos los recursos del Estado, tanto públicos como privados.

Las principales medidas son:

  • Restricción de movimientos a partir de este lunes día 16, más allá de los estrictamente necesarios para atender a familiares o personas necesitadas.
  • Se puede salir para ir a farmacias, comprar alimentos.
  • Se cierran los establecimientos de ocio, como cines, teatros, restaurantes, etc.

Fabricas y hospitales públicos y privados se ponen al servicio de Estado

  • Hospitales, centros de salud de aseguradoras médicas pueden tener que ponerse a lo que ordene el Gobierno y atender a personas que no tenga póliza de seguro.
  • También permite la movilización del ejército, además de las fuerzas del orden habituales, como policía nacional y autonómica, para controlar las calles y carreteras de los lugares que se declaren en aislamiento.
  • Se reduce al 50% la movilización de vehículos por carretera y de transporte público.

Permitirá responder a esta emergencia del coronavirus “con la máxima agilidad y contundencia” conforme vaya avanzando la pandemia, tal como recalcó el presidente del Gobierno.

Es un intento por lograr la coordinación máxima posible de todas las instituciones.

ESTO ES SOLO EL PRINCIPIO

Estamos ante una emergencia que amenaza la salud de todos y que no entiende de fronteras.

"Estamos solo en la primera fase de un combate contra el virus"

“Estamos solo en la primera fase de un combate contra el virus”, admite Sánchez.

No cabe descartar que en la próxima semana alcancemos ya los diez mil afectados (esta semana ya superábamos los 4.000).

El objetivo es evitar una propagación demasiado rápida del virus, que se colapse el sistema sanitario y no pueda atender a los casos más graves.

“Tardaremos semanas, va a ser muy duro, pero lo conseguiremos y pararemos el virus. Este virus lo pararemos unidos”, ha dicho Sánchez.

AVISO A LOS MÁS DÉBILES

Las personas con enfermedades graves o crónicas, y los más mayores, las personas con mayor vulnerabilidad, son las que deben protegerse más.

Ellos son los que tienen más riesgo de que la enfermedad del COVID-19 se complique en una neumonía y se agrave.

Los mayores y enfermos crónicos deben evitar ir a espacios públicos

Deben protegerse al máximo contra la infección, evitar a toda costa los contactos y la exposición en espacios públicos”, recomendaba Sánchez.

UNA OBLIGACIÓN DE TODOS

El resto de la población tenemos un deber social también muy importante. Seguir las recomendaciones de las autoridades.

Actuar de una manera socialmente responsable es tarea de todos, porque esa es la manera de frenarlo.

Los jóvenes, los más desprejuiciados, puesto que se ha visto que son los que se ven menos afectados, deben asumir que son armas potenciales, pues pueden transmitir el coronavirus a los mayores.

El heroísmo consiste también en lavarse las manos y en quedarse en casa”, añade el presidente del Gobierno.

Tags relacionados