Con el asesoramiento del Dr. Diego Real de Asúa, coordinador del Grupo de Trabajo de Bioética de la Sociedad Española de Medicina Interna.

Por Pablo Cubí, periodista

eutanasia

El Congreso de los Diputados ha dicho sí por una amplia mayoría a tramitar la nueva ley que regulará la eutanasia.

  • Es el primer paso para que en un plazo máximo de un año esté ya en vigor.

Aún podrán hacerse cambios, pues la comisión de Sanidad del Congreso y luego el Parlamento debe debatir el texto propuesto. Pero las líneas principales ya están marcadas.

QUIÉN PODRÁ SOLICITAR LA EUTANASIA

Esta nueva ley (a partir de que entre en vigor) indica que podrán solicitar ayuda para morir dignamente solo las personas afectadas, siguiendo unos requisitos:

  • Debe ser mayor de edad, tener nacionalidad española o residir en España.
  • Tener plena capacidad de actuar y estar informada. En el momento de la solicitud ha de ser “capaz y consciente”.
  • Tener una enfermedad grave e incurable o grave, crónica e invalidante “causante de un sufrimiento físico o psíquico intolerables”.

QUÉ GARANTÍAS SE VAN A DAR

La propuesta también quiere asegurar que la persona que solicita la ayuda a morir ha recibido toda la información y lo ha meditado.

Antes de ratificar la petición deberán pasar dos semanas

  • Deberá presentar 2 solicitudes por escrito: la segunda, de ratificación en su decisión, tendrá que presentarse no antes de quince días después de la primera.

Pero habrá una excepción, cuando el médico vea que el paciente puede morir antes o perder su capacidad de otorgar ese consentimiento.

  • Si no puede firmar el escrito, tendrá que hacerlo otra persona que designe y con al menos un profesional sanitario de testigo.
  • Exige una triple supervisión médica: lo tendrán que autorizar dos médicos y la comisión de garantías del centro hospitalario.
  • En cualquier momento la persona podrá cambiar de idea.

SEGURIDAD PARA LOS MÉDICOS

El personal sanitario también tendrá garantizada de una manera legal su situación.

Los médicos y otros profesionales del centro de salud tendrán una base segura con protocolos claros sobre la manera de actuar.

  • El personal que tenga una objeción de conciencia y que no quiera participar en quitar la vida a alguien no estarán obligados a hacerlo.

Precisamente la cantidad de médicos que se acojan a la objeción es uno de los retos que va a tener la aplicación de la ley”, admite el doctor Diego Real de Asúa, coordinador del Grupo de Trabajo de Bioética de la Sociedad Española de Medicina Interna.

Hay médicos que aceptan la eutanasia pero no aplicarla

Según las encuestas una mayoría de profesionales de la salud apoyan que se regule la eutanasia. Sin embargo, son muchos menos los que aceptarían aplicarla.

Si hay pocos que no objetan, siempre van a recurrir a los mismo médicos. Va a suponer una carga para ellos y eso es un problema”, añade el doctor.

¿QUÉ DICEN LOS QUE ESTÁN A FAVOR?

No es un tema ni un debate fácil, como muestra que se ha intentado dos veces antes llevar adelante una ley de eutanasia.

  • Los que están a favor de la ley esgrimen que lo primero es la libertad individual”, esgrime el doctor Real.
  • También apuntan que es muy importante legalizarlo, porque tener acceso a ello en muchas ocasiones mitiga la angustia del enfermo. El acceso puede ser más importante que el uso”, añade.
  • Otro factor a tener en cuenta es que actualmente el suicidio asistido ya se hace. De una manera oculta, sin garantías.

Muchas veces es discriminatoria. Uno puede ir a Suiza a solicitar que le ayuden, y otro en España, sin medios económicos no podrá hacerlo”, explica el médico internista.

¿QUÉ DICEN LOS QUE ESTÁN EN CONTRA?

  • Estamos hablando de un suicidio. Sopesado pero suicidio a fin de cuenta. Si se trata de evitar la muerte de la gente con depresión, ¿por qué no centrarse más en curar la depresión que puedan sentir los enfermos crónicos en lugar de darlos por perdidos como “sufrimiento psíquico intolerable”.

Según el doctor Real de Asúa, “no se puede plantear en esos términos, porque lo que la ley no permite es que esa petición de eutanasia se resuelva sin haber agotado las otras medidas posibles”.

No es el papel del médico facilitar la muerte, dicen los contrarios

Por tanto, si se cree que hay una depresión sin tratar, lo primero que platea el especialista es que se trate.

  • Grupos de médicos contrarios a la eutanasia argumentan que no es el papel del médico facilitar la muerte y que compromete la confianza de la población.

SIGUE VIGENTE LA SOLICITUD PREVIA

En España ya existe una ley de muerte digna, que establece la posibilidad de dejar un testamento vital con instrucciones previas en caso de un paciente terminal.

  • Permite que no se mantenga artificialmente con vida a la persona si así lo ha indicado. Pero deja muchas dudas e interpretaciones, que la nueva ley podrá cerrar.

España se convertirá así en el cuarto país del mundo que tendrá una ley de eutanasia. Ahora es legal en Bélgica, Canadá y Colombia.

Hay otras situaciones legales, como en los Países Bajos, Suiza, Australia o algunos estados de Estados Unidos, que permiten un suicidio asistido.

“ME SIENTO UNA CARGA”

La experiencia de países donde la eutanasia ya se aplica ha hecho ver otro problema Dos tercios de los que piden la eutanasia lo hacen aduciendo que no quieren ser una carga, por pérdida de autonomía y pérdida de independencia.

Dos tercios piden la eutanasia por cuestiones ajenas a su tratamiento

Es decir, es por cuestiones ajenas al tratamiento que recibían”, explica el doctor Real.

Tiene que ver no tanto al control de síntomas como a la calidad que damos a la atención de la dependencia y la discapacidad en España”.

También hay voces que aseguran que si fuéramos capaces de tener unas estructuras (ayudas sociales como una ley de dependencia realmente efectiva) para que la gente se sintiera bien acompañada y que no viera en ser dependientes tanta carga, podría haber menos peticiones de eutanasia.

Tags relacionados