Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Los videojuegos favorecen la curación de los niños con cáncer
iStock by Getty Images

Jugar también cura. Un estudio llevado a cabo por la Fundación Juegaterapia en el Hospital La Paz de Madrid ha demostrado que jugar con videojuegos durante el tratamiento de quimioterapia hace que el niño sienta menos dolor y se favorezca el proceso de curación.

Los beneficios de los videojuegos a nivel psicológico en pacientes pediátricos ya se habían demostrado. Jugar reduce la ansiedad y eso es bueno cuando hay que enfrentar un tratamiento de quimioterapia. Pero ahora se ha visto que también es un gran aliado para lidiar con el dolor agudo que puede provocar la quimio.

El estudio de la Fundación Juegaterapia ha analizado el efecto de las videoconsolas en relación con las dosis de morfina requeridas y la disminución del dolor. Y los resultados no dejan lugar a dudas.

jugando, Necesitan menos morfina

Los resultados de la investigación revelan el efecto "analgésico" del juego:

  • Se redujo un 20% el consumo diario de morfina, un potente fármaco que se administra para aliviar el dolor. Esa reducción llegó a ser del 44% en los momentos de dolor más intenso.

No solo necesitaron menos morfina, también aumentó en un 14% el llamado tono parasimpático, que favorece la curación. Veamos por qué:

  • Ante una amenaza física, el organismo activa el sistema simpático para ayudarnos a huir de esa agresión, pero al mismo tiempo actúa de forma negativa ya que aumenta la tensión arterial y el ritmo cardiaco.
  • La manera de contrarrestar esta situación es mediante la activación del sistema parasimpático, que favorece la recuperación del organismo.

sienten menos dolor

Para llegar a las conclusiones anteriores, se seleccionó a niños enfermos de cáncer que sufrían mucositis:

  • La mucositis es una de las consecuencias de la quimioterapia más dolorosas ya que no les permite ni tragar saliva.
  • Se les ofreció jugar con videoconsolas mientras se les controlaba con dispositivos que miden la frecuencia cardiaca en relación con los cambios en la pupila.

Se detectó una reducción del 14% del dolor

El resultado fue que no se registraron cambios en el tamaño de la pupila a pesar de una menor menor dosis de morfina, lo que reveló un aumento del tono parasimpático como decíamos anteriormente y un alivio del dolor en un 14%.

Los videojuegos como herramienta terapéutica

El Dr. Mario Alonso Puig, patrono de Honor de Juegoterapia, nos recuerda qué les ocurre a los niños que tiene que enfrentar un proceso de quimioterapia y cómo el juego puede ayudarles.

  • "El sistema nervioso simpático en los niños enfermos de cáncer se activa ante una situación tan dura como supone estar ingresado en un hospital".
  • "Este sistema moviliza al organismo para que podamos huir de una amenaza, de un peligro. Sin embargo, el niño enfermo no puede huir porque está, de alguna manera, anclado su quimioterapia".
  • "Y cuando el sistema nervioso simpático se mantiene activo de una forma sostenida, tiene efectos muy negativos sobre el organismo: sobrecarga el corazón, favorece la hipertensión arterial y además dificulta el funcionamiento del sistema inmune, que es fundamental para hacer frente a la enfermedad", explica.

Sin embargo, el juego puede invertir totalmente esta situación, prosigue el Dr. Alongo Puig:

  • "Cuando un niño está absorto en un juego que le gusta se paralizan los pensamientos perturbadores que producen ansiedad y dolor y encienden el sistema nervioso simpático".
  • "Gracias a la absorción plena en el juego, el niño enfermo activa su sistema nervioso parasimpático".
  • "Y esta activación tiene dos consecuencias: por una parte favorece la interacción social, y por otra ayuda a mantener la homeostasis o equilibrio interno del organismo, reduciendo también el deterioro de los distintos órganos del cuerpo".


"Observamos en estos niños una relajación y una reducción en la tensión emocional que muestra que el niño se siente a salvo", concluye el Dr. Alonso Puig.

La quimio jugando se pasa volando

Sin duda, este estudio sienta una base muy sólida para "poder incluir los videojuegos dentro del plan terapéutico no farmacológico de un niño con cáncer que tiene que recibir quimioterapia", asegura Dr. Francisco Reinoso-Barbero, jefe de la Unidad del Dolor del Hospital Infantil La Paz de Madrid y coautor del estudio.

Hay un plan terapeútico no farmacológico para ayudar a los niños con cáncer

Dicho estudio queda reflejado en un emotivo documental titulado La quimio jugando se pasa volando donde los protagonistas –niños con cáncer, sus familias, y el equipo médico de La Paz, encabezado por el Dr. Reinoso-Barbero y el Dr. Mario Alonso Puig– hablan de su experiencia personal y científica. Además, cuenta con la colaboración especial de Alejandro Sanz que pone su voz en la narración.

La Fundación Juegateparia ha hecho también un llamamiento a la donación de consolas para niños con cáncer. Además, con la difusión de los resultados de este estudio pretende que los hospitales incluyan los videojuegos en los protocolos de tratamiento.