Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Estudian un fármaco para no desarrollar la Covid en caso de contagio
iStock by Getty Images

Imaginemos que, tras dar positivo en un test de SARS-CoV-2, ya sea una PCR o un test de antígenos, hubiera un fármaco que pudiera evitar la enfermedad. Y que se pudiera administrar en los centros de atención de primaria sin necesidad de acudir a ningún hospital.

Junto con la vacuna, sería sin duda un gran paso en la lucha contra los estragos del virus. La Fundación Lucha contra el Sida y las Enfermedades Infecciosas está estudiando un tratamiento que podría evitar el desarrollo de la Covid-19 en personas infectadas por el virus.

ventajas del nuevo fármaco

El nuevo tratamiento es una inmunoglobullina anti-SARS-CoV-2 desarrollada por la farmacéutica Grifols.

Una simple inyección bastaría para administrarla vía subcutánea. Y podría hacerse en un consultorio de atención primaria después de haber dado positivo en un test de Covid-19.

Por tanto, el fármaco proporcionaría una protección inmediata tras exponerse al virus. A partir de aquí pueden imaginarse las ventajas que ofrecería:

  • En las personas contagiadas, podría evitar la aparición de síntomas y los ingresos hospitalarios por una mala progresión de la Covid. Recordemos que la Covid puede ser una enfermedad leve en algunas personas y en otras complicarse de tal manera que provoque el ingreso en UCI.
  • Sería especialmente útil para proteger a personal sanitario y a personas mayores con enfermedades de riesgo (hipertensión, diabetes...). Estas enfermedades empeoran el pronóstico de la Covid si se contrae la infección.
  • También sería recomendable para aquellos pacientes inmunodeprimidos en los que la vacunación no esté recomendada. Estos enfermos tienen más riesgo de desarrollar la Covid en su forma más grave.
  • Contribuiría a contener brotes en lugares donde la tasas de vacunación sea baja.
  • Resultaría muy útil como complemento de la vacuna en la fase temprana tras la vacunación. No olvidemos que la protección que ofrece la vacuna tarda un tiempo en hacer efecto.

Ensayo clínico

El ensayo clínico para validar este fármaco que podría suponer un antes y un después en el abordaje de la Covid se puso en marcha a mediados de mayo en Badalona y ahora ha empezado también en Madrid.

En el participan 800 personas que tienen un test diagnóstico positivo por SARS-CoV-2 pero que aún no han desarrollado síntomas.

Parte de los participantes actúan como grupo control y el resto recibe el tratamiento. A este último grupo se le administra la inmunoglobulina que se está estudiando y que es rica en anticuerpos frente al virus.

Para evitar confusiones, en el estudio no participan personas ya vacunadas o que hayan pasado la Covid. Así podrá comprobarse con exactitud la protección que ofrece el fármaco por sí solo.

Para determinar si las personas incluidas desarrollan o no síntomas, se realiza un seguimiento de cada caso durante 29 días.

Un tratamiento seguro y eficaz

El fármaco que se está estudiando tiene como base una inmunoglobulina que ya ha sido utilizada en la prevención de diversas enfermedades infecciosas en pacientes inmundeficientes.

Se trata de un medicamento que contiene anticuerpos policlonales anti-SARS-CoV-2 obtenidos de donantes de plasma que han superado la enfermedad.

  • Los anticuerpos policlonales son una mezcla de anticuerpos producidos por los linfocitos del sistema inmunitario.

Según explica el Dr. Oriol Mitjà, "este tratamiento con inmunoglobulinas proporcionaría una combinación de anticuerpos policlonales que, frente a los monoclonales, presentan mayor diversidad y podrían mejorar la capacidad de protección frente al virus".

En definitiva, que evitaría que la Covid manifestara su peor cara, que en realidad es lo realmente preocupante.

Otras ventajas del fármaco es que podría conservarse fácilmente en nevera y se administraría fácilmente por vía subcutánea.

Todo ello favorecería su distribución y utilización, que podría hacerse en cualquier consultorio médico sin necesidad de visitar un hospital.

"Si se confirma su eficacia, la nueva terapia se podría administrar a personas que hubieran dado positivo en test de antígenos y PCR en hospitales y redes sanitarias de atención primaria", concluye el Dr Antonio Páez, director médico de Grifols.