Por Pablo Cubí, periodista

El ibuprofeno no hace que la Covid-19 sea más grave
iStock by Getty Images

Tomar ibuprofeno no aumenta el riesgo de sufrir una covid más grave o de muerte por esta enfermedad. Es la conclusión a la que ha llegado un amplio estudio en el Reino Unido.

Los científicos participantes han concluido que el ibuprofeno ni los otros fármacos de su grupo, los antiinflamatorios no esteroides (AINE), son completamente seguros en pacientes con covid.

Como sabes estos medicamentos son utilizados de una manera muy generalizada para paliar el dolor y molestias crónicas. También se han aconsejado para los síntomas del coronavirus.

Se puede prescribir sin problemas

El estudio, publicado en la revista The Lancet dedicada a temas reumatológicos, es el más grande que se ha hecho hasta ahora en este sentido. Ha incluido datos de más de 72.000 personas.

  • Los investigadores afirman que los fármacos AINE se pueden continuar prescribiendo y suministrando con las mismas precauciones que antes de la pandemia.

Mucha gente los usa para poder seguir adelante con el día a día de sus actividades y ahora tenemos evidencias claras de que son seguros frente a la covid”, ha explicado el doctor Ewen Harrison, profesor de la Universidad de Edinburgo, y principal autor del estudio.

No hubo más intubados o fallecidos por tomar estos medicamentos

El ibuprofeno y los otros AINE tienen, como cualquier fármaco, sus contraindicaciones, especialmente para personas con problemas estomacales. Para algunos dolores leves el paracetamol puede ser un sustituto más adecuado.

No obstante, lo que ha de quedar claro es que el riesgo de covid no ha de ser un motivo para no tomarlos.

¿Por qué estaba en duda el ibuprofeno?

La controversia sobre el uso del ibuprofeno saltó a principio de la pandemia. El principal culpable fue el anuncio del ministro de Sanidad francés, Olivier Véran, que alertó contra su uso. El presidente Emmanuel Macron, confiando en él, le dio más publicidad.

  • No había ninguna evidencia científica clara.

En su defensa hay que recordar que en los primeros meses de la pandemia no había evidencia científica de casi nada puesto que la Covid era una enfermedad totalmente nueva.

Las dudas venían de un informe publicado un año antes por la agencia francesa del medicamento en la que advertía que el ibuprofeno podía aumentar las complicaciones de ciertas infecciones.

  • Lo que pasa es que el informe hacía referencia sobre todo a contagios por bacterias y no por virus, como es el caso de la covid.

¿Qué dicen los datos actuales?

Muchas asociaciones científicas ya avisaron que declaraciones como la del Gobierno francés necesitaban ser comprobadas con estudios. Había que ser prudentes, pero que no había motivos para el alarmismo.

La alarma publicitada por el ministro de Sanidad francés era infundada

Este estudio que aparece ahora ha recogido datos de pacientes de numerosos hospitales de todo el Reino Unido, pacientes que ingresaron entre enero y agosto de 2020.

  • Los resultados muestran que casi un tercio de los pacientes (30,4%) que ingresaron por covid y habían tomado algún fármaco AINE los días previos murieron.
  • Es una cifra incluso ligeramente inferior al número de pacientes de covid que murieron y que no habían tomado estos fármacos: 31,3%.

Tampoco aparecen diferencias entre los pacientes que ingresaron en las UCI ni de los que tuvieron que ser intubados.

Algunas limitaciones del estudio

El estudio también marca algunas limitaciones. Aunque se refieren sobre todo a su análisis científico.

  • Se han tenido en cuenta solo a pacientes hospitalizados. No es un estudio que haya analizado qué pasa con los casos más severos de covid pero que no requirieran ingreso. No obstante, se supone que debía ser una minoría.
  • Tampoco se ha comprobado si durante la estancia en el hospital se les siguió administrando AINE, ni se ha diferenciado si el paciente tomó este medicamento muchas veces o pocas antes de ingresar.
  • Finalmente, se recalca que el AINE que con diferencia más se administra es ibuprofeno, por lo que los restantes fármacos similares están menos representados en el estudio.

No obstante, el estudio se considera muy completo. Pocas veces se manejan datos de tantos pacientes y durante tanto tiempo. Es una muestra más del apoyo económico y administrativo que están teniendo todos los estudios de coronavirus.

Estos datos deberían dar tranquilidad a médicos y pacientes para poder seguir usando esta medicación como antes de que empezara la pandemia”, ha añadido el doctor Harrison.